null: nullpx
Cargando Video...

Sin Tu Mirada Capítulo 106

Univision21 Ago 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

[tema musical]

isauro: escúchame bien.

no pienso renunciar a mi hijo.

a través de ese niño

marina sigue atada a mí

y ese es un privilegio

al que no voy a renunciar.

alberto: estás al borde

de la muerte, ¿no te hizo

recapacitar,

darte cuenta de todo

el sufrimiento que le hiciste

a marina?

avergonzarte,

haber abusado de ella.

isauro: ique me sueltes!

isuéltame!

alberto: eres una basura.

isauro: y tú, un pobre iluso

que no tiene idea de nada.

[gime]

georgina: buenas.

buenas noches, doctor ocaranza.

¿usted va a atender al paciente?

alberto: no, por supuesto

que no.

isauro: tuviste tu oportunidad

y se te fue, qué pena me das.

[gime]

georgina: tranquilo, tranquilo.

luis: espera, espérate,

espérate, escúchame.

perdí la contraseña,

entonces no puedo entrar a ver

mis estados de cuenta,

así que necesito esa información

de volada.

nomás eso me faltaba.

[silba]

hortensia, un café.

ay, hortensia ya no está.

esta niña, cómo se llama--

[silba]

niña, ¿cómo te llamas?

jacinta: jacinta.

luis: tráeme un café,

un espresso doble cortado

con leche deslactosada

y la espuma que esté bien

espesa.

[celular]

licenciado márquez, hombre,

cómo estamos.

[ríe]

cómo no, cómo no, sí.

sí, sí, sí.

ah, mándamelo a mi correo, sí.

todas las listas de las

propiedades y todos los bienes,

¿cómo no?

oye, nada más te voy a decir

una cosa: no incluye el rancho.

yo sé, yo sé que va a parecer

que estoy escondiendo

propiedades, pero es que mira,

tengo un asuntito ahí pendiente

con la añoranza que estoy

arreglando, ya luego te platico

de qué se trata, ¿eh?

orale, órale.

sí, sí, sí.

no, en cuanto tenga los estados

te los mando.

[ríe]

abusado, mi lic.

un abrazo.

¿mi café?

[silba]

ijacoba!

[música]

lucrecia: no quiero agua.

ay, alberto.

[llora]

creo que es momento

de dejar las cenizas

de mi padre aquí en la casa

hasta que pueda

comprar un nicho.

ya sabes cómo son las cosas.

uno no se la espera.

alberto: ay.

poco a poco, ¿sí?

lucrecia: yo sé.

pero mi padre era todo para mí.

alberto: y tú lo eras para él,

sus últimas palabras

fueron para ti, lucrecia.

lucrecia: ¿qué te dijo?

alberto: me pidió que te

cuidara, que te ayudara,

que no te dejara sola.

lucrecia: pobre de mi papá,

él quería tanto que--

que regresáramos,

que fuéramos una pareja,

que nos casáramos.

alberto: sí, yo sé,

yo sé que le molestó

que termináramos

nuestra relación, yo sé.

lucrecia: alberto.

no me dejes sola, por favor.

no me dejes sola con esto.

te necesito.

necesito que estés conmigo

en estos momentos tan malos.

¿no crees que tengamos

que darnos una oportunidad?

por favor.

alberto: tal vez sea peor,

no sé cuánto tiempo me lleve

aceptar que marina y yo--

lucrecia: alberto, por favor,

por favor, por mi padre.

vamos a darnos una oportunidad.

por favor te lo estoy pidiendo.

te amo.

alberto: [chista]

ya.

susana: [ríe]

ay, no me digas, pero,

qué fascinante, platícame más.

hombre: ¿de verdad te interesa

el comercio internacional

de fertilizantes químicos?

susana: por supuesto.

algo que me dice

que todo lo que tenga que ver

contigo me va a encantar.

hombre: pues si quieres,

podemos seguir esta plática

en un lugar más agradable.

susana: ah, ¿sí?

¿dónde?

hombre: mi yate está en la

marina, ¿quieres conocerlo?

susana: encantada.

[ríe]

>> ¿por qué no me dijo

la verdad, doctor?

si usted me hubiera dicho

de esta operación

en vez de inventarme eso

de que se iba de viaje...

isauro: para el caso es

lo mismo, necesitaba

desaparecer unos días.

quería mantener esta operación

en secreto.

>> pues le salió el tiro

por la culata,

todo mundo terminó enterándose.

y para acabarla de amolar

se metió en una bronca tremenda

cuando presentó documentos

falsos para internarse.

ese es un delito grave.

si el hospital lo demanda,

va a terminar perdiendo

los derechos sobre su hijo.

isauro: si el hospital

hace algo, los voy a demandar

por negligencia médica.

les voy a armar el escándalo

de su vida,

y usted va a llevar ese caso

también.

>> suponiendo que pueda

comprobar esa negligencia,

estamos hablando de un caso

contra un hospital

de mucho prestigio.

mis servicios subirían--

isauro: ipor el dinero

no se preocupe!

en cuanto a comprobarlo,

claro que puedo,

pero veremos qué dice

el director del hospital.

a todo esto,

¿a qué vino usted?

>> le traigo noticias,

doctor sotero.

isauro: ¿buenas o malas?

>> yo creo que...

muy buenas.

prudencia: yo espero que el

hospital denuncie a ese hombre.

¿ya sabes lo de los documentos

falsos?

marina: sí, pero me quiero

esperar a que primero

lo acusen formalmente.

>> eso dalo por hecho.

fernando es un hombre muy recto

y no creo que pase por alto

algo tan grave.

[llaman a la puerta]

fernando: buenos días.

marina: buenos días.

prudencia: fernando, ¿qué haces

aquí? justo estábamos hablando

de ti.

marina: permiso, yo los dejo

solos.

fernando: no, no te vayas,

lo que vengo a tratar

te afecta a ti, marina.

marina: siéntese, doctor.

fernando: gracias.

prudencia: ¿qué pasa, fernando?

fernando: verán, los abogados

del hospital ya evaluaron

la situación de isauro sotero

y--

marina: ¿y qué?

¿ya van a presentar

la demanda en su contra?

fernando: es que justo

ese es el tema.

el hospital no va a presentar

ninguna demanda.

isauro: pues dígamelas.

>> solicité una copia

del acta de nacimiento

de su hijo.

isauro: ¿y para qué?

ya sabemos que marina

lo registró con sus apellidos

como madre soltera.

>> pues en el registro

no tienen referencia

de ese registro, señor sotero.

isauro: pero si su abogado

presentó ese documento.

>> pues no sé de dónde lo

sacaron porque tampoco encontré

al niño registrado

en ninguna parte

de la república.

ya lo constaté.

el niño nunca fue registrado,

al menos no como hijo

de marina ríos.

isauro: entonces,

¿quiso engañarme

y engañar al juez?

>> más bien quiso ocultar

el verdadero registro del menor.

isauro: a ver, no estoy

entendiendo nada, licenciado.

¿mi hijo está

o no está registrado?

>> sí, pero aparece como hijo

de prudencia arzuaga

y luis ocaranza.

[música]

sofía: ♪ porque en tus besos

descubro matices

que llevan mi cuerpo

a sentir lo más simple

guarda aquí mi corazón

sé el guardián

y mi dragón

siempre sé

mi protector

regálame

una vida que se encienda

con tu luz

muéstrame una vida entera

llena de bellos momentos

tómame con mucha fuerza

que confiaré en tus besos

aquí

me quedo para ser

parte de ti

llévame a donde tú quieras

búscame un lugar perfecto

cuida que jamás se rompa

este corazón que entrego

hoy aquí

que desde ahora

solo para

ti

abrázame

sin tu mirada

no podré seguir ♪

>> sea como sea,

esto le conviene mucho, doctor.

isauro: ¿y de qué manera?

>> podemos presentar

esta acta al juez como evidencia

de que la madre del menor

siempre ha querido quitarle

sus derechos.

que es tanto su odio hacia usted

que incluso sería capaz

de renunciar a su hijo.

prudencia: tienes que

explicárselos.

ese hombre es un enfermo,

un delincuente.

marina: ¿por qué los abogados

decidieron hacer eso?

fernando: entiendo cómo se

sienten, pero los argumentos

que tenemos para acusarlo

son muy débiles.

prudencia: ¿cómo que débiles?

fernando: de acuerdo con

los abogados, no tenemos

la credencial original

con la que se registró.

solo una fotocopia

que bien pudo ser alterada

a nuestra conveniencia.

la firma de ingreso

no era la suya.

además, se le puede alegar

que tomaron mal sus datos.

pero lo peor

es que nos está amenazando

con demandarnos

por negligencia médica.

prudencia: pero si alberto

lo salvó.

fernando: sí, sí, así es,

pero pudimos intervenir antes.

además, el corte que le hizo

el doctor samudio durante

la operación fue un grave error.

vaya, ni siquiera debió

entrar al quirófano

en ese estado.

en fin, argumentos en nuestra

contra es lo que le sobra.

prudencia: claro, y quieren

evitar dañar la reputación

del hospital, lo entiendo,

pero ¿y mi hija?

marina: sí, ese tipo no

puede salirse con la suya

otra vez, doctor.

fernando: es que no solo es

la reputación del hospital

lo que está en juego

sino también tu hijo, prudencia.

prudencia: ¿el por qué?

fernando: porque si nos demanda,

lo primero que dirá

es que lo atendió un doctor

que no es cirujano.

y se van a ir sobre alberto.

isauro: marina me advirtió

que haría cualquier cosa

con tal de evitar

que me acerque al niño.

está dispuesta en aceptar

la ayuda de su padre

y hasta casarse

con el doctor bazán,

pero renunciar a su hijo

no creo.

>> da lo mismo.

esta acta le da las armas

que necesitaba, doctor.

con esto puede reclamar

la custodia absoluta

y hasta solicitar

la patria potestad.

podría quitarle a la señora ríos

todos sus derechos

sobre el menor.

usted me dice si le informo

al juez e inicio

la solicitud de custodia.

isauro: hágalo.

solo así marina va a entender

que no puede burlarse de mí.

marina: es que no puede ser,

doctor, yo no quiero que alberto

salga perjudicado, no.

prudencia: a ver, ¿cómo va

a salir perjudicado si hizo

una buena acción?

fernando: sé que parece absurdo

e injusto,

pero esa es la situación.

yo voy a tratar de insistir

con los abogados

para que procedan en contra

de ese hombre,

pero necesitaba hablar

con ustedes y plantearles

las posibles consecuencias.

marina: bueno, pues muchas

gracias por venir a contarnos,

doctor.

fernando: aprecio mucho

a tu madre, lo sabes,

y somos amigos desde hace años.

nada me gustaría

más que hacer algo

contra ese hombre.

prudencia: gracias, fernando.

de verdad no te sientas

responsable.

marina: ya encontraremos

la manera de que el juez

le limite los derechos

a ese hombre.

fernando: créeme que lamento

mucho no poder hacer nada más.

prudencia: gracias.

>> por eso quise venir

personalmente para comentar

estos estados de cuenta

que me mandó.

¿ya los checó usted?

luis: pues la verdad no he

tenido tiempo, pero más o menos

recuerdo las cantidades

que le enviaba al animal ese

del capataz.

>> son cantidades muy grandes,

don luis.

luis: [ríe]

bueno, depende a qué le llames

grande.

>> me refiero a esas cantidades.

luis: espérate, espérate,

espérate, no, esto no puede ser.

yo jamás deposité

esta cantidad de dinero

en la cuenta.

>> pues está registrado.

como puede ver hay varios

depósitos y otros retiros

que suman esas cantidades.

por eso es necesario

que sea absolutamente honesto

conmigo, don luis, por favor.

luis: no te entiendo,

¿de qué me estás hablando?

>> a ver.

¿el rancho la añoranza

es una pantalla

para lavar dinero?

prudencia: no, no, no,

yo solamente quiero recuperar

lo que es mío, licenciado.

sí, entiendo que como esposa

tengo derecho a más.

sí, ya sé que es una manera

de presionarlo.

¿la añoranza?

no, esa propiedad es de luis,

la heredó de sus papás.

¿de verdad cree

que la tiene que poner

en la lista?

bueno, usted haga

lo que considere necesario.

sí, vamos a esperar noticias

del abogado de luis

para proponerles el convenio.

muchas gracias,

seguimos en contacto.

luis: yo podré ser muchas cosas,

pero esa clase de negocios

nunca le he atorado.

>> le agradezco su honestidad,

pero si estos estados de cuenta

llegan a manos de doña prudencia

y de su abogado,

es lo primero que van a pensar.

luis: no tiene por qué

enterarse.

a ver, te voy a decir

lo que vamos a hacer,

vamos a sacar a la añoranza

de la lista.

finalmente ese rancho

me lo heredó mi padre,

prudencia nunca me va a exigir

una parte de eso.

>> bien, vamos a sacarla

de la lista.

sin embargo, le aconsejo

que si en verdad usted

no hizo estos movimientos,

don luis, busque usted

al responsable,

porque cuando declare

esas entradas y salidas

al fisco tendrá que dar

muchas explicaciones

y no le quiero ni contar,

don luis.

[música]

ricardo: tú necesitas que el

hospital presente la denuncia

contra isauro sotero.

marina: sí, ya sé que me

ayudaría en el juicio, ricardo,

pero alberto saldría afectado.

ricardo: hay manera

de justificarlo, marina,

él trabajaba con el doctor

samudio y sabía el procedimiento

que se iba a realizar.

marina: bueno, sí, pero

¿mientras hacen la investigación

qué, eh?

le podrían quitar la licencia,

¿no entiendes?

ricardo: ¿por qué siempre

piensas en él y no en tu hijo?

marina: no, a ver, ricardo,

el doctor muñoz de baena

ya nos explicó que isauro

puede demandar al hospital

por negligencia médica

y que tiene muchos argumentos

a su favor.

ricardo: el hospital no puede

tomar amenazas de ese tipo.

marina: ipero no son amenazas!

ricardo: de todas maneras,

el delito quedaría

en el expediente.

marina: bueno, finalmente

el doctor muñoz de baena

no va a tomar la decisión

sino los abogados del hospital.

el dice que va a tratar

de insistir, pero él solo

nos quería contar

las consecuencias y ya está.

ricardo: mira, si no lo hace

el hospital,

podemos hacerlo nosotros.

marina: nada me gustaría más

que ese hombre pagara

por todas sus maldades.

pero nunca a costa de alberto.

vanessa: me extrañó mucho

que lucrecia haya venido

a trabajar, pensé que se iba

a tomar unos días.

alberto: que necesita

distraerse.

vanessa: y tú necesitas

animarte, guapo,

ya cambia esa cara.

alberto: voy a tratar, ¿sí?

vanessa: ¿sabes qué?

me voy a ir preocupada por ti.

ya recogí mis cosas

y hoy dejo la ciudad.

alberto: ¿cuál es la prisa?

vanessa: conseguí trabajo,

pero no en guadalajara

sino en puebla.

y...

te pido, por favor,

que esto quede entre nosotros.

por lo que más quieras

no le vayas a decir a nadie

y mucho menos a paulino, ¿eh?

alberto: no, te lo prometo.

pero no te pierdas, por favor.

vanessa: quiero romper con mi

pasado, pero yo prometo llamarte

de vez en cuando para que sepas

que estoy bien.

alberto: entonces, voy a estar

esperando tu llamada.

vanessa: despídeme, por favor,

de prudencia, de angustias,

de marina, diles que las voy

a extrañar mucho,

pero que vamos a seguir

en contacto.

alberto: y--

vanessa: ok, pues,

un último favor.

¿crees que le puedas dar esto

a paulino?

alberto: ¿y por qué no se lo das

tú?

vanessa: tú sabes por qué,

yo no podría.

si lo vuelvo a ver,

yo creo que no tendría fuerzas

para irme.

bueno.

adiós, guapo.

alberto: cuídate.

lucrecia: gracias.

>> con permiso.

georgina: doctora.

lamento mucho la muerte

de su papá.

no pude asistir al velorio

porque estaba de turno.

lucrecia: gracias, georgina,

mi padre te apreciaba muchísimo.

por eso te pido que me ayudes

a guardar su memoria.

lo que no quiero es que esta

situación lo haga parecer

ante los ojos del personal

como un médico negligente.

simplemente no se sentía bien

cuando entró al quirófano.

georgina: no se preocupe,

doctora.

yo lo sé.

lucrecia: y seguramente

se vayan a decir muchas cosas

de él, no sé, que si era amigo

del señor servero,

que si tenía otro nombre.

y seguramente van a querer

involucrarme a mí.

por eso te pido

por la memoria de mi papá

que nunca digas que llegué

a conocer a su paciente,

lo que no quiero es que

me involucren con ese hombre.

¿harías eso por mí?

georgina: sí, doctora.

lucrecia: gracias.

alberto: a mí no me importa

enfrentar a isauro,

yo cumplí con mi deber.

fernando: lo sé, alberto,

pero en términos legales

quien debió entrar a resolver

esa situación es un cirujano

y no un médico general como tú.

si nos demanda,

puedes perder tu licencia

para ejercer.

alberto: ino importa,

no importa!

iel hospital tiene que actuar

en su contra!

fernando: entiendo y comprendo

tu indignación,

pero no está en mis manos

resolverlo.

esa es decisión del cuerpo

de abogados.

y ya está tomada.

no se va a proceder.

yo ya lo hablé con marina

y ella por ningún motivo

quiere que te veas afectado.

ricardo: muy bien, las veo

la próxima semana, ¿sí?

se van con cuidado, hasta luego.

mi amor, ¿vamos a tomar un café?

marina: gracias,

pero preferiría un té.

ricardo: ok, ¿vamos?

marina: sí, espérame.

>> buenas tardes.

traigo noticias del juzgado.

ricardo: me imagino

de qué se trata.

isauro volvió a la batalla

e insiste en convivir

con rafita, ¿no?

>> no solo eso.

marina: ¿hay más?

>> el señor sotero dice

que tiene argumentos

para quitarle todos los derechos

sobre el menor.

solicita la custodia absoluta.

ricardo: pero ¿qué le pasa

a ese tipo? ¿cómo puede pedir

eso después de todo lo que hizo?

marina: licenciada, no le hemos

contado, pero ese tipo está

ingresado en este hospital.

>> ¿no se fue de viaje?

ricardo: otra de sus mentiras.

marina: isauro sotero falsificó

una identificación para poder

internarse en este hospital.

¿cómo puede ser que una persona

así podría quitarme a mi hijo?

>> ¿y tenemos manera

de comprobarlo?

ricardo: el hospital se niega

a iniciar una demanda.

>> ¿por qué?

marina: sí, es que, bueno,

ese tipo amenazó

con demandar al hospital

por negligencia médica.

y podrían salir muchas personas

afectadas.

ricardo: marina quiere hacer

una denuncia en su contra.

>> no sé cómo se dieron

las cosas, pero debemos probar

que ese hombre no puede tener

la custodia del menor.

marina: es que ¿cómo podría

lograr algo así?

¿con qué argumentos?

yo me he hecho cargo de mi hijo

y no le ha faltado

absolutamente nada.

>> el señor sotero alega

que usted huyó del pueblo,

que le escondió su embarazo

y que desde nació el niño

usted ha tratado de negar

su paternidad.

marina: porque yo estaba

convencida que el padre

era alberto ocaranza,

por eso, licenciada.

>> el afirma que usted

le ha negado la convivencia

con el niño.

y lo peor,

que registró al menor

como hijo de luis ocaranza

y de prudencia arzuaga.

[música]

alberto: a mí no me importa

perder mi licencia,

pero que ese tipo me culpe

después de que le salvé

la vida...

fernando: cálmate.

te aseguro que a mí también

me gustaría ayudar a marina.

y al mismo tiempo protegerte

a ti, pero este asunto

no está en mis manos.

los abogados del hospital

van a llegar a un acuerdo

con ese señor.

alberto: si marina

no lo denuncia,

lo voy a hacer yo.

marina: pero eso no es cierto,

el señor ocaranza me acompañó

a registrar a mi hijo,

y su abogado estaba allí

ayudándonos a agilizar

el trámite,

pero yo lo registré

como madre soltera.

usted y yo fuimos con el abogado

para recoger las actas

originales, ¿no se acuerda?

>> sí, sí, y presentamos

esa acta en el juzgado.

por eso me extraña

que el licenciado hurtado

diga que puede comprobar

que está registrado

de otra manera.

voy a solicitar nuevas copias

al registro.

¿tiene la fe de bautismo?

ahí también deben aparecer

los datos del acta

de nacimiento.

marina: no, todavía no me la han

dado, pero yo les voy a explicar

la situación y hoy no me voy

a ir de la iglesia sin ella.

fernando: si quieres hacer

la denuncia por tu cuenta,

hazla, pero te advierto

que los abogados del hospital

no te van a apoyar.

al final el más perjudicado

vas a ser tú

y vas a meter en un problema

al hospital cuando todo esto

salga a la luz.

así que piénsalo bien, alberto.

alberto: es que isauro ha hecho

tantas cosas.

infamia tras infamia.

yo siento una impotencia

de que no lo van a castigar.

yo me arrepiento

de haberle salvado la vida.

me arrepiento.

ricardo: ¿quieres que

te acompañe a la iglesia

a recoger la fe de bautismo?

marina: no, no, gracias,

no va a ser necesario.

además, tú tienes pacientes

que atender.

ricardo: bueno, pero no quiero

que vayas sola.

marina: ya te dije que no va

a ser necesario.

mira, vas a ver que en cuanto

la tenga en mis manos,

ya me voy a sentir

más tranquila, ¿sale?

ricardo: ok.

rita,

marina va a salir un momento,

¿puedes hacer pasar

al próximo paciente?

gracias.

marina: muchas gracias, adiós.

ricardo: me cuentas.

marina: sí, te aviso, adiós.

ricardo: adiós.

[suspira]

[campanadas]

vanessa: o sea, desde aquí

todos estos chavos atienden

a los clientes que llamen, ¿no?

julio: obvio, por eso es

un callcenter.

vanessa: claro.

julio: ven, pásale.

vanessa: ah, por acá.

julio: pásale.

ese es tu lugar,

ahí tienes la computadora,

la diadema, siéntate.

ponte la diadema.

ponte la diadema.

vanessa: no, es que yo no sé--

julio: ponte la diadema,

ponte la diadema, ponte.

aquí está anotado

lo que tienes que decir.

saludas muy amable,

das tu nombre y preguntas

en qué puedes ayudar al cliente.

vanessa: ¿es neta?

julio: sí, ¿qué esperabas?

vanessa: julio, cuando hablé

con mi amiga, yo le dije

que soy muy buena manejando

las redes sociales.

o sea, estudié algo de diseño

y de historia del arte

y, pues, yo no puedo hacer

este tipo de trabajo.

o sea, imagínate hablar

con gente que yo no conozco

para resolver broncas

que yo ni siquiera provoqué,

no, pues, qué oso.

julio: mira, ¿cómo dices

que te llamas?

vanessa: no, no digo,

me llamo vanessa villoslada.

julio: mira, vanessa villos,

no me interesa, a mí el jefe

me pidió que te contratara

para hacerle un favor

a tu amiguita.

prácticamente fue una orden.

tú ni siquiera tienes

una carrera terminada,

así que vas a tener que empezar

desde abajo como todos.

vanessa: ya, está bien,

no hay problema.

yo solo creo que puedes usar

mis habilidades en otras cosas--

julio: ¿qué parte de empezar

como todos desde abajo

no entendiste?

vanessa: está bien.

uy, qué carácter.

pues nada más explícame

con calma, ¿no?

para yo poder aprender un poco--

julio: que le explique

con calma.

que te expliquen ellos

o alguien con más paciencia,

porque yo no la tengo.

y de una vez te informo

que el horario de trabajo

es de ocho de la mañana

a ocho de la noche.

vanessa: oye, julio, julio,

espérate, es que yo me vine

directo para acá y ni siquiera

he buscado un depa

o algún lugar para vivir--

julio: ah, esa es tu bronca.

mañana traes toda

tu documentación o empiezas

a buscar trabajo en otro lado.

¿estamos claros?

vanessa: clarísimo.

paulino: ¿al día siguiente

de que tiraron todo el producto?

>> sí, lino.

mira, además averigué

que zacarías echó el herbicida

por la noche junto con otro

trabajador y esa misma noche

llegó un camión bien grande.

paulino: pero para ese entonces

la señora susana todavía vivía

en casa de los ocaranza,

¿cómo iba a estar metida

en todo esto?

>> ya te dije lo que averigué,

lino, por favor, hazme caso.

está más que claro que zacarías

consiguió algún intermediario

para venderle esos aguacates.

y de pronto se pone a gastar

un chorro de lana

en las cantinas del pueblo,

pues, ¿de dónde?

vanessa: ajá.

ok, gracias, listo,

¿cuál es el problema?

ok, no, no se preocupe,

es muy sencillo.

no, aunque no lo haya grabado

el archivo, pues, ahí sigue.

sí, sí, búsquele ahí debe

de estar.

ajá, bueno, sí,

solo teclee control,

alt, suprimir.

julio: no, no, no.

ey.

vanessa: ay, ¿se borró todo

y se apagó la máquina?

perdóneme, sí, yo le puedo--

julio: ¿qué?

vanessa: ay, qué oso, ¿verdad?

es que no--

julio: vas a tener que llegar

aquí mucho más temprano.

necesitas entrenamiento

especial.

aunque de seguro

eres una hija de papi

acostumbrada a levantarse tarde.

vanessa: no, para nada.

julio: ¿por qué no te evitas

mejor la verguenza de hacer

todo mal y renuncias de una vez?

vanessa: porque necesito

el trabajo.

julio: sí, claro.

mañana empiezas

a las siete de la mañana

con el entrenamiento.

fernando: nuestros abogados

ya están preparando un acuerdo.

isauro: qué bueno que lo pensó

mejor.

fernando: no fue decisión mía.

isauro: mire, no voy a exigir

compensación económica.

pero como no pienso quedarme

con este regalito

que me hicieron,

tienen que terminar

el procedimiento que dejaron

inconcluso.

fernando: una junta médica

está dando seguimiento a su caso

para saber quién se va a hacer

cargo de su segunda

intervención quirúrgica.

isauro: antes tengo que conocer

a mi nuevo doctor

y aprobarlo yo.

no sea que me vayan a querer

rematar ahí en la plancha.

fernando: sabe usted que

más allá de nuestra aversión

hacia usted, el compromiso ético

de la institución está

por encima de todo eso.

lamentablemente usted tiene

graves problemas de circulación

que estamos tratando.

y hasta que no se encuentre

en óptimas condiciones,

no se programará

la nueva cirugía.

isauro: espero que el tiempo

que me da quedar aquí

me atiendan como se debe.

fernando: con permiso,

señor sotero.

isauro: ah, y como se lo pedí

al doctor samudio,

exijo privacidad

y no ser molestado.

marina: ¿cómo se atreve

a contarle mentiras al juez?

isauro: hola, bonita.

qué bueno que me visitas.

marina: no vengo de visita,

vengo a exigirle

que se olvide de mi hijo

y de mí.

isauro: no, no puedo, marina.

por algo sigo vivo,

para luchar por lo que amo,

por lo que siempre amaré.

[gime]

nunca vas a deshacerte de mí,

y menos mientras

nos una nuestro hijo.

marina: a usted no le va

a servir de nada inventar

que yo registré a mi hijo

con el apellido ocaranza.

isauro: es que yo no estoy

inventando eso, es verdad.

esa acta existe.

[música]

luis: y si le metemos

una denuncia a zacarías

por abuso de confianza y fraude,

¿qué?

me puedo quedar tranquilo.

>> pues, creo que lo mejor

sería que tramitáramos un amparo

para proteger sus bienes

y sus cuentas.

luis: ¿como por qué?

>> bueno, en cualquier momento

las autoridades pueden ordenar

una auditoría fiscal.

y aunque usted argumente

que otro es el responsable,

la cuenta de la añoranza

está a su nombre.

así como la chequera

y la tarjeta con la que

se hicieron esos retiros.

luis: tramita el amparo,

ipero ya!

me voy a encargar de lo demás.

no, ese imbécil

no pudo haber tenido

la inteligencia

para meter mi cuenta

en sus negocios sucios.

[ríe]

y esas cantidades...

alberto: así que marina

ya te fue con el chisme.

vaya, no sabía que ricardo bazán

fuera tan laxo y permitiera

esa amistad contigo.

alberto: ¿cómo es posible

que quieras quitarle al niño?

isauro: pues ¿qué te digo?

me nació el instinto paternal.

alberto: a ti no te importa

el niño, lo estás usando

para acercarte a ella.

además, ella escogió a ricardo,

¿no entiendes o qué?

isauro: mira, si tú renunciaste

a ella, yo no.

alberto: renuncié a ella porque

quiero su felicidad.

y si en verdad la amaras,

harías lo mismo.

isauro: ya no tengo espíritu

de mártir, mientras viva

marina será mía.

como un día lo fue.

alberto: o renuncias

a tus derechos sobre el niño

o te denuncio.

isauro: te estarías echando

la soga al cuello.

pero hazlo,

por mí no te detengas.

maldito.

[teléfono]

luis: ¿qué pasó?

que entre.

paulino: patrón, buenas.

luis: ¿qué quieres?

¿qué quieres? ipésimo día!

paulino: ah, no, pues si es

pésimo día, después regreso--

luis: ¿qué?

paulino: no quería mencionarle

nada hasta no estar seguro,

patrón, a mí no me gusta--

luis: ¿qué?

paulino: erasmo me contó

que la señora susana visitó

varias veces a zacarías

ahí en la añoranza, patrón.

luis: ¿qué?

paulino: pues así como lo oye.

erasmo me dijo que se encerraban

horas en la oficina

y que de buenas a primeras

de la nada cayó toda la plaga

que acabó con los aguacates.

alberto: pensé que ibas a ir

con marina para recoger

la fe de bautizo.

ricardo: tenía muchas consultas

y decidió ir sola.

¿tú cómo sabías?

alberto: me la encontré

cuando venía de hablar

con isauro.

ricardo: ¿qué tiene que estar

hablando con ese tipo?

alberto: bueno, en eso estamos

de acuerdo.

resulta que el hospital

no solo no lo va a demandar

sino va a seguir su tratamiento

y hasta lo van a operar.

ricardo: no lo puedo creer.

lucrecia: hola.

hola, ¿cómo estás?

alberto: hola.

lucrecia: ¿vamos a comer?

ricardo: ¿ustedes regresaron?

lucrecia: sí, sí,

alberto ha sido un apoyo

en este momento tan difícil.

ricardo: ah, muy bien.

bueno, pues, felicidades.

con permiso.

alberto: sí, gracias.

¿por qué?

¿por qué le dices eso,

que nos reconciliamos? ¿por qué?

lucrecia: porque es lo que

siento, alberto.

estamos intentándolo, ¿no?

alberto: a ver, cuentas conmigo

para guiarte, para apoyarte,

pero no quiero que te hagas

ilusiones.

yo tengo muchas cosas

que resolver,

buscar trabajo por ejemplo--

lucrecia: no, por eso ni te

preocupes, ya hablé con fernando

y me dice que puedes regresar

para cuando quieras.

alberto: a ver,

¿buscaste trabajo en mi nombre?

lucrecia: sí.

alberto: [suspira]

paulino: entonces, la señora

susana, pues, yo creo que fue

la que inventó todo eso

de la plaga de los aguacates

para venderlos por su lado,

patrón.

luis: ojalá solo hubiera sido

eso, lino.

pero esa maldita vieja

iba por más.

y más.

y más.

¿y qué crees?

encontró la manera

de fastidiarme.

lino, esto va a quedar

entre nosotros.

paulino: pero ¿no le va a hacer

nada?

luis: esto va a quedar

entre nosotros.

paulino: sí, patrón.

luis: sácate.

ya te cargó el payaso, susana.

con un ocaranza no se juega.

lo voy a hacer a mi manera.

mi querido comandante.

[ríe]

todo bien, todo bien,

muchas gracias.

oyeme,

llegó la hora de pagarme

el favorcito que me debes.

fernando: sí, alberto,

comentando tu situación

con lucrecia le dije

que me gustaría que me apoyaras

de nuevo en urgencias.

alberto: ¿te lo pidió ella?

fernando: no, te lo pido yo.

espero que aceptes,

aunque no estés de acuerdo

con la decisión que tomaron

los abogados.

alberto: ay, ay, ay.

mira, está bien.

con tal de estar cerca

de este tipo

mientras esté internado.

vanessa: por eso, señora.

si usted me da el dato

que le pido, pues, yo--

sí, sí, la entiendo

que es urgente, pero--

escúcheme, por favor,

yo nada más necesito que--

es que si no se deja ayudar,

yo no puedo hacer nada

por usted.

¿bueno? ¿bueno?

julio: ¿cómo le hablas así

a un cliente?

vanessa: no, la hubieras oído,

estaba histérica.

julio: si sigues en ese plan,

no vas a durar ni una semana

aquí.

una más que te escuche

usando ese tono de niña

berrinchuda, te me vas.

vanessa: a ver, julio,

¿por qué te molesta tanto

que trabaje aquí?

¿a ti en qué te afecta, eh?

julio: porque las niñas nice

como tú, que se creen que

por haber nacido con todo

pueden hacer lo que se les

antoje, me caen en el hígado.

vanessa: o sea, ¿tú qué sabes

de mi vida, eh?

julio: se te nota a leguas

que en tu vida has movido

un dedo, que tus papis

te han resuelto todo.

vanessa: cero tienes idea.

julio: mira, aquí vas a aprender

a trabajar en serio si quieres,

si no, bye, ahí está la puerta.

vanessa: ¿ya acabaste?

mira la hora.

julio: ¿y eso qué tiene que ver?

vanessa: que terminó mi turno.

me voy a ir a buscar un depa

para vivir.

julio: pero te quiero mañana

tempranito aquí para empezar

con tu adiestramiento.

digo, tu capacitación.

[ríe]

vanessa: ya.

adiós.

julio: esto está mal.

ajá.

luis: hija mía, qué gusto

que vengas a visitarme.

marina: vengo de recoger la fe

de bautizo de mi hijo

y ahí dice que usted y mi mamá

son sus padres.

[música]

Cargando Playlist...