null: nullpx
Cargando Video...

Por Ella Soy Eva Capítulo 12

Univision2 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

juan: no sabés cómo estoy

disfrutando este momento.

[suspira]

de estar contigo.

ver tu sonrisa.

tus ojos.

de tu cuerpo.

lucero: a mí todo esto me parece

un sueño.

juan: yo quiero soñar con vos

toda la vida.

quiero estar contigo siempre.

lucero: yo también quiero estar

contigo siempre.

juan: quiero sentirte, helena,

quiero tenerte.

helena: tengo miedo

de perder la cabeza otra vez.

y tengo miedo de no responder

de mí.

juan: hace tiempo que perdí

la cabeza por vos.

helena: si me sigues hablando

así y mirando así,

besando y tocando así,

no voy a dejar que me sueltes

nunca.

así que por favor

no me dejes ir.

juan: no te voy a dejar ir

nunca, helena.

te amo.

[música]

[música]

juan: nunca me había enamorado

de esta forma,

te lo juro.

lo que siento por vos

no lo he sentido jamás

por ninguna mujer.

es tan difícil tratar

de explicarte, lo que siento

ahora.

no tengo palabras.

te amo, helena.

estar así junto a ti,

mirándote.

abrazándote, sintiéndote.

es que es el comienzo de todo.

helena: o tal vez es el final.

juan: pará, pero ¿por qué decís

eso?

helena: no me hagas mucho caso,

es que yo nunca pensé que me

fuera a enamorar otra vez.

con esta fuerza, esta

intensidad.

me siento como si fuera la

primera vez.

como si fuera adolescente.

juan: entonces, ¿qué te

preocupa? no entiendo.

helena: tal vez el haberme

quedado con la idea de que

para el amor no existen los

finales felices como en las

películas o en las novelas.

juan: ¿sabés qué? tenés razón.

para el amor no existen los

finales felices.

porque el amor verdadero como el

que vos y yo tenemos,

no tiene fin.

helena,

¿querés ser mi esposa?

helena: ¿qué?

juan: casate conmigo.

yo quiero envejecer con vos.

y lo mejor está por venir.

¿y esa sonrisa quiere decir

que sí?

¿o que no?

helena: ¿tú qué crees, menso?

¿estás siendo sincero conmigo,

verdad?

ay, porque si no...

juan: claro que estoy siendo

sincero.

por eso mismo quiero decirte

algo.

helena: no es que yo no te crea,

es que a mí me costó mucho

superar lo del papá de lalito.

siempre me di cuenta

que me mentía y nunca pude

perdonar su falta de honestidad.

¿entiendes ahora mi miedo?

¿mis dudas?

juan: sí, perfectamente.

helena: entonces,

¿qué me querías decir?

juan: que...

yo...

que yo quiero un abrazo,

que me abraces fuerte.

fuerte.

te amo, helena.

plutarco: ¿helena moreno y juan

carlos?

onésimo: cómo lo oyes, mi plu.

los encontré en pleno amajuje,

para mí que esos sí tienen que

ver sus qué veres.

sí son amantes.

plutarco: qué feliz

coincidencia, ¿les tomaste

fotos?

onésimo: y bien comprometedoras.

también te tomé fotos

comprometedoras de las palapas,

de los cocos.

unos cangrejitos que andaban

por ahí que también se me hacen

que tienen sus cosas.

plutarco: ¿conseguiste los

nombres de la gente más

importante de ese pueblucho?

onésimo: ah, ¿a qué me mandaste?

por supuesto,

aparte ni siquiera hay tanta

gente.

plutarco: lo que sigue es que

vayas a pedirle más autógrafos

a eugenia mistral, pero no en

fotos, sino en los papeles que

te di.

onésimo: ¿otra vez? y ahora

¿cómo le voy a hacer? ¿sigo con

el cuento del encuestador o le

digo que soy su fan,

o qué le digo?

plutarco: onésimo,

ingéniatelas. ya sabes a qué

hora entra y a qué hora sale el

notario, sólo está la gata,

así que ponte listo,

cuélate a la casa y consigue las

firmas.

onésimo: ¿y usted qué está

esperando? ¿por qué ya no nos

vamos? órale, que tengo que

llegar luego luego con el

plutarco. ya vámonos.

órale, para adelante, señor.

juan: ahora vuelvo, señor.

helena: hasta luego.

juan: helena,

quiero hablar con tu hijo y con

tus viejos, ¿viste?

quiero hacer todo como se debe

de hacer.

hoy mismo.

helena: ¿hoy mismo?

juan: sí, claro.

¿para qué esperar?

me urge empezar una vida con

vos.

y con lalito,

ese pibe me cae re bien, ¿viste?

helena: ay, juan.

juan: también quiero hablar con

vos de unas cosas que debes de

saber de mí.

helena: ¿qué más necesito saber

de ti si no es que me amas?

juan: eso nunca lo dudes,

te amo.

helena: y yo te amo a ti.

juan: nos vemos en la tarde.

helena: gracias.

te amo.

juan: [suspira]

silvia: con cuidadito,

no nos vayamos a quemar.

helena: hola, familia.

mi amor.

lalo: ¡qué bueno que llegaste!

helena: mi amor, ¿cómo está?

mi niño lindo.

hola, ma.

silvia: hola, hijita.

helena: ¿y tú cómo te portaste?

que traes cuernito de diablito.

silvia: se ha portado como un

caballero, como un niño grande.

ve a avisarle a tu abuelo que se

venga a comer.

y te lavas muy bien las manos,

ándale.

lalo: sí señor.

helena: estoy feliz, feliz.

silvia: ¿a qué se debe

tanta emoción?

helena: juan fue a playa majagua

y me propuso matrimonio.

silvia: ay, hijita, felicidades.

qué gusto verte tan contenta.

helena: sí, ma.

silvia: ¿se lo vas a decir

ahorita a tu papá?

helena: no, pero hoy al rato

viene juan.

para pedir mi mano.

silvia: ¿hoy?

helena: sí.

silvia: yo te sirvo.

helena: ya regresé, papá.

eduardo: siéntate, lalito.

silvia: siéntate, hija.

helena: ¿y cómo estás, papá?

eduardo: lalo, que te sirvan,

¿no, hijo?

silvia: sí, pásame tu plato.

helena: a ver, dame que le

sirvo.

[música]

[mús

claudio: ¿te vas a casar?

pero ¿con quién?

eugenia: con esa niña, helena,

¿con quién más?

ay, mi niño, es que me haces

tan feliz.

juan: gracias, ma.

eugenia: espera, no te muevas,

voy a darte algo.

ahora regreso.

claudio: dime que esto es una

broma.

si te vas a casar porque sientes

culpa, estás exagerando.

juan: no, me caso con ella

porque la amo.

y porque quiero formar

una familia con ella.

y porque...

claudio: ¿la embarazaste?

juan: no, yo no tengo 14 años,

¿cómo que la embaracé?

no, claro, quiero hacer una

familia con ella, pero ahora con

lalito, suficiente.

claudio: ¿lalito?

¿quién es lalito?

juan: no te había dicho.

es un niño que tiene ella.

pero chiquito, está chiquito.

claudio: divorciada.

juan: madre soltera.

[carraspea]

eugenia: aquí está.

este es el anillo que usé

en la película "memorias del

imperio".

porque supongo que no le has

comprado el anillo, ¿verdad?

juan: no,

pero yo no puedo aceptar esto.

gracias, pero...

eugenia: acéptalo.

y no es de utilería,

y me va a dar mucho gusto

que lo tenga esa niña.

juan: gracias, ma.

eugenia: qué bonito nombre

tiene.

"helena".

claudio: todo esto me parece una

exageración.

vamos a ver hasta cuándo

te dura el caprichito.

juan: no es caprichito.

eugenia: no le hagas caso,

y prométeme que pronto me vas

a presentar a helena.

juan: te prometo.

eugenia: qué emoción, una boda.

como de kermer.

[ríe]

>> no puedo creer que te vas

a casar.

helena: yo tampoco,

todo ha pasado tan rápido desde

que conocí a juan

que a veces hasta siento

que estoy soñando.

>> no estás soñando.

es algo que te debía la vida

desde hace siglos.

porque eres una mujer

maravillosa, eres bonita,

y tienes talento,

y tienes un hijo hermoso.

nada más te faltaba un marido,

pero ya llegó.

ya llegó.

[grita]

helena: no grites, porque van a

pensar como que estás...

>> sí, pero es de la emoción,

¿sabes cuántos años he tenido yo

buscando un hombre y no

encuentro ninguno?

déjame festejar por ti.

helena: ahora a entregar este

proyecto y tener mucha fe en que

todo va a salir bien.

>> así será porque tú has

trabajado años en esto

y lo que viene

tiene que ser una recompensa

maravillosa para ti por todo tu

esfuerzo.

vas, vas.

helena: hola, ¿qué tal?

vengo a entregar este proyecto

y espero que...

nando: ¿cómo que te vas a casar?

es broma, ¿no?

juan: no, no es broma.

ya lo decidí, me voy a casar.

santiago: ah, ya le dijiste toda

la verdad de que eres juan

carlos caballero.

juan: aún no.

ambos: ah.

juan: "ah" ¿qué? se le voy a

decir con el corazón en la mano.

así que deséenme suerte

por favor.

nando: sí, te la deseamos,

y la vas a necesitar.

juan: qué carácter.

yo nada más quiero que helena

sepa que mis sentimientos son

verdaderamente honestos.

¿está mal eso?

santiago: no, suerte, matador.

nando: por lo menos a uno de los

tres le está yendo bien en algo.

a nosotros nos está lloviendo

sobre mojado.

santiago: es un pequeño

bachecito que estamos pasando.

no te bajonees.

juan: espero que no me lo tomen

a mal.

pero me tomé la libertad de

hacerles un depósito a su cuenta

bancaria.

santiago: de ninguna manera...

juan: es para que lo usen para

emergencias.

el hecho de que el proyecto no

esté listo es mi culpa y ustedes

no tienen porqué estar pagando

mis platos rotos.

yo sé, pero es que no pienso

dejarlos desamparados.

siempre hemos sido solidarios

uno con el otro y ahora me toca

a mí.

ahora voy yo.

déjenme hacerlo.

ambos: gracias, compadre.

adriano: siempre hay una

solución.

plutarco: buenas...

antonia: ay, mi amor,

¿cómo estás? te estábamos

esperando.

adriano: ¿qué tal el viaje?

plutarco: el vuelo sin

contratiempos, pero el tráfico

fatal.

me tardé horas.

antonia: ¿para qué te llevaste

gabardina a playa majagua?

plutarco: uno nunca sabe,

con esto del calentamiento

global.

cuñado, antonia,

con este viaje doy por terminado

mi proyecto, tengo todo lo que

necesitaba.

antonia: felicidades.

plutarco: ahora queda que te

decidas, adriano.

o esperas la propuesta de juan

carlos, o metemos mi proyecto

a concurso.

antonia: qué bueno que llegaste,

pero ¿por qué no vienes cansado?

[música]

adri

últimamente han sucedido muchas

cosas inadmisibles.

juan: sí, lo sé.

adriano: siempre has sido un

gran profesionista, responsable,

creativo.

últimamente eres otro.

has cambiado mucho,

no te reconozco.

de un tiempo acá, te ausentas

de la oficina.

te di la oportunidad de que

presentaras tu proyecto

y te me desapareces.

juan: discúlpame.

adriano: y en un dos por tres,

plutarco organiza un proyecto

con la ayuda de la tesis de mi

hermana.

juan: sí, también lo sé.

adriano: si no le he dado luz

verde, es por ti.

para darte más tiempo.

porque te tengo toda la

confianza, prometí esperarte.

no me falles.

juan: ya te fallé.

y soy consciente de eso,

y no hay nada que pueda hacer

al respecto, por eso, ten.

adriano: ¿qué es esto?

juan: es mi renuncia.

adriano: no me decepciones.

juan: ya lo hice y me siento muy

mal al respecto.

por eso te presento mi renuncia

con carácter de irrevocable.

presenta el proyecto

de plutarco.

aunque en mi humilde opinión,

creo que playa majagua no es el

perfil de los proyectos de grupo

imperio.

adriano: ¿no me la habías

vendido como la gran

oportunidad?

¿no era lo que nos iba a salvar?

juan: eso creí.

pero grupo imperio maneja otro

tipo de turismo.

y por eso te deseo la mejor de

las suertes.

adriano: no puedo creer lo que

estoy oyendo.

juan: por todo el afecto que nos

une, me atrevo a pedirte

un último favor.

adriano: esto no es cierto,

esto no está pasando.

juan: no despidas a santiago

y a fernando.

ellos no tienen la culpa

de nada, solamente siguieron mis

órdenes.

el responsable

soy yo.

no los...

adriano: ¿qué te pasó?

eras mi mejor hombre,

mi mano derecha.

confiaba ciegamente en ti,

me cansé de protegerte.

juan: yo lo sé y por lo mismo,

no sabes cómo me duele.

en serio.

silvia: eduardo,

tengo que hablar un minuto

contigo.

vengo a avisarte para que

no te vaya a tomar por sorpresa.

y para que tengas tiempo

de pensar bien las cosas.

hoy en la tarde va a venir

juan perón.

a pedirte la mano de nuestra

hija.

eduardo: [silba]

silvia: tú no has querido

dirigirnos la palabra.

pero por más enojado que estés,

tienes que entender

que este día iba a llegar alguna

vez.

helena se va a casar con un buen

hombre, que la quiere.

la respeta,

por eso te pido, te suplico

que no le vayas a hacer una

grosería.

adriano: ¿qué pasó para que

cambiaras tanto?

¿ya no te gusta trabajar aquí?

explícame, porque no entiendo

nada.

juan: no, nada de eso,

simplemente me pasó algo

que nunca pensé que me pudiera

suceder.

adriano: ¿qué?

juan: me enamoré.

adriano: [ríe]

no puede ser.

no es justificación para que

hayas cometido tantas tonterías.

¿en serio, todo por una mujer?

juan: nunca me había pasado algo

así.

nunca y créeme que tampoco sabía

que por amor eres capaz de hacer

todo.

adriano: si eso provoca el amor,

ojalá yo nunca me enamore.

juan: lo siento.

silvia: por una vez en la vida

no seas egoísta.

piensa en la felicidad de tu

hija.

en la de tu nieto.

porque aunque él te adore,

lalo necesita la figura de un

padre.

eduardo: [silba]

silvia: bueno, si no quieres

hablar, no puedo hacer nada más.

yo cumplí con avisarte.

[música]

[música]

plutarco: sí, sigo en la línea.

>> la transferencia por tres

millones de dólares se verá

reflejada en su cuenta

en 24 horas.

plutarco: ¿24 horas? perfecto.

se lo agradezco mucho.

[teléfono]

sí, marcela.

marcela: licenciado,

le comunico con el licenciado

reyes.

adriano: plutarco.

plutarco: a tus órdenes, cuñado.

adriano: tienes mi visto bueno

para presentar tu proyecto.

plutarco: estaba en lo cierto,

juan carlos no presentó nada

de nada, su propuesta

era un espejismo.

adriano: en efecto.

no me trajo ningún proyecto.

y no sólo eso,

me presentó su renuncia

con carácter de irrevocable.

plutarco: ¿qué?

nando: ¿renunciar?

juan: le tengo que demostrar

a helena que no estoy jugando

con ella.

y para eso me tengo que

deslindar por completo de grupo

imperio.

santiago: ¿eso quiere decir que

nando y yo tenemos que buscar

trabajo?

juan: no, hablé con adriano y su

puesto está asegurado.

santiago: ¿en serio?

juan: sí, claro.

nando: muchas gracias.

onésimo: señorita preciosa,

¿cómo está? buenas tardes,

¿se acuerda de mí?

el señor garza torres.

servidor y amigo.

qué bonitos ojos.

muy bonitos, gricesitos.

chepina: usted es el admirador

de la señora eugenia, ¿verdad?

onésimo: claro.

chepina: ¿qué se le ofrece?

onésimo: ¿sería posible que me

dejara ver otra vez a doña

eugenia?

todos los de mi colonia

se mueren por un autógrafo.

chepina: como ve, se acaba de ir

el señor notario,

y la señora eugenia, ya ve que

está...

onésimo: pero la vez pasada

usted ya me dejó entrar,

hasta me hizo así.

me acuerdo mucho de esa mirada.

tan bonita.

usted ya me dejó pasar,

¿por qué no me deja otra vez?

chepina: no sé.

onésimo: soy fan.

y a los fans no se le puede

impedir el derecho de estar

cerca de su estrella favorita.

adorándola como se merece.

ándele, la miradita ya me está

diciendo que sí.

chepina: ándele, déjeme cerrar.

onésimo: yo la ayudo.

chepina: gracias.

a la señora le va a dar mucho

gusto verlo.

la última vez la dejó rete

contenta.

gracias.

plutarco: en estos momentos

no le puedes aceptar la

renuncia.

adriano: ¿ahora abogas por él?

plutarco: no es por él,

es que si vamos a presentar mi

proyecto a nombre de grupo

imperio, no nos conviene mostrar

una mala imagen pública.

adriano: explícate bien.

plutarco: que no se vería bien

que hubiera cambios a nivel

de vice-presidencia.

justo cuando estamos entrando

a una licitación de este tamaño.

adriano: entiendo, podría

generar desconfianza.

y una sensación de que la

compañía está fracturada.

plutarco: exacto.

primero el escándalo de

fairbanks, luego el despido de

100 empleadas.

y ahora ¿la renuncia de un

vice-presidente?

es demasiado.

adriano: fue con carácter

de irrevocable.

plutarco: por la amistad que lo

une a ti, bien podría quedarse

unos días.

sería lo mínimo por tantos años

de trabajo.

adriano: lo llegué a querer como

a un hijo.

plutarco: y él a ti como un

padre.

por lo mismo, dile que aceptas

su renuncia, pero que se aguante

unos días.

adriano: de acuerdo,

le voy a pedir ese favor.

que se quede al menos hasta que

salga el fallo del concurso.

eugenia: qué agradable sorpresa.

onésimo: ¿cómo está la diosa más

brillante del firmamento

artístico?

eugenia: sigo estudiando mi

monólogo.

y pronto viene el estreno.

¿quiere escucharlo?

siéntense.

onésimo: sí, pero mejor ahorita

le vengo a platicar de lo que

me trae por acá.

eugenia: otro autógrafo,

los que quiera, vamos.

onésimo: vengo a platicarle ni

más ni menos que de algo grande.

de su próxima película.

eugenia: ¿me lo jura?

onésimo: ¿cómo le voy a mentir

yo a una diva grande del

espectáculo?

este es un proyecto digno de

hollywood.

la raza, y varios más.

eugenia: el cine...

juan: buenas.

[celular]

permítame un segundo, perdón.

¿bueno?

adriano.

adriano: no puedo aceptar tu

renuncia.

juan: agradezco el gesto,

pero mi decisión ya está tomada.

adriano: quédate hasta que se

resuelva lo de playa majagua.

juan: ¿para qué? si el proyecto

es de plutarco. ya no es mío.

adriano: el proyecto es de grupo

imperio.

y tú sabes lo importante que es

mantener la imagen como una

empresa fuerte.

sobre todo después de lo de

fairbanks y el despido de las

empleadas.

juan: sí, lo sé.

adriano: te lo pido como un

último favor, por todos los años

que trabajaste aquí

y por lo que tú sabes que

significa para mí esta empresa.

juan: más allá de trabajo,

tú sabes que te quiero como a un

padre, así que esperaré el fallo

de la licitación,

es lo menos que puedo hacer por

ti.

adriano: gracias, juan carlos.

juan: estás bellísima.

helena: tú también estás

guapísimo.

te ves diferente así.

juan: no, lo que ha cambiado es

que ahora soy un hombre

enamorado.

pero acostumbrate a eso porque

así va a ser de hoy en adelante.

helena: ay, juan.

[pasos]

lalo: chiflando y aplaudiendo.

ambos: [chiflan y aplauden]

helena: [ríe]

lalo: hola, juan.

juan: buenas tardes.

estas flores son para usted.

mire.

silvia: qué amable, están muy

hermosas.

juan: y estas son para vos.

no es cierto.

son para vos, cuidado con las

espinas.

joven eduardo moreno, pero qué

gusto saludarle.

lalo: no sea payaso.

juan: yo espero no molestarles.

pero quisiera mucho hablar

con su marido por favor.

silvia: sí, voy a llamarlo.

se queda en su casa.

¿las pones en agua?

no me tardo.

helena: sí. claro.

yo tampoco me tardo.

juan: [carraspea]

lalo: ¿por qué tan nervioso?

juan: ¿yo?

y porque vine a hablar con tu

abuelo y con vos.

así que muy atento.

porque esto es importante,

y necesito que vos me apoyes.

lalo: ¿será por eso que mi mamá

me puso esto?

juan: eso se llama corbata y te

ves enorme, loco.

lalo: ya, ya.

juan: de verdad.

lalo: abuelito...

juan: buenas tardes, señor.

el primer encuentro que tuvimos

no fue muy afortunado.

pero por favor, permítame

empezar de cero.

soy juan perón.

a sus órdenes.

y bueno...

[música]

eugenia: dígame, ¿dónde firm

onésimo: aquí le traigo una

especie de precontrato.

tiene clausulas, si quiere se

las leo, aunque son muchas.

eugenia: no, no es necesario.

yo confío plenamente en usted.

volver a pisar un set

cinematográfico.

y trabajar otra vez con grandes

celebridades.

con amigos tan queridos.

onésimo: tanto cariño que

se siente, ¿verdad?

eugenia: felini.

onésimo: ese es un director bien

buenazo.

eugenia: claro, ni preguntarlo.

ni dudarlo.

onésimo: tienen futuro todos

ellos.

qué bonita firma.

yo me voy rápidamente porque

tengo que entregar esto

para agilizar los trámites.

eugenia: ¿pero cuándo empezamos

a filmar?

onésimo: pronto, usted no deje

de preocuparse, que yo pronto

voy a estar aquí diciéndole

"a filmar".

mi diosa bella.

a sus pies.

cuídese mucho.

muchas gracias.

adiós.

juan: lo que vine a hacer es

algo completamente nuevo para

mí.

y no le voy a negar que estoy

nervioso.

rarísimo, pero voy a ser

directo.

señor moreno,

vengo a pedirle la mano de su

hija.

y bueno, joven eduardo moreno,

¿usted me daría permiso de

casarme con su madre?

lalo: ¿en serio se quieren

casar?

juan: yo quiero mucho a tu mamá.

y sé que vos sos lo más

importante en su vida,

por eso cuando estemos juntos,

te prometo que vas a seguir

siendo lo más importante

para ella.

y para mí también.

lalo: así sí te doy permiso.

juan: y bueno.

lalo: ¿por qué se enojó mi

abuelito?

silvia: ¿quién sabe?

silvia: ven conmigo a la cocina

a ayudarme.

lalo: bueno.

silvia: perdón.

juan: no se preocupe,

todo bien.

helena: juan...

perdóname, ya empiezas a conocer

a mi papá y me muero de la pena

que sea así contigo.

pero no puedo hacer nada

para evitar que se porte así.

juan: yo entiendo que esto no es

fácil para él.

tranquila, pero eso lo vamos

a resolver después.

ahora tengo algo muy importante

que decirte.

porque yo ya no puedo esperar

más.

helena...

yo no soy...

[celular]

helena: contesta, no importa.

juan: tengo que atender,

disculpame.

helena: sí, te dejo.

para que contestes.

juan: gracias.

papá, estoy ocupado, ¿qué pasó?

claudio: perdón, hijo, pero esto

es muy urgente.

tu mamá se escapó de la casa.

nadie sabe dónde está.

juan: en este momento salgo

para allá, papá, adiós.

helena.

helena: ¿qué pasó?

juan: hay un problema con mi

madre y tengo que resolverlo de

inmediato.

perdoname pero me tengo que ir.

helena: pero, ¿tu mamá está aquí

en méxico?

juan: te prometo que te cuento

todos los detalles, regreso

y si no puedo hoy, te llamo

mañana temprano.

helena: sí, pero qué...

juan: tranquila, vos no te

preocupes.

quiero que sepas que soy el

hombre más feliz del mundo ahora

que sé que vas a ser mi esposa.

quedate muy tranquila, linda,

que todo va a estar bien.

¿sabes por qué?

por que te amo, helena.

helena: yo te amo a ti, juan.

juan: ¿cómo que se escapó?

claudio: no sé, parece que llegó

alguien, chepina se distrajo

unos minutos, y cuando regresó,

la puerta estaba abierta y tu

mamá ya no estaba,

fue cuando chepina me llamó.

juan: ¿llamaste a la policía?

claudio: no, todavía no.

juan: ¿qué esperas?

claudio: no es la primera vez

que tu mamá se escapa.

acuérdate de hace algunos años

cuando empezó con su problema

y no pasó a mayores.

juan: no, porque se la pasa

prácticamente encerrada en la

casa.

juan: por eso mismo,

no tengo idea dónde pudo haberse

metido.

juan: tranquilo, voy a buscarla.

quédate aquí por si regresa.

todo va a estar bien.

silvia: ¿para qué te angustias?

aunque juan se haya tenido que

ir, es un día muy importante

para ti.

disfrútalo.

eduardo, quiero que cenemos

juntos porque...

eduardo: [silba]

helena: papá, si no te has dado

cuenta, mi mamá está hablando

contigo.

no, yo creo que no se ha dado

cuenta.

eduardo: [silba]

helena: ay, ma.

esto ya no puede seguir así.

ya no.

silvia: ¿qué te digo?

helena: voy a hablar con él.

silvia: no.

déjalo, ¿para qué?

mejor ve por lalito para

sentarnos a la mesa.

helena: mi mamá y yo te hemos

aguantado muchas groserías.

pero lo que le hiciste hoy

a juan no tiene nombre.

él vino a pedir mi mano en señal

de respeto.

él es el hombre con el que yo

quiero rehacer mi vida.

y tú ni siquiera te dignaste

a contestarle.

tú mejor que nadie sabe

que desde que nació lalito,

yo me he dedicado en cuerpo

y alma a él.

pero ahora estoy enamorada

de juan.

¿eso no lo puedes entender?

papá,

no te conviertas en un obstáculo

para mi felicidad,

porque aunque esto te moleste

mucho, juan es un gran hombre.

y yo voy a formar una familia

con lalito y con él.

eduardo: ese tipo te va a usar.

hasta que se canse.

y te va a dejar, igual o peor

de lo que te dejó el padre de mi

nieto.

¿sabes por qué?

porque los dos son igual

de miserables.

helena: juan no es un miserable.

juan es una buena persona.

eduardo: juan no es la persona

que tú crees.

te va a engañar,

y cuando estés llorando otra vez

por un hombre, acuérdate que yo

te lo advertí.

Cargando Playlist...