null: nullpx

Lo que aprendí del 'Pollito Pío': Setareh, la bella que desafió los estereotipos

Qué pasó antes y después de que más de veinte millones de personas vieran convertirse a Setareh Khatibi en una sensación viral: la exconcursante de Nuestra Belleza Latina cuenta cómo el certamen de belleza le cambió la vida.
Opinión
Setareh Khatibi participó en tres ediciones de Nuestra Belleza Latina, actualmente tiene el canal de Youtube, 'The Fruit Gipsy', en el que comparte clips sobre su estilo de vida y piezas de comedia.
2017-05-20T09:45:01-04:00
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Recuerdo que tenía 11 años la primera vez que subí a cantar en público y a lo largo de mi vida había participado en muchos concursos de belleza. Mi niñez fue muy inestable y algo que me hacía sentir en casa era estar arriba de un escenario.

Ninguno es parecido a Nuestra Belleza Latina. A diferencia de otros certámentes en los que participé, aquí no te premian por pretender ser algo que no eres, no gana la más bonita sino la más auténtica, la que conecta con la gente, la que manda un mensaje desde el corazón.

Para mi, una chica que no hablaba perfecto el español, que no tenía la apariencia tradicional de una mujer latina, ni el cuerpo perfecto, este concurso me ayudó a entender que uno no tiene que ser la mas bella o la más talentosa para tener éxito, que la perseverancia alcanza.

No digo que fue fácil, antes del ‘Pollito pío’ tuve muchos reveses.

Loading
Cargando galería

La primera vez que participé en Nuestra Belleza Latina vivía en California, trabajaba como host en un restaurante. Animada por mis compañeros del trabajo decidí audicionar: junté mis ahorros y compré un boleto para el casting en Nueva York.

Me fue bien en la audición pero cuando llegué a Miami a la primera ronda eliminatoria me regresaron a mi casa.

Osmel Sousa me había dicho de todo: qué no sabía caminar, que no sabía maquillarme, que no sabía vestirme.

Le di la razón, me tomé sus críticas con buena cara y decidí aplicarlas en mi vida para mejorar.

Me tomó dos años presentarme de nuevo en una audición de NBL. Cuando volví, Osmel me reconoció, notó que había cambiado y mi actitud le gustó.

En esa edición me fue mejor, fui más transparente con el público y conté cosas muy personales, hablé del abuso doméstico que sufrió mi madre, de cómo nos mudábamos de un lugar a otro escapando de una relación tóxica.

Me convertí en la primera finalista del concurso, no gané la corona pero sí el aprecio de mucha gente que me mandaba mensajes diciéndome cuánto se identificaba con mi historia y que habían podido superar retos personales a través de mi ejemplo. Para mi eso era más que suficiente.

Recuerdo que me llegó una carta de una niña, “soy Michelle, tengo 11 años, no puedo votar por ti porque mi familia no tiene teléfono. Te quiero decir que te apoyamos”, decía el mensaje que me conmovió y me recordó que lo importante solo era inspirar a las personas.

Cuando presenté el ‘Pollito pío’ sabía que -aunque me habían dicho que las reinas de belleza no son chistosas ni hacen muecas- yo quería que la gente me amara por lo que yo era.

Antes del reto me preparé mucho, dormía con las bocinas en los oídos para aprenderme la canción, me visualizaba y si tenía 1 minuto de descanso lo usaba para practicar la coreografía con lo que tenía a la mano.

El momento de la verdad fue revelador. Me sentí en mi elemento, recuerdo que todo estaba en blanco, no oía a nadie, no veía a nadie, era totalmente yo y una luz, sentía que estaba en el lugar preciso y en el momento preciso. Nunca me había sentido más con amor, más en casa, más con Dios.

Al día siguiente tocaron mi puerta para contarme que el video ya había alcanzado millones de personas. Yo no entendía, no podía medir la magnitud de lo que estaba pasando. Para mí fue como un mensaje, un ángel diciéndome que estaba en el camino adecuado.

Todos queremos ser aceptados y creo que el mensaje más grande detrás de mi experiencia con el ‘Pollito Pío' ha sido ese: que no hay que tener miedo de ser tú, de divertirse y que, cualquier cosa que hagas en la vida sea con intención y amor. Solo haciendo esto podremos ayudar a los demás, a través de nuestro ejemplo.

Ver también:

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:OpiniónIdentidadBelleza
Publicidad