null: nullpx

Prisión texana recibe tres inmigrantes detenidos por delitos estatales como parte de la estrategia de Abbott de seguridad fronteriza

El gobernador texano, quien ha criticado con dureza las medidas migratorias de Biden, ha promovido que se arresten a inmigrantes por faltas menores, como el allanamiento de morada, puesto que los delitos migratorios corresponden al gobierno federal.
21 Jul 2021 – 10:02 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Una prisión común de un condado de Texas comenzó oficialmente a recibir inmigrantes arrestados por delitos estatales tras presuntamente cruzar ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México, como parte de los esfuerzos del gobernador Greg Abbott, uno de los más duros críticos de la estrategia migratoria del presidente Joe Biden, por aumentar la seguridad fronteriza.

La estrategia de Abbott consiste en el arresto de inmigrantes por delitos que correspondan a una jurisdicción estatal. Este miércoles, tres personas fueron arrestadas por las autoridades del condado de Val Verde bajo cargos de presunto allanamiento de morada, un delito menor que puede alcanzar una pena de hasta un año de cárcel. Los detenidos fueron llevados a la prisión de Briscoe, que había sido desalojada específicamente para albergar indocumentados.

Las penas por delitos migratorios corresponden a las autoridades federales. La iniciativa de Abbott es detener a inmigrantes por delitos estatales porque no tienen el poder jurisdiccional para hacerlo por un supuesto crimen que corresponde al gobierno federal. El fiscal del condado de Val Verde, citado por el Texas Tribune, calcula que los arrestos de este tipo podrían aumentar hasta a 50 por día.


"Si [una persona inmigrante] cruza el río y entra en una propiedad privada, será detenido y conducido a la cárcel por el delito de allanamiento”, explicó Lewis Owens, juez del condado de Val Verde, la semana pasada.

La estrategia fronteriza de Abbott, bautizada como la operación “Lone Star”, ha incluido también el envío de cerca de 1,000 agentes del Departamento de Seguridad Pública de Texas, lo que supone una cuarta parte del total de la fuerza policial estatal, a condados fronterizos o cercanos.

Abbott advirtió en junio que emprendería esta estrategia y ordenó al sistema penitenciario estatal hacer espacio para recibir a los detenidos. Pero la iniciativa se ha topado con críticas puesto que el presupuesto para prisiones de Texas ha sido reducido por el propio Abbott, quien también busca construir un muro fronterizo con fondos del presupuesto estatal del estado y donaciones.

Otro problema es averiguar si la prisión de Briscoe, destinada a albergar a detenidos en espera de un juicio por un delito de mayor gravedad, tiene la capacidad para operar como un centro de detención estatal, que requiere otros estándares.


En un comunicado el miércoles, los funcionarios de TDCJ dijeron que la agencia ha estado trabajando con la Comisión de Normas Carcelarias de Texas y la Comisión de Cumplimiento de la Ley de Texas para convertir la prisión en una cárcel apropiada para los inmigrantes. Por ejemplo, los funcionarios de prisiones obtuvieron una licencia temporal como carceleros, se ha añadido más personal médico y guardias.

Las cárceles del condado de Texas deben enfriarse a 85º F (29.4º C) o menos, mientras que la mayoría de las prisiones de Texas, entre ellas la de Briscoe, carecen de aire acondicionado en las áreas de vivienda. El portavoz de TDCJ, Robert Hurst, dijo que ahora se está enviando aire acondicionado al edificio a través de conductos y alimentado por generadores portátiles.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés

Default

Default