Hispanos

La polémica vida de ‘Zeta’ Acosta, el abogado que desapareció en Sinaloa hace 44 años

Defensor legal de los organizadores de marchas estudiantiles en el este de Los Ángeles en 1968 y una vez frustrado candidato al Sheriff angelino, Óscar ‘Zeta’ Acosta es objeto de un documental del canal PBS. Él desapareció tras su partida a México hace más de cuatro décadas.
24 Mar 2018 – 7:18 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Nada se supo del controvertido abogado Óscar ‘Zeta’ Acosta desde que abandonó California para irse a vivir a México en 1974, dejando atrás su activismo y su escandaloso estilo de litigar en los tribunales, a los que llegaba vistiendo guayaberas, descalzo o incluso armado.

Su desaparición es un misterio no resuelto desde hace 44 años. Reportes indican que fue visto por última vez moviendo una lancha llena de marihuana o cocaína cerca de la costa de Mazatlán, en Sinaloa. Otros especulan que fue asesinado por narcotraficantes, que falleció por una sobredosis de droga o que lo mataron quienes ya no querían escuchar sus agitados discursos en las calles de Los Ángeles.

“Óscar era un abogado chicano que se enfrentó a los jueces y a la policía para defender nuestros derechos. Por eso lo desaparecieron”, dice el activista Carlos Montes, uno de los 13 líderes de las multitudinarias marchas estudiantiles registradas en el este de Los Ángeles en 1968. Ellos fueron representados en la corte por Acosta, a pesar de que las autoridades los tachaban de agitadores y comunistas. Hoy ese movimiento social es considerado un hito para la comunidad hispana en EEUU.

La controversia y la confrontación eran las especialidades de este abogado al que también apodaron ‘Búfalo Café’. Llegó a citar judicialmente a todos los miembros del Gran Jurado del condado de Los Ángeles para -según él- confirmar que discriminaban a los mexicanos, contendió en las urnas para ser el Sheriff de este condado prometiendo en campaña cerrar dicha agencia policiaca y en un momento solo tomó casos legales que afectaban a los mexicanoamericanos o chicanos.

Por eso su vida se volvió el tema de un documental aderezado con dramatizaciones que este viernes salió al aire en el canal público PBS. Se titula ‘Rise and Fall of the Brown Buffalo’ (Ascenso y caída del ‘Búfalo Café’) y cuenta cronológicamente la vida de Acosta, desde su nacimiento en 1935 en El Paso (Texas) en el seno de una familia de campesinos, pasando por sus estudios profesionales en San Francisco (California) y su llegada a Los Ángeles en 1968, donde se volvió un abogado activista.


“Quiero presentar al público una figura importante y transformadora en la historia legal, literaria y cultural de California y Estados Unidos”, explicó el director del documental Phillip Rodríguez, quien ha realizado películas sobre el revolucionario mexicano Pancho Villa, el artista Manuel Ocampo, el comediante George López y el periodista Rubén Salazar, quien fue director de noticias de Univision 34.

“El objetivo es rescatar a esta importante figura histórica de la oscuridad y proporcionar un contexto para un hombre cuya complejidad es emblemática para los latinos de hoy: jóvenes, urbanos, impacientes y listos para retumbar”, agregó el cineasta.

‘Zeta’ publicó en 1972 su primera novela, ‘Autobiografía de un Búfalo Café’, sobre un abogado que lucha por los derechos de un pueblo marginado. Un año después escribió ‘The Revolt of the Cockroach People’ (La revuelta de las cucarachas), una versión ficticia de la Moratoria Chicano de 1970, las marchas que realizaron jóvenes hispanos en Los Ángeles contra la Guerra de Vietnam; así como un relato de la muerte de Rubén Salazar, quien estaba cubriendo dichas demostraciones cuando su rostro fue golpeado fatalmente por una bomba de gas lacrimógeno que lanzó un policía.


El documental también echó mano de un archivo de cartas, historias compartidas por su hijo Marco Acosta, así como el intercambio epistolar con su amigo y rival, el abogado Hunter S. Thompson.

“En mi rincón del mundo solo había tres tipos de personas: mexicanos, okies (campesinos de Oklahoma) y estadounidenses”, escribió Acosta en uno de sus textos. “Tuvimos una regla tácita de que nunca peleabas contra alguien de tu propia clase frente a los demás. En la batalla por la supervivencia grupal, simplemente no debilitas tus defensas al involucrarte en disputas familiares frente al enemigo real”.

El documental destaca la defensa legal que brindó de manera gratuita a los estudiantes y al profesor Sal Castro, quienes se organizaron para sacar de las aulas a 22,000 estudiantes en marzo de 1968 pidiendo mejores oportunidades académicas.

“No tomé ningún caso a menos que fuera un caso chicano”, dice en el filme el actor que lo interpreta. “Y lo convertí en una plataforma para apoyar el punto de vista chicano”, agrega.

Publicidad