null: nullpx

Malaquita, una piedra muy poderosa pero también venenosa

Conoce las propiedades y usos esotéricos de este bello mineral verde, tan asombroso como tóxico.
27 Feb 2021 – 10:49 AM EST
Reacciona
Comparte
1/15
Comparte
La malaquita es un mineral que debe ser tratado con mucha precaución porque tiene un enorme poder, ya que amplifica tanto las energías positivas como las negativas. Es una importante piedra protectora pues absorbe de una forma muy fácil las energías negativas no sólo de tu cuerpo sino en el ambiente. Crédito: Shutterstock
2/15
Comparte
Esta piedra completamente verde pero con algunas bandas concéntricas claras y oscuras es una de las gemas más antiguas usadas por diferentes civilizaciones por sus propiedades sanadoras, curativas y transformadoras. Crédito: Shutterstock
3/15
Comparte
Por ejemplo, personalidades destacadas de Egipto, no sólo faraones, la preferían por su magnífico poder. Los gobernantes cubrían el interior de sus tocados y ropas con malaquitas porque creían que los ayudaría a gobernar mejor. Crédito: Shutterstock
4/15
Comparte
La malaquita es una piedra con propiedades curativas muy interesantes pero a su vez se le considera peligrosa si no se trata con precaución. Lo más recomendable para la aplicación de la malaquita es hacerlo bajo la supervisión de un especialista, como un experto en gemoterapia. Crédito: Shutterstock
5/15
Comparte
Y es que así como es poderosa en el esoterismo, realmente es una piedra considerada muy tóxica y venenosa. Solamente debe usarse si está pulida y trabajada y siempre para uso externo. Jamás debe respirarse su polvo ni lamerse ni mucho menos molerla o preparar un elixir con la piedra porque repetimos, sus efectos son peligrosos. Shutterstock
6/15
Comparte
El beneficio importante de la malaquita es que amplifica las energías positivas. Es, sin duda, una piedra protectora, ya que se encarga de absorber las energías negativas que ensucian nuestro cuerpo y alma, además de lo que viene del ambiente. Crédito: Shutterstock
7/15
Comparte
Esto es, que se cree que la malaquita tiene la capacidad de absorber cualquier tipo de mala energía pero sobre todo, cualquier tipo de radiación, como la contaminación electromagnética o por plutonio, 'curando' las energías del planeta. Crédito: Shutterstock
8/15
Comparte
Las propiedades curativas de la malaquita son numerosas: la usan para combatir los calambres, sobre todo los menstruales y durante el embarazo. Por eso dicen que las viejas parteras la portaban mucho. Además, se cree que cura cualquier tipo de enfermedad de transmisión sexual. Crédito: Shutterstock
9/15
Comparte
La malaquita también ayuda a tratar el asma, a rebajar la presión sanguínea, controlar la artritis, la epilepsia, inflamaciones y problemas con las articulaciones o dolores del bazo, corazón, faringe, laringe, bronquios y amígdalas, pues dicen que potencia el sistema inmunitario. Crédito: Shutterstock
10/15
Comparte
La gema también limpia y activa los chacras. Puesta sobre el tercer ojo aumenta tu poder de visualización y la visión psíquica y, puesta sobre el corazón, aporta equilibrio y armonía. Es capaz de gestionar tus emociones. Crédito: Shutterstock
11/15
Comparte
Mentalmente, la malaquita te ayuda a ir al centro de un problema aumentando tus poderes de intuición y comprensión. Fortalece la capacidad de absorber y procesar la información para entonces buscar la mejor solución posible. Crédito: Shutterstock
12/15
Comparte
La malaquita es también considerada una "piedra de transformación", porque te impulsa a asumir y tomar más riesgos, a ser más aventurero, a buscar un mejor camino o un cambio en tu vida. Te permite vivir con mayor intensidad sin miedo a los errores que cometas. Crédito: Shutterstock
13/15
Comparte
Además, se supone que mejora estados de ánimo, que libera las inhibiciones y nos ayuda a expresar lo que sentimos, al tiempo que desarrolla la empatía hacia los demás para ver y apreciar cómo nos sentiríamos si estuviéramos en su lugar. Crédito: Shutterstock
14/15
Comparte
Curiosamente, también existe el mito de que la piedra advierte a quien la tiene de peligros inminentes. Si existe algún peligro para la persona que lo porta, entonces la malaquita se romperá en pedazos como advertencia o señal de que viene algo malo. Crédito: Shutterstock
15/15
Comparte
Y como absorbe tanta cosa mala que toma del aire y del cuerpo, hay que limpiarla antes y después de usarla. Se pone al sol entre un montón de cuarzos, para que así elimine tanta energía negativa que ha adquirido. Crédito: Shutterstock
Reacciona
Comparte
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés