null: nullpx

Cómo es una lectura de tabaco

Conoce el arte de la tabacomancia, que te da tu suerte con el humo y las cenizas de un puro o cigarro.
11 Sep 2021 – 11:08 AM EDT
Reacciona
Comparte
1/22
Comparte
La tabacomancia es una forma de adivinación que utiliza el humo o las cenizas de un puro, habano o cigarrillo, muy popular en lugares como Cuba pero que también se ha expandido a varios países de Latinoamérica. Crédito: Shutterstock
2/22
Comparte
La adivinación es una destreza que durante siglos ha llamado la atención de un sinfín de culturas, y para aplicar esta habilidad se han usado distintas técnicas, como leer las cartas, una taza de café, una bola de cristal o, como veremos a continuación, el tabaco. Crédito: Shutterstock
3/22
Comparte
En Cuba es común ver a señoras que te ofrecen este servicio y se les puede distinguir porque usan pañoletas en la cabeza, usualmente de color rojo. Ellas llevan muchos siglos practicando esta habilidad, que se dice que fue heredada de culturas afroamericanas. Crédito: Shutterstock
4/22
Comparte
Pero es que desde la antigüedad se creía que el humo tenía propiedades mágicas, ya que el fuego era la fuente primordial de calor, de iluminación, aquella que protegía a la gente no sólo del clima, sino también de bestias amenazantes. Aunque se extinguía, el humo seguía dando calor y se alejaba en el aire dibujando figuras que despertaron la curiosidad. Crédito: Shutterstock
5/22
Comparte
El humo lo usaban también para rituales de protección y purificación. Había adivinos en las comunidades que lo aspiraban, tras quemar hierbas o carbones, para poder entrar en su especie de 'trance' mágico y así, adivinar lo que querían los dioses o inclusive adivinar el futuro de las personas. Crédito: Shutterstock
6/22
Comparte
En nuestros días esta creencia sigue en muchas culturas, y quemar el tabaco para usarlo como manera de adivinación dio como origen la tabacomancia, una tradición que 'sirve' para estudiar el destino de una persona, saber su pasado, presente y tratar de adivinar su futuro. Crédito: Shutterstock
7/22
Comparte
Aunque el punto de la interpretación es la adivinación, las técnicas de la tabacomancia varían entre método y método. En general todas involucran un previo ritual que debe ser planeado y ejecutado con mucho cuidado, paciencia y sobre todo concentración, no sólo del lector sino del consultante. Shutterstock
8/22
Comparte
La lectura se hace usualmente solo con un puro, habano o cigarro, pero en la santería suele acompañarse de ron para tomar un sorbo entre cada fumada. Además, también puede acostumbrarse tener papel y lápiz a la mano, para anotar las consultas. Crédito: Shutterstock
9/22
Comparte
Hay también quienes prefieren rezar un Padre Nuestro o un Ave María antes de la lectura o se santifican. Otros prefieren encomendarse a sus santos, como por ejemplo dentro de la santería. Crédito: Shutterstock
10/22
Comparte
Algunas recomendaciones adicionales a tomar en cuenta antes de comenzar a hacer la interpretación del tabaco es que la persona debe estar tranquila, relajada y hay quienes piden que esté con al menos una hora de ayuno. Crédito: Shutterstock
11/22
Comparte
Muchos también se ponen de acuerdo en que no se debe hacer más de una lectura de tabaco a la semana, porque las interpretaciones pueden confundirse. Además, si el puro o cigarro se apaga a la mitad de la sesión, es señal de que se debe acabar ahí el ritual y esperar al menos hasta el día siguiente para continuar. Crédito: Shutterstock
12/22
Comparte
A la hora de comenzar, el lector pedirá el nombre completo y fecha de nacimiento del consultante. Hay varias opciones para la lectura: tanto el consultante o el lector pueden fumar, puede ser nada más uno de los dos, pero se debe tomar la decisión antes de prender el tabaco. Crédito: Shutterstock
13/22
Comparte
De preferencia, como suele pasar en rituales donde prendemos algo, como una vela, se debe usar cerillos de madera para encender el puro o el cigarro. Algunos incluso utilizan dos cerillos, en forma de cruz, para prenderlo. Crédito: Shutterstock
14/22
Comparte
El consultante hace la pregunta, que debe ser clara y concisa y la puede escribir en el papel si así lo desea. El lector se concentra en ella antes de proceder a encender el puro, que deberá ser sin mucho esfuerzo ni forzando la inhalación o apretando mucho el puro o cigarrillo. Crédito: Shutterstock
15/22
Comparte
El adivino encontrará la respuesta a la consulta dependiendo de varios factores, como por ejemplo: qué parte del cigarro prendió primero, si fue una esquina o fue todo el tabaco o si el puro o cigarrillo se quema parejo o nada más por un ladito. Crédito: Shutterstock
16/22
Comparte
La forma y el color que toman el humo y las cenizas tienen su interpretación. La adivinación es posible debido a que cada persona toma el cigarro y lo fuma de manera diferente y de las huellas que deja es que el lector va haciendo su lectura y sacando sus conclusiones. Crédito: Shutterstock
17/22
Comparte
Las marcas particulares que quedan en el cigarro y la ceniza luego de cada fumada se descifran de distintas maneras. Algunas de las más comunes son las siguientes, por mencionar tan sólo unos ejemplos. Crédito: Shutterstock
18/22
Comparte
Si el cigarro se quema por un solo lado, indica mala suerte, decepciones o tiempos desafortunados. La ceniza pareja indica buena suerte y felicidad. Crédito: Shutterstock
19/22
Comparte
Cuando el borde del tabaco está blanco, habla de amores correspondidos, fidelidad matrimonial o de noviazgo, buena salud y larga vida. Si se ven puntos rojos pequeños señalan ilusiones vanas y desengaños amorosos. Crédito: Shutterstock
20/22
Comparte
Un punto grande blanco significa que viene dinero, sobre todo si te lo deben, además de un compromiso amoroso. Varios puntos blancos significan suerte en los juegos de azar. Crédito: Kenzo Tribouillard/AFP/Getty Images
21/22
Comparte
Si los puntos son negros entonces son obstáculos, disgustos, separaciones ya sea entre amistades o amores. Si más bien sale una raya negra habrá problemas de enfermedades y dinero. En cambio, si es blanca, es sinónimo de buena salud, prosperidad y estabilidad. Crédito: Shutterstock
22/22
Comparte
Es importante recalcar que no hay que manipular el tabaco una vez prendido. Las cenizas deben caer por sí solas, sin que la persona toque el puro o cigarro y, como mencionamos, si se apaga solito, es señal de que la lectura debe acabar. Crédito: Shutterstock
Reacciona
Comparte
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés