Entretenimiento

Un accidente la dejó paralítica y desfigurada: la historia que no conoces de la actriz Jackie Cruz

Encarnar a Marisol 'la Flaca' Gonzales en la serie 'Orange is the New Black' coronó años de esfuerzo de esta joven dominicana, que hoy día inspira a quienes sueñan con lo que creen imposible.
2 Jul 2017 – 8:11 AM EDT

Si alguien tenía excusas para fracasar en la vida esa es Jackie Cruz, a quien hoy el mundo conoce a través de su personaje, la confinada Marisol 'la Flaca' Gonzales, en la serie 'Orange is the New Black'.

Su mamá la tuvo cuando tenía 16 años y residían en el neoyorquino condado de Queens. Apenas tenía cuatro años cuando sus padres se separaron y ella se mudó con su familia materna a Santiago de los Caballeros, en República Dominicana.

Allí recibió el amor y apoyo de su abuela, su madrina y sus tías mientras su mamá estudiaba medicina. Recuerda que veía mucha televisión y notaba que no había mujeres con las que ella, como latina, "viera y dijera ' wao, yo quiero ser como ella'".


Jackie Cruz, mucho más que 'la Flaca' de 'Orange is the New Black'

Loading
Cargando galería

Un día acompañó a su mamá al cine y vieron 'The Bodyguard', la cinta que protagonizó la cantante Whitney Houston y que termina con la interpretación del éxito 'I'll Always Love You'. Jackie salió de ahí convencida de que quería ser como ella: actriz y cantante.

Al poco tiempo, en la casa de su abuelita, descubrió en la tele a Selena Quintanilla y de inmediato se convirtió en su fan. "Me inspiró, mucho", dice en entrevista con Univision Entretenimiento.


Su pasión y determinación era tan inquebrantable, que cuando tenía 16 años, su mamá, que ya había conquistado su sueño de convertirse en doctora, se sacrificó para hacer realidad el de Jackie. Ambas empacaron todo y se mudaron a la meca del cine, Hollywood.

"Ese momento fue el más difícil de mi vida"

En California, menciona, audicionó y fue admitida en la escuela especializada Hamilton High School Academy of Music, donde se pulió en canto, composición musical y actuación. En República Dominicana había tomado clases e incluso tocó por más de una década el saxofón, por lo que estos estudios vinieron a fortalecer aún más sus talentos.

Tenía 17 años cuando se sintió suficientemente "grande" para enfrentarse a su mamá e informarle "que no me gustaban sus reglas. Me mudé de la casa". Su amiga Becky, que iba a la misma escuela y tenía carro, le ofreció un techo y Jackie pensó que tenía la vida resuelta.

Hasta que un día, cuando iban de camino a una fiesta, Becky perdió el control del carro y chocaron. "Yo no tenía puesto mi cinturón (de seguridad) y me salí por la ventana, (quedé) a 20 pies del carro. Desperté dos semanas después, toda confundida. Me miré en el espejo, no tenía nada de pelo. Los ojos estaban cruzados, la cara estaba torcida. Dejé mi frente en la calle, porque no tenía nada", recuerda.

A su lado estaba su mamá. Le contó que había sufrido un accidente y que "tuvo que decirme adiós con un sacerdote" porque los médicos no le aseguraban que viviría. Jackie Cruz fue sometida a una cirugía para extirparle un coágulo del cerebro y tratamiento para curar uno de sus pulmones, que colapsó con el impacto, y uno de sus riñones, severamente golpeado.

Además, sufrió lesiones en su columna vertebral, por lo que tampoco podía caminar. "Me quería morir, por cómo me veía". Y es que si antes pensaba que se le haría difícil ser artista, con este golpe de la vida habían quedado enterrados sus sueños.

Del hospital pasó a un centro de rehabilitación, donde conoció a Mellie Moreno, una niña de ocho años que contrario a ella, jamás podría volver a caminar. "I think you're really pretty", le dijo a Jackie un día, estremeciéndola: "Ella vio una fuerza en mi que yo no sabía que tenía".


Casi cuatro meses más tarde, Jackie comenzó a dar sus primeros pasos sin el auxilio del andador y sus ojos comenzaron a obedecer las señales que enviaba su cerebro. "Soy un milagro de Dios", afirma convencida.

Sueños cumplidos

A los 18 años salió del hospital y regresó a República Dominicana donde se dirigió al gimnasió y primero caminó, luego corrió y después combinó hasta con ejercicios para fortalecer su abdomen.

Cuando se sintió lista, volvió a Estados Unidos y se enfocó más en la música. Aunque había enviado su información a distintas agencias, no la llamaban para trabajos de actuación pues es una latina diferente. "Mi agente decía 'es que no sé dónde ponerte'".

Trabajaba de mesera en la ciudad de Nueva York cuando le dejaron saber que había una prueba para un proyecto de Netflix, 'Orange is the New Black'. Asistió y la llamaron. "Tenía como 25 años cuando salí en la primera", cuenta sobre su participación en la serie que le ha permitido darse a conocer a nivel mundial, durante cinco temporadas ya.


'Flaritza': la amistad de Diane Guerrero y Jackie Cruz que traspasó la pantalla

Loading
Cargando galería

Ese éxito le ha abierto otras puertas para participar en al menos dos películas y trabajar en su propio cortometraje sobre las situaciones que enfrentan las mujeres en el Ejército. En medio de todo, sigue latente su deseo de compartir su música con el público, por lo que pronto podría combinar todos sus talentos en un proyecto.

La clave del éxito del que ahora disfruta, es sólo una: "Trabajo. Si no fuera difícil, todo el mundo lo haría. Tienes que enfocarte y te lo juro, por Dios, que tú vas a hacer lo que quieres".

Lee también:


RELACIONADOS:EntretenimientoCelebridades

Más contenido de tu interés