Entretenimiento

Prostitutas amenazan con dejar el Bunny Ranch si O.J. Simpson acepta un trabajo allí

El dueño del famoso prostíbulo de Nevada informó que las puertas del establecimiento están abiertas para el exfutbolista transformado en actor. Sin embargo, algunas trabajadoras tienen serias reservas.
21 Jul 2017 – 2:27 PM EDT

Tan pronto O.J. Simpson salga de prisión, podrá comenzar a trabajar en el prostíbulo Bunny Ranch, en Nevada, el mismo en el cual en 2015 sufrió una emergencia médica Lamar Odom, exesposo de Khloe Kardashian.

Dennis Hof, dueño del prostíbulo, aseguró a TMZ que tan pronto O.J. Simpson salga en libertad condicional, tendría trabajo en su prostíbulo, como anfitrión.

Simpson, gloria del fútbol norteamericano que luego reenfocó su vida en la actuación, saldría de prisión tan pronto como el 1 de octubre, luego de que este jueves recibiera el visto bueno de la Junta de Libertad Condicional. Cumple una condena de 33 años porque en el 2008 se le declaró culpable de secuestro y robo utilizando un arma de fuego, en Las Vegas, Nevada.


El día en que Kim Kardashian reveló qué había en el portatrajes de O.J. Simpson

Loading
Cargando galería

El atleta trasformado en actor lleva nueve años tras la rejas y ha expresado que tan pronto salga se mudaría a Florida, donde reside buena parte de su familia.

Así las cosas, se anticipa que O.J. Simpson, ya de 70 años, no aceptaría la oferta de trabajo y vivienda en el Bunny Ranch, establecimiento en el cual no cayó muy bien la propuesta hecha por su dueño.

Siempre de acuerdo con lo reportado por TMZ, algunas de las trabajadoras del sexo del Bunny Ranch advirtieron que si O.J. Simpson aceptaba el trabajo allí, ellas renunciarían pues su presencia no las haría sentir seguras.


Y es que en el 1994, Simpson fue acusado de asesinar a puñaladas a su exesposa y madre de sus dos hijos menores, Nicole Brown y al amigo de ella, Ronald Goldman. Robert Kardashian, padre del ahora famoso clan compuesto por Kim, Kourtney y Khloe, formó parte de su equipo de defensa.

En el 1995, un jurado lo encontró "no culpable" de los hechos que se le imputaron.

Dos años más tarde, en el juicio civil, sí se le declaró culpable y se le ordenó pagar 33.5 millones de dólares a las familias Brown y Goldman, lo que no pudo hacer.

Más contenido de tu interés