null: nullpx
Entretenimiento

Jacky Bracamontes, una mamá cariñosa pero firme: así educa a sus tres hijas

La actriz se describe a sí misma como una 'todóloga' con las prioridades muy claras: su familia es lo primero. Las pequeñas Jacky, Carolina y Renata llenan su vida, pero la maternidad no es un camino de rosas.
29 May 2017 – 2:35 PM EDT

La actriz Jacqueline Bracamontes siempre quiso ser madre y en algún momento de su vida llegó a pensar que nunca le tocaría. A pesar de algunos reveses que sufrió en el camino, ahora es madre de tres niñas con las que ha aprendido una faceta antes desconocida en ella, la de ser mamá. Esta experiencia la contó en su libro autobiográfico, 'La pasarela de mi vida', pero en Univision Entretenimiento quisimos saber un poco más sobre cómo es el día a día de Jacky con sus tres hijas: Jacky, Carolina y Renata.

Madre por encima de todo

"Nadie nace sabiendo ser mamá, he aprendido paso a paso. Ha sido el mejor trabajo, la mejor tarea el ser mamá. Estoy muy agradecida ante Dios por haberme dado la fortuna, porque desde muy chiquita soñaba con ser mamá. En cierto momento me pregunté si me tocaría", explicó Jacky que en la actualidad se describe a sí misma como ' todóloga'.

"No es fácil ser mamá de tres niñas, aparte trabajar y tener un marido exigente. Trato de ser todóloga, de poner las prioridades bien claras. Mi familia y mis hijas son mi prioridad, pero también me siento muy realizada trabajando en lo que me gusta. Trato de combinar las cosas lo más que se puede sin descuidar a mi familia".


Mamá negociadora


Nostálgica recordó sus primeras experiencias con Jacky, que ahora tiene 4 años y cómo fue modificando su proceder con sus otras dos pequeñas, Carolina de 3 años y Renata de 10 meses.

"Con Jacky fui muy sobreprotectora, igual su papá (Martín Fuentes), pero no hay que ser así, al contrario, para que ellas también salgan adelante en el mundo. Lo aprendes con el tiempo y ya cuando llega el segundo hijo, es más fácil y con el tercero más".

La organización es elemental porque mientras una pide que la vistan, a lo mejor la otra hija quiere que mamá la tome en brazos. Jacqueline nos contó que sus hijas son comprensivas al respecto pero cuando la demandan al mismo tiempo, trata de negociarlo.


"La verdad mis hijas son unas niñas muy lindas, obviamente requieren la atención de mamá y quieren que esté pegada a ellas, que les haga todo. Aunque tengo una persona que me ayuda y las adora, piden que 'mamá me cambie', 'me bañe', 'me rece', 'me dé de cenar', yo me siento la más afortunada y trato como todo en la vida, ser todóloga y negociar con ellas. Cuando las dos mayores quieren que las bañe, primero lo hago con una y luego con la otra, ni modo, a turnos".

Renata: la pequeña

Recientemente, la más pequeña de sus hijas le hizo vivir uno de esos momentos inolvidables que compensan muchos desvelos.

"Se triplicó la cosa, Renata está muy chiquita y no exige que mamá esté cerca de ella porque las dos mayores son muy exigentes conmigo, pero tengo mis momentos con ella de éxtasis. Hace unos días que me dijo mamá por primera vez, me hizo llorar de la emoción, porque llevaba meses diciendo papá y hasta ahora dijo mamá".


Jacky Bracamontes y su familia de vacaciones en Disney

Loading
Cargando galería

Los berrinches


Por la edad que tienen sus tres hijas, es lógico que pasen por los famosos berrinches, pues están aprendiendo a lidiar con sus emociones y a respetar los límites. Así resuelve la actriz estos desplantes:

"No son nada fáciles l os berrinches, de hecho me vuelven un poco loca. Me desquician muchas veces, pero respiro profundo, hablo con ellas y (trato de) no hacerle caso al berrinche y si no quieren entender, las dejo y les digo: 'Así mamá no responde contigo, estás haciendo berrinche y gritando, no funciono, cuando quieras hablar conmigo, hablas', y las dejo solas".

Cuando alguna de las niñas no quiere comer, no se preocupa demasiado porque sabe que en algún momento les dará hambre.

"La verdad las tres comen superbien y si un día (alguna) me dice 'no quiero comer'... ya le dará hambre y la dejó. Hoy en la tarde Caro no quiso comer sopa de verduras, por más que le insistí, ¿qué hago?, ya por la noche cenará algo de verdura. Es el equilibrio, si en un momento no quieren comer, no pasa nada, tampoco se la vas a meter a fuerza".

La firmeza de mamá


Además de los berrinches, Jacky, como cualquier otra mamá, tiene que equilibrar las ganas de complacer a sus pequeñas con la necesidad de decir 'no', aunque eso vaya a originar una situación de tensión en el hogar.

"Soy una mamá firme. Trato de no gritar mucho, de buscar el lado amable a la situación. Trato de educar con amor pero siempre poniendo límites. Aunque con sus caritas me derriten, me controlo, porque imagínate que a una niña le des todo y haces lo que ella quiere, pues no se vale. Sigo eso de educar con amor, pero con límites".

La actriz se guía por el ejemplo que le puso su mamá, Jacky Van Hoorde, que siempre le dedicó tiempo a cada uno de sus hijos, cosa que la actriz agradeció antes de finalizar la entrevista.

"Hasta el día de hoy está conmigo, aconsejándome. Le doy gracias a la vida por permitirme tener una mamá como la que tengo. Le pido a Dios, todas la noches, que me dé vida para estar con mis hijas".


Publicidad