null: nullpx

Hoy se venera a Shangó, el orisha más popular. Conoce su historia

Shangó, dios de la religión Yoruba gobierna la justicia, los relámpagos, el fuego, los tambores y la danza.
4 Dic 2020 – 07:00 AM EST
Reacciona
Comparte
1/18
Comparte
Rey de la religión Yoruba y uno de los Orishas más populares, Shangó gobierna sobre la justicia, los relámpagos, los truenos, el fuego, los tambores y la danza. Es un guerrero con ingenio y temperamento rápido y es el epítome de la virilidad. Shutterstock
2/18
Comparte
Shangó representa la necesidad y la alegría de vivir, la intensidad de la vida, la belleza masculina, la pasión, la inteligencia y las riquezas. Fue el primer dueño e intérprete del oráculo de Ifá y es adivino e intérprete del oráculo del Diloggún, del Biange y de Aditoto. Crédito: Shutterstock
3/18
Comparte
Shangó tomó la forma del cuarto Alafin (rey supremo) de Oyó en la Tierra por un tiempo. Está casado con Obba pero también se relaciona con Oyá y Oshún. Es un orisha fuerte que ama todos los placeres del mundo, como lo son las mujeres, la danza, tocar los tambores, cantar y comer. Crédito: Shutterstock
4/18
Comparte
Sus colores son el rojo y blanco y se reconoce a sí mismo con los números cuatro y seis. También suele ser representado por un hacha de doble cabeza. Crédito: Shutterstock
5/18
Comparte
La historia de Shangó se remonta cuando llegó en un momento trascendental de Yoruba, donde las personas se habían olvidado de las enseñanzas de Dios. Shangó fue enviado con su hermano gemelo por Oloddumare para limpiar a la sociedad y para que el pueblo siguiera nuevamente una vida pura y las enseñanzas del Dios único. Crédito: Shutterstock
6/18
Comparte
Sin embargo, luego de que se hizo rey el pueblo comenzó a decir que Shangó era muy estricto e incluso tirano. Como en aquel tiempo las leyes decían que si un rey dejaba de ser querido por su pueblo debía morir, Shango terminó con su vida ahorcándose, pero regresó en la forma de su hermano gemelo Angayú quién con el uso de la pólvora, acabó con los enemigos de Shangó, y a partir de ahí comenzó a ser adorado como Orisha y fue llamado el Señor de los Truenos. Crédito: Shutterstock
7/18
Comparte
Durante su reinado, Shangó fue uno de los reyes Yorubas que ayudó a construir las formaciones de batalla y gracias a sus conquistas, el imperio Yoruba se extendió desde Mauritania hasta Gabón. Se hizo famoso sobre todo por su caballería de guerra, la cual tuvo un papel fundamental en la construcción del imperio. Wikipedia
8/18
Comparte
Shangó es llamado Yakutá (el lanzador de piedras) y Obakoso (rey de Kosso). Su nombre significa “revoltoso”. Fue el cuarto Rey de Oyo y también el primer awo, cambió el ashe de la adivinación con Orunmila por el de la danza. Wikipedia
9/18
Comparte
Es dueño también de los tambores Batá debido a que intercambió el oráculo de Ifa con Orula por los tambores Batá, Wemileres, Ilú Batá o Bembés. En la iglesia católica es representado con Santa Bárbara la cual tiene su fiesta el 4 de diciembre, de acuerdo al calendario santoral católico. Su día de la semana es el sábado. Crédito: Shutterstock
10/18
Comparte
Shangó se sincretiza con Santa Bárbara debido a cuando los dioses africanos llegaron a Cuba disfrazados de santos católicos, para evitar ser descubiertos y poder permanecer con sus hijos traídos como esclavos a estas tierras de América. Shutterstock
11/18
Comparte
La relación entre Santa Bárbara y Shangó se establece por el hecho de que para apartarla de los hombres que la deseaban, su padre (que era pagano) la encerró en la torre de un castillo, cuando conoció que su hija se había convertido al cristianismo, la entregó a los tribunales y fue condenada a muerte por no renunciar a sus creencias. Poco después su padre fue fulminado por un rayo. Shutterstock
12/18
Comparte
También se cuenta que el padre de la Santa quería casarla y ella se negó y se cortó los dos pechos para que la repudiará su futuro esposo. Entonces el padre la sacó por toda la plaza encima de un caballo para que fuera vista por todo el pueblo y pasará vergüenza, por lo que solicitó al cielo que nadie pudiera verla y una tormenta tapó su paseo a través de nubes que la envolvieron por completo. Shutterstock
13/18
Comparte
Debido a estas historias y por representarse con una espada, se le asocia con Shangó, ya que existe una leyenda en el pataki donde éste se transforma en mujer para escapar de sus enemigos. De esta leyenda nace el que se le asocie con la santa católica. Shutterstock
14/18
Comparte
Su receptáculo es una vasija de madera, preferentemente de cedro, con tapa, que se sitúa arriba de un pilón que muchas veces puede tener forma de castillo. Sus atributos principales son seis herramientas hechas en cedro. Hachas, espadas, rayos, tambores, una mano de caracoles, corona, copa, un sable, maraca de güira y una maza. Shutterstock
15/18
Comparte
Sus objetos de poder son un hacha doble, una copa y una espada. Sus collares o elekes se confeccionan alternando cuentas rojas y blancas. Shangó se viste con una camisa roja suelta y pantalones blancos de listas blancas y rojas. Crédito: Shutterstock
16/18
Comparte
También puede vestir pantalones blancos cortos con las patas cortadas en puntas. Su pecho está al descubierto y se le agrega una chaqueta corta que puede ser roja o de listas blancas y rojas. En su cabeza lleva una corona, a la que a veces se le da la forma de castillo. Crédito: Shutterstock
17/18
Comparte
En la ofrenda a Shangó, se regala amalá hecha a base de harina de maíz, leche y quimbombó, plátanos verdes, otí, plátano indio, vino tinto, maíz tostado, cebada, alpiste, etc. Se le ofrecen carneros, gallos, codornices, jicotea (tortuga de río), gallina de guinea, palomas, etc. Crédito: Shutterstock
18/18
Comparte
Sus ewe son el bledo punzó, atiponlá, platanillo de Cuba, Ceiba, paraíso, cedro, álamo, baría, zarzaparilla, bejuco carey, bejuco colorado, almácigo, camagua, combustera cimarrona, caña de azúcar, cebolla, caoba, flamboyán, guano blanco, guano prieto, laurel, maíz, palo amargo, mamey colorado, palo boma, hierba jicotea, piñón, piñón botija, quimbombó, ruda, tomate, travesera, yaya, palma, peonía, hierbabuena, trébol, canistel, filigrana y yaba. Crédito: Shutterstock
Reacciona
Comparte
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés