null: nullpx
The Avengers: Infinity War

El momento más devastador fue totalmente improvisado por Tom Holland y este fue su secreto

Publicado 2 May 2018 – 01:23 PM EDT | Actualizado 2 May 2018 – 05:13 PM EDT
Reacciona
Comparte
Antes de comenzar con el artículo debo asegurarme que quede claro algo: a continuación existirán spoilers y haré especial énfasis en un momento devastador y sorpresivo. Si no has ido al cine y no quieres arruinar tu experiencia, no continúes.

Thanos completó el guantelete, sin embargo, Thor logró herirlo de gravedad. No obstante, sea por misericordia o imprecisión, el dios del trueno no fue letal y permitió que el titán chasqueara sus dedos. En un pestañear, la mitad del universo había desaparecido, y entre los seres que se desvanecían en cenizas y polvo perecían, también, varios Avengers, aunque, sin atisbo de duda, fue Spider-Man quién más nos impactó.

Abrumado, desesperado y sincero, Peter se aferra a Tony suplicando: «no me siento muy bien, señor Stark, no me quiero ir… lo siento». Breves palabras que describen la atormentada despedida de un adolescente que es un héroe, pero, a su vez, un niño.

Ahora bien, esa montaña rusa de sentimientos experimentados durante el final responde y reacciona a la interpretación de Holland que, si bien no es merecedora de un Oscar, conecta con el público de maneras en las que otros films de superhéroes no habían logrado. Tal actuación no fue parte del guión, sino más bien un destello de genialidad por parte del joven Holland.

Las instrucciones de los hermanos Russo, directores de la película, fueron específicas y escuetas: «Tom, escucha, Spider-Man no quiere morir».

La directriz era suficiente como para que el actor se despidiera con un simple «lo siento» o «adiós», sin embargo, Holland fue un paso más allá y encarnó la verdadera esencia del Peter Parker de los cómics, en su etapa más temprana y juvenil, cuando la duda entre lo que debía hacer, representar e incluso 'ser' se contraponía con los sentimientos fluctuantes y temerosos de un adolescente que irrumpía en un mundo de peligros, crimen y consecuencias irreparables.

Fueron su apego al cómic y la mismísima naturaleza del superhéroe en papel las que impulsaron esta actuación fantástica. Gracias, Tom, tu fanatismo y pasión me llegaron al alma. Espero que, de alguna forma, regreses para Avengers 4.

Y tú, ¿qué piensas al respecto? ¿Fue este momento el más desgarrador de la película? ¿Podría compararse con el deceso de Logan, si hablamos de escenas en películas de superhéroes?

Esperamos tus comentarios.

Reacciona
Comparte