null: nullpx
harry y meghan

Por qué el bebé de Harry y Meghan romperá los esquemas y hará historia en la realeza británica

Publicado 16 Oct 2018 – 09:34 AM EDT | Actualizado 16 Oct 2018 – 09:34 AM EDT
Reacciona
Comparte

Se nota que cada vez el mundo va avanzando más y más hacia la aceptación de la diversidad de la que está conformado. Tan solo hace cincuenta años, la idea de que un príncipe británico se casara con una estadounidense de ascendencia africana habría levantado varios pares de cejas. En este sentido, una nota de la CNN recuerda cómo el rey Eduardo VII del Reino Unido tuvo que abdicar para casarse con una estadounidense divorciada.

Hacia un mundo más integrado y libre de racismo

Recordemos que durante la discusión del Brexit hubo un clima muy racista contra los refugiados de guerra; la presencia de Meghan dentro de la familia real marcó una antítesis a esta idea. De hecho, hoy podemos ver a la figura de Doria Ragland, la madre afroamericana de Meghan Markle, junto a la de la mismísima reina Isabel, compartiendo la relación de consuegras.

El público británico ha abrazado a Meghan con una calidez inesperada; su boda con el príncipe Harry fue recibida por olas de felicitaciones de sus fans, lo mismo que su embarazo. En la primavera de 2019 nacerá el primer príncipe o la primera princesa de ascendencia americana (y africana) en la línea de sucesión. Ya hay algunos miembros de la realeza de ascendencia americana, pero son demasiado lejanos a la reina. Este bebé será su bisnieto o bisnieta. No solo su ascendencia americana es destacable: será también el primer bebé birracial de toda la familia, al igual que su madre.

El bebé cargará con una responsabilidad muy grande sobre sus hombros y, al igual que Meghan, se convertirá en un símbolo para toda la comunidad birracial de Gran Bretaña y el mundo, tal como lo comentó la Dra. Sarah E. Gaither, profesora de psicología y neurociencia de la Universidad de Duke, a la revista People.

El oportuno shock de esperanza

La familia real tiene una habilidad muy grande para que sus eventos importantes coincidan con los del país, y, quizá, con el momento en que la gente necesita un golpe de esperanza, como rescata la CNN. Cuando Kate y William se casaron en 2011, el Reino Unido estaba atravesando una crisis económica; cuando en 1947, la reina Isabel (entonces princesa) se casó con el duque de Edimburgo, el país también tenía dificultades económicas debido a la guerra y estaba en una política de racionamiento; ahora, Meghan y Harry tendrán un hijo unos días después de que ocurra el Brexit, la separación del Reino Unido de la Unión Europea, algo que también traerá consecuencias políticas y económicas.

Lee también:

Reacciona
Comparte