null: nullpx
Christopher Nolan

¿Y si Austin Powers fuera una película de espionaje seria y solemne?

Publicado 27 Jun 2016 – 06:14 PM EDT | Actualizado 26 Mar 2018 – 10:34 AM EDT
Reacciona
Comparte

Se dice que fue después de ver Batman Begins, de Christopher Nolan, que los encargados de Eon Productions decidieron hacer un reboot de la saga de James Bond con un enfoque del personaje inspirado en éste, uno más realista y oscuro, en contraposición a la versión más tradicional, glamorosa y divertida.

Así llegó Daniel Craig al papel y la película Casino Royale.

La influencia de Nolan y su tono serio no haría más que expandirse después con The Dark Knight (ver por ejemplo: la filmografía de Zack Snyder), a tal punto que esa renuncia a cualquier rasgo de diversión, humor o extravagancia se convertiría en regla obligada para cualquier película de acción que se preciara de tal y tuviera intenciones de ser considerada importante y profunda.

También se generó una suerte de prejuicio generalizado: si tiene chistes no puede ser bueno o es para niños (eje central de las críticas de muchos fans de DC a las películas de Marvel).

Pero si hubo una saga que no tenía miedo de hacer chistes, desde los más tontos hasta los más rebuscados, y ser al mismo tiempo brillante, era Austin Powers, precisamente una sátira de las clásicas películas y series de espionaje.

Como toda buena sátira, Austin Powers combinó la exposición de los vicios más comunes del género (las tramas absurdas, los villanos extravagantes y unidimensionales, las insinuaciones sexuales) para reírse de ellos, pero al mismo tiempo haciendo uso de ellos, lo que funciona como homenaje.

Si hay algo que no fue Austin Powers es seria y solemne, pero a alguien se le ocurrió editar un tráiler falso de la saga protagonizada por Mike Myers, con la música adecuada para que sea idéntico al tráiler de unas de esas películas de las que hablábamos antes.

Ahora sólo resta esperar por Austin Powers 4, una película que está en los planes desde hace mucho tiempo pero no ha llegado a concretarse.

Una sátira de las películas que se toman a sí mismas demasiado seriamente sería adecuada y digna de ver.

Reacciona
Comparte