Chismes

Los perros de Jennifer López irritan a sus vecinos de Los Hamptons

Los cinco perros de la cantante paralizaron por completo un salón de belleza de Nueva York.
18 Ago 2016 – 10:51 AM EDT

Aunque la cantante Jennifer López se encuentra completamente volcada en sus compromisos profesionales -sus conciertos en un casino de Las Vegas y la grabación de la nueva temporada de la serie 'Shades of Blue'-, eso no significa que sus dos bulldogs, Bear y Rocky, así como los otros tres perros que tiene en su residencia veraniega de Los Hamptons, Nueva York, se encuentren desatendidos, ya que los cinco canes disponen de un cuidador que los lleva regularmente a un exclusivo salón de belleza para que irradien la misma elegancia que su famosa dueña.

Sin embargo, como informa el portal de noticias Page Six, la última visita de sus mascotas a la 'Dog Store' (Wainscott, Nueva York), no ha estado exenta de polémica, ya que varios de los vecinos que también acuden con frecuencia al popular establecimiento para acicalar a sus perros se han quejado públicamente del trato preferente del que siempre disfrutan Bear, Rocky y sus amigos cada vez que llegan al local.

"Todos los viernes, dejamos a nuestros perros en la 'Dog Store' mientras hacemos unos recados por la zona, pero la última vez que los llevamos, nos dijeron que el salón estaba cerrado porque las mascotas de Jennifer Lopez estaban dentro. Estuvieron ahí todo el día y no nos dejaron acceder en ningún momento", aseguró una vecina al citado medio.

Fuentes cercanas al personal que vela por el bienestar de los canes han revelado que, entre los sofisticados tratamientos a los que se vieron sometidos, se encuentran largos masajes con aceites perfumados, sesiones de pedicura y peluquería y un intenso cepillado de dientes que, en total, elevaron la factura final hasta los 350 dólares por animal.

JLo pasó un día entre chicas con su mami

Loading
Cargando galería

Varios testigos señalaron a la misma publicación que los cinco perros y su cuidador fueron trasladados desde la mansión de JLo hasta la boutique -que comercializa toda clase de artículos de lujo para la vida animal- en una limusina de grandes dimensiones, el mismo vehículo que les recogió del establecimiento cinco horas más tarde para llevarles a casa.

Totalmente ajena al malestar que ha generado entre los residentes de Los Hamptons la presencia en el barrio de sus cinco canes, la cantante sigue disfrutando al máximo no solo de la gran acogida que tienen sus espectáculos musicales en la ciudad del juego, sino también de las muchas visitas que ha venido recibiendo de algunos de sus mejores amigos. Mientras que hace unos días eran su exmarido Marc Anthony y su actual mujer, Shannon de Lima, los que se fotografiaban con ella tras un concierto, poco después la propia cantante compartía en su Instagram una imagen en la que posaba sonriente junto a la actriz Drew Barrymore.

Más contenido de tu interés