Joan Rivers dejó su herencia a sus mascotas y familia

Su fortuna de $150 millones pasará a manos de su hija, nieto y también de sus mascotas, además del lujoso departamento ubicado en Manhattan.

La comediante, Joan Rivers, tenía todo en regla para que cuando muriera, no hubiera ningún problema. Tal es el caso de su herencia, la cual fue repartida entre sus mascotas y familiares.

Fuentes como el 'Daily Mail', revelaron que en vida, Rivers pidió que cuando todos sus perros murieran, fueron cremados, y que las cenizas fueran mezcladas con las de ella.

Pero esa no fue la única petición de la conductora de 'Fashion Polica', según se rumora, su fortuna de $150 millones pasaría a manos de su hija Melissa Rivers, su nieto Cooper y también de sus mascotas, además del lujoso departamento ubicado en Manhattan y valorado en nada menos que $35 millones.

Finalmente otro de los deseos de Rivers que se dieron a conocer, fue que que sus fieles caninos, Samantha y Teegan y otros dos que tenía en California, quedaran a cargo de Jocelyn Pickett, su exasistente, según reveló Tracie Hotchner, ahijada de Rivers.

Imagínense lo querida que era la famosa, que el actor, Hugh Jackman, cantó en su funeral, una petición que fue hecha por Rivers antes de morir.

RELACIONADOS:Noticias