¿Cómo se repartirán los millones de la Duquesa de Alba?

Cayetana falleció siendo una de las mujeres más ricas de toda España, ¡no sin antes aclarar a quién heredar su fortuna valuada en millones!

Su fortuna está valorada en unos 3.700 millones de dólares, entre sus seis hijos.

Después de tres meses de haberse unido en sagrado matrimonio con el 'ex' funcionario Alfonso Díez Carabantes, Cayetana Fitz-James Stuart, firmó ante notario en Madrid su testamento y la repartición de su herencia.

Su marido Alfonso Díez, de 64 años de edad, firmó en 2011 un total de quince cláusulas por las que renunciaba a "cualquier título, derecho u honores que le pudieran corresponder como fruto de su matrimonio (con la duquesa de Alba)".

Los hijos de la duquesa no quedaron satisfechos con este "gesto" de su padrastro, por lo que ella los reunió a todos en Madrid para repartir anticipadamente buena parte de su patrimonio personal e histórico, mismo que no es cualquier cosa, pues Cayetana sin duda era una de las mujeres más ricas de toda España.

La herencia personal de la Duquesa de Alba se dividió en tres partes iguales: la legítima, la de mejora y la de libre disposición: y quedó de esta manera:

Cada uno de sus hijos heredará casi 70 millones de dólares de la legítima y otros tantos de la parte de mejora. La parte de libre disposición podría repartirse libremente, legándola a asociaciones benéficas o a su viudo, 24 años menor que ella.

La Fundación Casa de Alba pasa a manos del primogénito y heredero, Carlos Fitz-James Stuart, quien tendrá la responsabilidad de preservar su legado histórico. Los  títulos nobiliarios de la casa, entre ellos, el de duque de Alba, de Berwick, de Liria y Jérica tambié quedarán bajo su nombre, al igual que las fincas rústicas.

El nieto mayor de la duquesa,  Fernando Fitz-James Stuart y Solís, primogénito de Carlos, le tocó el  Palacio de las Dueñas, de Sevilla, de acuerdo con la tradición de que este emblemático palacio recaiga siempre en el futuro duque de Alba.

Alfonso Martínez de Irujo y Fitz-James Stuart, duque de Aliaga, será el encargado, junto con su hermano mayor, de las finanzas de la Casa de Alba. También recibió varias parcelas rústicas y la finca del antiguo castillo de El Tejado en Calzada de Don Diego, en Salamanca.

Alfonso también reclamó a su madre siete títulos nobiliarios, entre ellos, el Ducado de Híjar, los condados de Guimerá, de Ribadeo, de Aranda y el de Palma del Río, tres de ellos con Grandeza de España; pues fue una petición del abuelo de la duquesa.

Jacobo Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo recibió varias fincas rústicas; Fernando Martínez de Irujo y Fitz-James Stuart, marqués de San Vicente del Barco, heredó la mansión de Las Cañas en Marbella y propiedades agrícolas.

El conde de Salvatierra, se quedó con el palacio de Arbaizenea en San Sebastián y el cortijo Las Arroyuelas, un gran latifundio en Sevilla; además del ducado de Arjona.

Eugenia Martínez de Irujo y Fitz-James Stuart, duquesa de Montoro, recibió la mansión de Ibiza donde veraneaba la duquesa de Alba; además del cortijo de La Pizana, una finca de Gerena.

RELACIONADOS:Noticias