null: nullpx

Acapulco despide a David Ferrer como El Rey

David Ferrer recibió un emotivo homenaje al terminar su participación en el Abierto Mexicano, su último torneo como profesional que jugará fuera de España.
28 Feb 2019 – 3:17 AM EST

ACAPULCO, México.- El Rey no ha muerto, ni siquiera podemos decir que ha abdicado: David Ferrer ha dejado los torneos internacionales como parte de un homenaje que solo se le haría a alguien de casa.

Tan pronto terminó el partido ante Alexander Zverev que significó el fin de su participación en el Abierto Mexicano 2019, 'Ferru' se quitó su icónica banda de la frente, se despidió con un abrazo de su rival, hizo lo propio con el juez de silla y fue al otro lado de la cancha. Ahí, en la unión de las líneas de saque, dejó la tela que no solo le protegía del sudor, sino también le dio un sello distibtivo ante el mundo del tenis.

Raúl Zurutuza, director del torneo, le dedicó unas palabras. Lo llamó amigo. Y Ferrer se dejó consentir por el público que por tres lustros se maravilló con su tenis, lo vio cuatro veces alzar el 'Guaje de Plata' y ponerse el sombrero charro: el único que, a la fecha, lo ha hecho parado sobre superficie de arcilla y de cancha dura en Acapulco, pues nadie más ha sido campeón en las dos pistas, ni siquiera su compatriota Rafael Nadal.

Recibió un obsequio: una sonaja de plata para el pequeño Leo, su hijo que aún no llega al año de edad y que crecerá entre historias de épica donde su padre es el protagonista. Ferrer fue uno de los notables de la era de los cuatro grandes y de los tres gigantes más temibles que hay en la historia del tenis, uno de los que llegó a ponerse en algún momento entre ellos.

Posteriormente y entre confeti azul y plata, el mariachi llegó en su honor para cantarle 'El Rey', la popular canción mexicana, no porque así se le conozca, sino porque eso es: el máximo campeón que ha tenido el Abierto Mexicano en sus 26 años de historia.

David Ferrer ha dejado su banda color rojo en la pista. Eligió Acapulco como su último torneo fuera de España y solo está a la espera de presentarse en el Conde de Godó de Barcelona y el Masters de Madrid.

Por primera vez, Acapulco hizo una premiación sin campeón, porque se trataba del Rey.

Publicidad