Manchester City

Opinión | PSG y Manchester City, los fracasos de los nuevos ricos que se encapricharon con la Champions

El club parisino y el inglés demuestran que hay cosas, como la Liga de Campeones, que el dinero no puede comprar. Ambos fueron los que más dinero invirtieron para esta edición...
5 Abr 2018 – 12:15 PM EDT

Una conocida publicidad decía que hay cosas que el dinero no puede comprar. Y una de ellas es el título de la Champions League o, por lo menos, no lo puede comprar solo. Los recientes casos (más bien fracasos) del París Saint-Germain y del Manchester City así lo demuestran. Ambos son los clubes que más invirtieron en refuerzos para esta edición de la Copa.

El PSG desembolsó 418 millones de euros para quedarse con la Orejona y apenas llegó hasta los octavos de final, cuando el Real Madrid lo devolvió a su realidad. Mientras que el City de 'Pep' Guardiola pagó 244 millones de euros para mejorar su plantilla y se encuentra al borde de la elminación en cuartos de final tras la paliza que le dio el Liverpool.

La Champions, salvo excepciones como el Chelsea del 2012 (por citar el más reciente), no la suelen ganan los nuevos ricos, aquellos que a fuerza de billetazos tratan de hacer historia y construir en pocos años los que a otros les llevó toda una vida. La Liga de Campeones, caprichosa como toda gran competencia, se muestra inmune al coqueteo obsesivo y apurado, como el del PSG y del City. Prefiere quedarse con los que planifican, con los que no cambian técnicos y jugadores de un año a otro como si fueran material descartable.

El París Saint-Germain, con su presidente y cara visible Nasser Al-Khelaifi (el dueño es en realidad el emir de Qatar Tamim bin Hamad Al Thani), reiventó las reglas del mercado de pases al usar la cláusula de rescisión, hasta entonces impagable, para birlarle a Neymar al Barcelona en la fabulosa cifra de 222 millones de euros. Además provocó un efecto dominó, haciendo que los otros clubes salieran a vaciar sus reservas con tal de seguir siendo competitivos.

El Manchester City, con otro jeque y sus petrodólares a la cabeza como Mansour bin Zayed bin Sultan Al-Nahyan, no gastó en un superfichaje como el de Neymar, pero sí se llevó a seis jugadores por los que pagó 50 millones o más desde la llegada de Guardiola: Laporte (65), Mendy (57.5), Stones (55.6), Walker (51), Sané (50) y Bernardo Silva (50).

Con esto no estamos diciendo que el Real Madrid -actual bicampeón-, el Barcelona o el Bayern Munich, los principales candidatos a quedarse con esta Champions, pueden hacer una nueva versión lacrimógena de la Cenicienta, ya que este papel ya está representado por el Sevilla, al menos hasta que lo agarró el Bayern . Todo lo contrario: sus arcas también desbordan billetes, pero no los vuelcan a lo tonto en el mercado de pases por un capricho. O no lo hacían antes de que el PSG y los Citizens los arrastraran a ello. Barcelona y Dembélé es el ejemplo perfecto...

El PSG y el Manchester City, probablemente, no hayan aprendido la lección y, para la próxima Champions, volverán a cambiar figuritas como hasta ahora, sacando a sus entrenadores y modificando radicalmente sus plantillas. Una vez más tratarán de comprar con dinero lo que el dinero solo no puede comprar.

Más contenido de tu interés