null: nullpx
FC Porto

Moussa Marega: la nueva joya del FC Porto en Champions League

Fue así como este robusto goleador desarticuló el dispositivo defensivo de la Roma de Eusebio di Francesco.
7 Mar 2019 – 8:57 PM EST

Para la vuelta de octavos de final de Champions League ante el Porto, el técnico italiano Eusebio di Francesco modificó su esquema respecto del 2-1 que la Roma consiguió en la ida en el Olímpico.

En aquella ocasión, la 'Loba' salió con una línea de dos defensas centrales (Federico Fazio y Kostas Manolas) que estuvo mano-a-mano con los delanteros de los 'Dragones': Tiquinho Soares y Fernando. Esta situación provocó que los defensas laterales romanistas, Aleksandr Kolarov y Alessandro Florenzi, estuvieran más preocupados por defender que por atacar.



Previendo que el Porto jugaría con el mismo esquema 4-4-2 con dos atacantes de área, Di Francesco apostó por la modificación en el Estadio 'Do Dragao' hacia una línea de tres zagueros (Manolas, Juan Jesús e Iván Marcano). De modo que sus carrileros, Kolarov y el holandés Rick Karsdorp, tuviesen licencia para atacar.

Aunque el plan teóricamente funcionaba, Di Francesco no tomó en cuenta la vuelta del goleador Moussa Marega, quien no jugó la ida por lesión. Así pues, con Marega sobre el campo, la escuadra de Sergio Conceicao únicamente jugó con un delantero de área: Tiquinho.


La movilidad y la energía de Marega fue crucial para desarticular todos los planes de Di Francesco. Siempre que la Roma intentó asociarse desde el fondo, Marega ejerció una presión alta que desembocó en el 1-0 en conjunción por izquierda con Jesús Manuel Corona. Fue tal la presión sobre Karsdorp que Di Francesco acabó cambiándolo por el más experimentado Florenzi.

Según cifras de la UEFA, Marega acertó 17 de los 22 pases que realizó para un porcentaje de efectividad del 77%. En contraste, el delantero bosnio del equipo italiano Edin Dzeko acertó 12 de 17 pases para un 71%. Marega se movió más y mejor que Dzeko, sin contar que además metió gol.

El partido de Marega fue una cátedra de inteligencia táctica, capacidad física y olfato de gol. Desafortunadamente para el Porto, es un jugador de 29 años que irrumpió algo tarde en la élite. Afortunadamente, a cómo está el mercado, puede venderse tan bien como un Romelu Lukaku en la Premier League.

RELACIONADOS:FC Porto

Más contenido de tu interés