América Latina, somos futbol, somos Champions League

Si miras a detalle, un corazón tiene la forma de América Latina. De la aorta viene la América Central y al terminar el ventrículo derecho está la Patagonia. Late.
18 Sep 2018 – 9:45 AM EDT

Nuestra tierra es ficción, por eso es Macondo. También es terror, Videla, Pinochet. Es sonido, Calle 13, Pablo Milanés, Shakira, Vicente Fernández. Somos montañas, los Andes, el Aconcagua, el Popocatépetl. Letras, García Márquez, Cortázar, Neruda, Paz. Es personalidad, Frida Khalo, José Mujica. Son 20 países, somos 626 millones.

Pero sobre todo, somos futbol. Maradona en un laberinto zigzagueando en el Estadio Azteca. Pelé pintando un lienzo mientras pasa el balón por encima de un defensa dentro del área. Chilavert anotando de tiro libre. Chicharito entrando de cambio y marcando un gol en Mestalla. El Cóndor Rojas cortándose la ceja.

También conquistamos. A nuestra manera. De América a Europa con la pelota. De Football a Futbol. De nuestra tierra a la Champions League.

****


El primer partido del que se tiene registro en América Latina ocurrió en Buenos Aires, Argentina, en 1867. ¿El próximo? Esta semana en la Champions League. Son 127 latinoamericanos que verán acción en el torneo de clubes más importantes del mundo. De acuerdo con un censo realizado por Univisión, 29 de los 32 participantes tendrán uno de nosotros entre sus filas.

Nuestros representantes: brasileños, argentinos, uruguayos, colombianos, chilenos, mexicanos, costarricenses, ecuatorianos, peruanos.

¿Qué significa el futbol para nosotros?, ¿por qué hay tantos latinoamericanos en casi todos los equipos?

Respuesta objetiva:
El historiador alemán, Stefan Rinke dice en el estudio ¿La última pasión verdadera? Historia del fútbol en América Latina en el contexto global: “El futbol refleja los problemas fundamentales de las sociedades latinoamericanas, su marcada heterogeneidad social y étnica. El deporte fue instrumentalizado por parte de los poderosos, pero también desarrolló un potencial subversivo”.

Respuesta subjetiva:
¿Quién gambetea en el mundo como Neymar?, ¿quién es un asesino más letal que Luis Suárez?, ¿quién hace la magia de Messi?

****


Y de todos nosotros, de donde hay más es de Brasil. Según el censo, 27 de 32 clubes que jugarán en la Champions tiene a uno de ellos. Incluso llegan a tierras donde no les miran bien por su color chocolate.

El director del estadio Olímpico de Kiev –en Ucrania- sugirió hace un año como una medida para controlar la violencia al interior de los estadios que hubiera tribunas exclusivas para “los negros”. En ese inmueble los actos racistas son comunes, los aficionados cuelgan de una de sus tribunas una pancarta donde se lee “100% blanco”, ellos usan vestimenta al estilo Ku Klux Klan y una capucha que les tapa el rostro y tiene el símbolo de la suástica.

En Ucrania y la gran mayoría de la Europa del Este el racismo en los campos de futbol es algo cotidiano: avientan bananas a los jugadores negros, imitan sonidos de simio, agreden a los fans que tienen un color de piel distinto al suyo.

“Es curioso, pero el futbol tiene una paradoja, es el deporte donde más diversidad de étnicas, color de piel, religiones tiene el mundo, pero los índices de racismo en sus diferentes categorías es un problema real”, detalla el estudio Colour, What Colour? Realizado por la UNESCO.

Y justamente la contradicción se hace presente en la Champions League. El Shakhtar, el equipo ucraniano más fuerte de la última década, es uno de los tres clubes que más jugadores latinoamericanos tendrá en el campeonato: 10 brasileños. En la tierra donde les cuesta la diversidad de piel, es donde más jugadores hay en un club.

Porto (Portugal), Shakhtar (Ucrania), Benfica (Portugal), Manchester City (Inglaterra) y FC Barcelona (España) son los cinco clubes de la Champions que más latinoamericanos tienen.

Sólo el Victoria Plzen (Rep. Checa), Young Boys (Suiza) y el Borussia Dortmund (Alemania) no tienen a ninguno. ¿Les pesará no tener a uno de nosotros?

****


Según el Reporte de la Felicidad 2018, las personas de los países latinoamericanos son más felices que en algunos sitios donde uno pensaría que deberían estar mejor. Por ejemplo, en Costa Rica –según el documento- son más felices que en Alemania. Hace unos años un comercial de televisión hablaba sobre la presencia de argentinos en los equipos más importantes del mundo, “si te das cuenta, siempre hay uno de ellos”.

“Hay muchos factores positivos que afectan a la felicidad de los latinoamericanos; en particular, la abundancia de relaciones interpersonales genuinas, cálidas y estrechas de calidad”, detalla el informe. Los latinos se dejan querer en cualquier sitio: a Messi lo aman. A Neymar Jr. lo odian y también lo amán. ¿Quién no quisiera tener a un Cavani en su equipo?

Es muy de nosotros llenar una botella de plástico para que sea un balón o amarrar una calceta para imaginar que es la mejor pelota del mundo. América Latina, una tierra conquistada tiene en su sangre a la África negra, genes europeos, indígenas, mestizos, mulatos, y esa mezcla nos hace diferentes. Además, el futbol se vuelve una necesidad y una opción, no por nada hay 2,530 brasileños o 212 mexicanos en algún fuera de casa según CIES Football Observatory trabajando como jugadores profesionales.

PD. El futbol nos hace felices a los latinoamericanos y Lionel Neymar, Messi, Edison Cavani, Héctor Herrera nos lo muestran cada ocho días y ahora entre semana con la Champions League.



Publicidad