¿Una nueva era? La MLS se redefine globalmente con la llegada de jóvenes cracks de Suramérica

El fichaje del estelar Ezequiel Barco y el éxito de jugadores como Miguel Almirón han abierto un nuevo capítulo en la liga, dejando atrás fichajes veteranos y atrayendo talento juvenil de primer nivel.
23 Ene 2018 – 3:53 PM EST

Decir que la reciente migración de estelares jóvenes suramericanos a la MLS está redefiniendo a la liga no es suficiente para describir la revolución actualmente en marcha en Norteamérica.

Los progresivos fichajes de jóvenes cracks suramericanos a la MLS no solo han incrementado el nivel de juego en la cancha, sino también reposicionado a la liga en el ámbito internacional como destino digno para algunos de los mejores jugadores en una de las zonas más futboleras del planeta.

La MLS siempre atrajo jugadores de la zona, pero en años recientes ha surgido como opción para los jugadores más jóvenes y talentosos, quienes hace 10 años no habrían considerado a la MLS como opción. Actualmente, la liga brinda una plataforma en la que un jugador como Miguel Almirón tiene la oportunidad de catapultar su carrera a Europa gracias a su gran trabajo para Atlanta United. A la vez, un fenómeno juvenil como Ezequiel Barco podría perfilarse a un futuro similar tras jugar en la MLS por un par de temporadas.

Para la temporada 2018, la MLS tendrá por lo menos a 67 jugadores suramericanos en sus clubes, 16 de ellos debutantes en la liga, incluyendo a Barco.

“Alrededor del mundo, la gente ve que esta liga está creciendo muy rápido”, dijo el argentino Federico Higuaín, quien ha sido fundamental para Columbus Crew desde 2012. “Muchos jugadores quieren venir aquí y disfrutar de esta liga”.

“Si alguien me pregunta sobre la liga, les diría, ‘si, vengan, Lo van a disfrutar. Les va a encantar’”, agregó.

La percepción de la MLS está cambiando rápidamente y ya no es popularmente conocida como una “liga para retirados”, sino como una competencia que ofrece retos únicos por sus largos viajes, temperaturas extremas y la paridad entre clubes. No es la Liga Premier de Inglaterra o la Bundesliga alemana, pero tiene lo necesario para preparar a jugadores que quieran llegar a las ligas más grandes de Europa.

“Yo veo a la MLS como una liga importante”, dijo el delantero venezolano Josef Martínez, quien se unió a Atlanta United el año pasado proveniente del Torino de la Serie A. “Si a uno le va bien aquí, uno tiene el chance de ir a Europa, y si, uno quiere esa oportunidad… yo habló mucho de eso con mis compañeros. Los apoyo para que jueguen bien, para que sigan sus sueños, que dejen su huella y que si llega la oportunidad de ir a Europa, que sea bienvenida”.

Así es como Almirón, quien tiene 23 años de edad, ve su carrera. El estelar paraguayo de Atlanta United ve a la MLS como un paso más hacia lo que espera sea un movimiento a Europa.

“Si lo es”, respondió Almirón al ser preguntado si la MLS es un puente, o un trampolín, al fútbol europeo. “A la liga la están viendo mucho más alrededor del mundo… mi objetivo desde que estaba en Lanús siempre ha sido ir a Europa y todos los jugadores pasamos por diferentes instancias en nuestras carreras… creo que los jugadores siempre esperar un traspaso y he trabajado para ello”.

Almirón llegó a la MLS luego de un traspaso de cerca de los $8 millones el año pasado con Lanús, una valuación que seguramente ha crecido tras su excelente campaña en 2017. El DT de Atlanta, Gerado ‘Tata’ Martino, quien ha sido crucial para atraer ese tipo de talento a la MLS, ha repetido la hazaña con el fichaje de Barco, quien llega a la MLS proveniente del Independiente.

Los jugadores desarrollándose en Suramérica son conscientes de lo que está pasando y, con intriga, preguntan a aquellos que han jugado en la MLS sobre la liga. Entre más jugadores llegan a la MLS, más empiezan a desear seguir sus pasos.

“Siempre me preguntan sobre la liga, la gente en Perú”, dijo el mediocampista de Orlando City, Yoshimar Yotún, uno de cuatro jugadores peruanos actualmente en la MLS. “Les digo que es una liga muy fuerte, con alta competencia que sigue creciendo mucho. Ellos saben que, si les interesa, me pueden contactar y yo les puedo hacer saber más específicamente cómo funciona la liga”.

Martínez, por su parte, ha sido un embajador para el talento venezolano, el cual ha crecido notablemente recientemente con la llegada de jugadores como José Hernández, de 21 años, a Atlanta, Eduardo Sosa, de 20 años, a Columbus, Alejandro Fuenmayor, de 21 años, a Houston y Rolf Feltscher, de 27 años, a LA Galaxy.

“Me siento orgulloso de poder contribuir, pero no solo yo, sino también Yangel Herrera”, dijo Martínez, referenciando al estelar volante de New York City FC, quien se encuentra en la MLS como préstamo de Manchester City. “Para nosotros, es muy importante que los jugadores venezolanos cumplan sus sueños y jueguen a nivel internacional. Es bueno que vengan aquí a la MLS”.

No es una decisión fácil de tomar. Según el volante argentino Diego Valeri, los jugadores que quieren jugar en la MLS aún están rodeados de “voces que les dicen que vayan a una liga diferente”.

“Ellos pueden ver que, si tienen una mentalidad distinta a la hora de tomar la decisión, saben que la MLS es el lugar correcto para ir”, dijo el mediocampista de Portland Timbers. “Es el lugar ideal por muchas razones: la perspectiva de competencia, la perspectiva de un futuro, la perspectiva de vida. El tiempo cambiará esas voces, y uno puede ver eso desde ya”.

Los jugadores suramericanos siempre han tenido gran influencia en la MLS. El primer jugador fichado en la historia de la liga fue Tab Ramos, quien nació en Uruguay, pero jugó para la selección de Estados Unidos. El colombiano Carlos Valderrama fue el primer MVP de la liga, y fue seguido por otros seis, incluyendo a Valeri, quien ganó el galardón en la temporada 2017. D.C. United logró una temprana dinastía en la MLS de la mano de los bolivianos Marco Etcheverry y Jaime Moreno, mientras que Guillemo Barros Schelotto, Leonel Álvarez, Juan Pablo Ángel y Javier Morales se convirtieron en leyendas en sus clubes de la MLS.

Más de 400 jugadores suramericanos han pisado las canchas de la MLS, y es algo que sus compatriotas han notado. El estelar argentino de Montreal Impact, Ignacio Piatti, era un fan de la liga antes de su llegada al club hace cuatro años.

“Me gusta mucho esta liga”, dijo el mediocampista. “La veía cuando Guillermo Barros Schelotto jugaba para Columbus… no me arrepiento de haber venido. Me gusta aquí. Me gusta la vida que tengo en Canadá”.

Piatti argumenta que el fútbol en Argentina “es algo hermoso, pero en un momento si juegas bien eres Messi. Y si en otro partido no juegas bien, entonces tienes más presión. Te critican mucho, entonces me gusta aquí”.

La presión es menor en la MLS debido a las diferencias culturales entre Estados Unidos y Canadá con el resto del mundo.

“Es algo bueno de esta liga que nadie te molesta”, dijo Higuaín. “La presión es menor. Con eso no quiero decir que no haya presión en esta liga, solo que en otros países la presión es loca”.

Esa tranquilidad atrae a los jugadores, quienes no se tienen que preocupar de aficionados atacando su bus después de un partido. Es en ese anonimato relativo donde estas estrellas encuentran tranquilidad en sus vidas.

“Si nos quedamos por mucho tiempo, estamos contentos porque vivimos bien, jugamos en buenos estadios y hay buena competencia”, dijo el costarricense Francisco Calvo, quien juega con Minnesota United. “Y si la prensa o los jugadores en otros países sienten que es un paso atrás, esa es su opinión”.

Claro está que, a veces, esa percepción es un problema.

“Es una liga fuerte, pero creo que la gente piensa que uno viene aquí a descansar y a tomarlo suave”, dijo el mexicano Jonathan dos Santos, quien llegó al LA Galaxy la temporada anterior. “Uno tiene que trabajar duro y estar preparado. He aprendido mucho, y estoy muy feliz de estar aquí porque sé que me puedo convertir en un mejor jugador”.


RELACIONADOS:Atlanta United FC