MLS

Cristian Roldán: "Quiero jugar para una selección; tengo tres opciones, Guatemala, El Salvador y EEUU"

El mediocampista de Seattle Sounders, quien anotó su primer gol en la MLS en la goleada 5-0 sobre FC Dallas, está viviendo su mejor momento.
14 Jul 2016 – 12:49 PM EDT

Para esta edición de “Hablando con" de la vigésimo primera temporada de la MLS, conversamos con Cristian Roldán, el joven mediocampista de Seattle Sounders FC de raíces salvadoreñas y guatemaltecas. Anoche, Roldán anotó su primer tanto en la MLS en la goleada 5-0 que Seattle le propinó al superlíder FC Dallas en condición de local. Con esta arrasadora victoria, Roldán y Sounders rompieron la racha de cuatro partidos sin ganar en el momento más indicado, pues se alistan para visitar a su acérrimo rival Portland Timbers en el clásico más histórico de la MLS. El choque tendrá lugar este domingo 17 de julio (3 p.m. ET, Fox Deportes / FOX) en la casa de los Timbers.

En esta entrevista, Roldán habla de su pasado, presente y lo que espera en el futuro: desde la experiencia de haber filmado el comercial de adidas, con una “pelota” de bolsas plásticas, que dio la vuelta al mundo durante la Copa Mundial de la FIFA 2006, de la situación actual de su club, y los sueños de llegar a jugar en un Mundial… Y el dilema de decidirse a escoger entre Estados Unidos (donde nació y ha crecido), El Salvador (de su mamá) o Guatemala (de su papá).

¿Cómo fue anotar su primer gol en la liga?

“Pues me sentí muy orgulloso de mí mismo porque aquí me han puesto a jugar en una posición más defensiva y yo siento que soy mejor jugando ofensivamente. Quiero enseñar que puedo contribuir cuando estoy jugando más adelantado; toda mi carrera, hasta ahora, he estado jugando más adelante en el campo, ahora estoy más atrás y todavía me tienen confianza, pero quiero que ellos sepan que yo también puedo meter goles”.

Este va a ser tu tercer clásico con los Timbers, pero en una ocasión tú defendiste a este equipo. ¿Puedes hablar cómo fue esa experiencia?

“La organización (Portland) me pidió jugar contra los canteranos de la MLS, yo estaba en el colegio y les dije que sí, yo quería jugar contra jugadores que ya eran profesionales y me ayudó mucho. Un año después de eso me llamaron del Seattle Sounders y me querían para el equipo. De verdad, fue una experiencia muy buena, no puedo decir ninguna cosa mala de los Timbers porque me trataron muy bien, pero ahora ellos son rivales”.


¿Cuál cree que va a ser la clave para salir victoriosos ante los Timbers?

“Para mí, el contraataque porque ellos tienen muchos jugadores que defienden pero no muy bien y cuando atacan lo hacen con cuatro o cinco jugadores y nosotros podemos ganar en el contraataque; va a ser difícil porque ellos están en casa, pero yo creo que podemos ganarles”.

La MLS ha entrado a mitad de temporada y Sounders todavía tiene tiempo para levantar cabeza. ¿Es esa una motivación?

“Sí, pues la temporada es bien larga y también hemos jugado menos partidos que los demás. En las siguientes semanas tenemos que ganar, especialmente porque estamos jugando contra equipos de la Conferencia del Oeste. Con eso, yo creo que podemos subir más rápido en la tabla de posiciones. Y tenemos que echarle ganas contra todos los equipos y seguir adelante”.

¿Cómo resume lo que ha vivido en la MLS en estos dos años?

“Estoy mejorando. Yo tengo 21 años, estoy joven y voy mejorando en cada juego. Los técnicos tienen mucha confianza en mí, yo quiero hacer mi parte en el equipo y quiero mejorar como persona, por toda la confianza que me dan los entrenadores”.

Todavía la gente lo recuerda como el muchacho del comercial de adidas. ¿Qué le dejó esa experiencia?

“Pues antes de eso no sabía nada de comerciales. A mí me escogieron casi por accidente. Yo no quería ir a las pruebas y mi papá me dijo ‘No, tenemos que ir’. Yo hasta llorando estaba y me escogieron. Yo contento de haber hecho eso porque no muchas personas pueden tener esa oportunidad de niño”.

¿Qué opina del programa que la MLS tiene para desarrollar el talento joven, que es un semillero para dar el salto a la liga?

“Yo no jugué academia, pero los que jugaron allí son de los mejores futbolistas jóvenes en el equipo. Yo siento que la academia ayuda mucho y si sigue igual nuestro equipo nacional de Estados Unidos va a mejorar porque muchos de los jugadores están yendo a la selección”.


¿Cuáles son sus aspiraciones a nivel de selección?

“Yo quiero jugar para un equipo nacional. Tengo tres opciones: Guatemala, El Salvador y Estados Unidos. Me llamaron del primer equipo de El Salvador y Guatemala, pero yo primero quiero asegurar que voy a ser titular aquí con los Sounders. Es difícil jugar en la MLS cada semana y todavía estoy joven, así que quiero decidir por una selección más adelante en mi carrera”.

¿Cuál es su máximo sueño como futbolista?

“Yo quiero ganar muchos trofeos, yo quisiera ir a una Copa Mundial porque es el mejor torneo de fútbol”.

¿Quién lo involucró con el fútbol?

“Mi mamá. Ella tiene familiares en El Salvador que jugaron profesional en FAS y yo siempre quería ser como ellos; me pusieron a practicar fútbol cuando tenía cuatro años y desde ahí no quería parar”.

Viniendo de dos culturas diferentes, ¿cuál es su comida favorita?

“A mí me encantan las pupusas”.

¿Ha encontrado en el estado de Washington algún sitio donde preparen buenas pupusas o todavía extrañas las de tu mamá?

“Pues siempre voy a extrañar las de mi mamá. Aquí tengo un lugar que se llama Guanacos Tacos; están bien ricos, pero no como los de mi mamá” (risas). Ahorita ella está en Seattle y ella me va a preparar enchiladas o algo porque ella sabe que a mí me gusta la comida hispana”.

¿Y de la comida de Guatemala?

“Mi papá casi no cocina, pues mi mamá es la que se encarga de la comida y ella hace todo salvadoreño, aunque sí aprendió a hacer tamales guatemaltecos y me gusta pero para mí las pupusas son lo mejor”.

¿Qué tipo de música le gusta?

‘Me gusta hip-hop, rap en inglés y reggaetón o bachata en español”.

¿Qué consejo le daría a los niños que sueñan con llegar un día a la MLS?

“Tienen que practicar mucho y tomarlo en serio. A mí, el fútbol me llevó al colegio, al estudio y también me da de comer. Yo siempre tenía la motivación de llegar a ser profesional y la verdad es que es un sueño hecho realidad, aunque ha sido difícil llegar a donde estoy hoy, pero con dedicación y concentración todos lo pueden hacer”.

Publicidad