Al estilo ‘Kill Bill’: la venganza de Memo Vázquez que terminó con el invicto de Pumas

Uno de los entrenadores despreciados está de vuelta y tiene al Veracruz soñando con la permanencia.
15 Feb 2018 – 8:52 AM EST

Guillermo Vázquez Jr. fue el pupilo más adelantado de Ricardo ‘Tuca’ Ferretti, le aprendió todo al brasileño cuando este era el técnico de la UNAM; llegó el punto en el que ‘Tuca’ se fue de la cantera y Memo se hizo cargo del equipo. Lo aprendido por Vázquez fue un éxito y resultó campeón con los Pumas en el Clausura 2011. Su buen manejo de equipo le valió la oferta de Cruz Azul e incluso les dio la Copa MX, sin embargo, quedó estigmatizado por aquella final del Clausura 2013 en la que los cementeros perdieron en los instantes finales un campeonato con el américa.

A Vázquez se le calificó de frío, de falto de pasión, de ser un estratega que nos transmitía nada a sus jugadores, en realidad su personalidad siempre ha sido la misma… callado y analítico.

Fue tiempo después de esa final que Pumas nuevamente le dio la confianza de ser una vez más su estratega en el Apertura 2014, clasificó a liguilla, en el Clausura 2015 no pasó a la fiesta grande y en el Apertura 2015 los llevó a una final memorable con los Tigres… al siguiente torneo sería destituido tras no acceder a la Liguilla y quedar eliminado de la Copa Libertadores ante un sorprendente Independiente del Valle que llegaría a la final de esa edición del torneo continental. Esa había sido la última ocasión en la que Memo estuvo en un banquillo de la primera división mexicana.

Pasaron casi dos años desde eso y fue un Veracruz necesitado de puntos pensó en él.

“Cuando la fortuna te sonríe al llevar a cabo algo tan violento y feo como la venganza, es una prueba irrefutable no sólo de que Dios existe, sino de que estás cumpliendo su voluntad”, dice en una de sus líneas Uma Thurman en la película Kill Bill. Memo Vázquez ha tenido su revancha. Le quitó la sonrisa al invicto,y también su liderato, los Pumas cayeron ante uno de los hombres que muchas tardes les dio gloria. Ocho puntos parecen no ser mucho, pero a Veracruz, Vázquez le ha devuelto la ‘pasión’, algo de lo que mucho tiempo se dijo que Memo Vázquez no tenía.
La lucha continúa y memo está en camino de demostrar que es un técnico competitivo, si su buen trabajo continúa no me queda duda que Veracruz seguirá siendo un equipo de Primera División.

RELACIONADOS:Pumas UNAMVeracruz

Más contenido de tu interés