La verdadera razón por la que Cristiano Ronaldo quiere dejar el Real Madrid

Florentino Pérez le ha preparado una cárcel de oro al futbolista, incapaz de decidir su futuro sin pasar por una negociación con el club blanco. La relación entre mandatario y futbolista ha tocado fondo
29 May 2018 – 1:59 PM EDT

Cristiano está triste. Otra vez y de nuevo en verano, cuando el mercado de fichajes se agita. A Florentino le tiemblan las piernas casi tanto como cuando las acciones de sus exitosas empresas constructoras se desploman en el IBEX (la Bolsa de Madrid). El mandatario blanco abandonó el Real Madrid de los Galácticos hace años porque decía que había malcriado a sus niños. En esa época los tristes en verano eran Roberto Carlos, Raúl, Zidane, Beckham… Siempre la misma cantinela. Siempre el juego de niños multimillonarios abandonados por el ego.

Cuando Florentino se fue llegó Calderón. Su fichaje estrella fue, precisamente, Cristiano Ronaldo. El Real pagó en el 2009 casi 100 millones de euros al Manchester United por incorporar a la entonces joven joya portuguesa. Cuando echaron a Calderón por diversos escándalos regresó Florentino como salvador. Lo primero que dijo fue: ´qué caro ha sido Cristiano Ronaldo´. Casi diez años después, cinco balones de Oro, dos Ligas, cuatro Champions, dos Copas del rey, tres Mundiales de Clubes, dos Supercopas de España y Europa, 450 goles anotados en 438 partidos jugados… podemos decir que Cristiano ha salido a cuenta. No barato, pero sí amortizado.

Desde el comienzo de la relación entre futbolista y presidente había un condicionante: el presidente actual no lo fichó. Ronaldo nunca ha escondido su frialdad con Florentino Pérez. Ha manifestado que ´su relación es distante y cordial´. Sin embargo, en su círculo de confianza se dirige al máximo directivo blanco con palabras seriamente despectivas. Es más, Jorge Mendes, el agente de CR7 es quién habla con Florentino. Casi nunca lo hace el astro portugués directamente.


La Cláusula ´anti-jeques´ en el nuevo contrato

Florentino y Mendes son perros viejos en este oficio. Ambos se detestan tanto como se necesitan. La relación se deterioró tras la salida de Mourinho. Eso marcó un antes y un después entre ellos. Sin embargo, el negocio es el negocio y la visión de Pérez venció a un confiado Mendes hace un año. En la última renovación Jorge aceptó una cláusula para su representado de 1,000 millones de euros. Una cifra inalcanzable para cualquier club del mundo. Es más, en la directiva del Real Madrid la llaman ´la cláusula anti-jeques´.

Contrario a lo que se piensa, Florentino la ejecutó en 2016, antes de que el jeque del PSG fichara a Neymar por 222 millones de euros. Es decir, un visionario. Bale está en la misma situación, por lo que su salida, al igual que la de Ronaldo, pasa necesariamente por una negociación con el club.

El contrato de Cristiano con el Real Madrid vencerá en 2021. El luso gana 23,6 millones de euros limpios por temporada. Si cumple el contrato llegaría a los 118 millones limpios para el futbolista. Eso, y un 50% de los derechos de imagen, lo que supone algo más de 100 ´kilos´ al año.

El ego de un niño y la soberbia de un adulto

Un reputado psiquiatra madrileño vinculado hace años al departamento médico del Real Madrid tildó a Ronaldo de narcisista. ´En su casa se cubre con mantas con su nombre, tiene cuadros y bustos suyos, cuida en exceso su imagen y tiene un concepto altísimo de sí mismo. Algo que en su profesión es positivo, ojo. Sus números están ahí´, señaló el experto. Precisamente, esta apreciación de él mismo como el mejor futbolista de todos los tiempos hace que no soporte que haya otros jugadores mejor pagados que él. Lo de Neymar o Messi le quitan el sueño y así se lo transmitió a Florentino Pérez el año pasado. Concretamente, unos días después de que la Hacienda española le denunciara por evasión de impuestos.

Ronaldo fue acusado de defraudar 15 millones de euros a la Hacienda española. Ese día sí recurrió a Florentino para decirle que el Real debía ayudarle con la multa, como el Barcelona había hecho con Messi. La negativa del club llenó de ira al portugués quien comenzó con la especulación de que se quería ir de España. Florentino fue tajante con Cristiano y Mendes: ´Pagas la cláusula de rescisión, y te vas´. Jugador y representado se dieron cuenta entonces de que estaban encarcelados en el Real Madrid por aquella famosa cláusula anti-jeques.

La multa con el fisco, unido a las quejas de Ronaldo en el pasado por considerar que el club no le daba apoyo suficiente para ganar el balón de oro, acabaron por minar la paciencia del futbolista. Florentino sabía de todo eso pero pensaba que el portugués tenía ya de por sí un muy buen contrato. A pesar de todo, y aconsejado por el director general del real Madrid, José Ángel Sánchez, le ofrecieron a Cristiano una mejora del contrato con el mismo salario pero mejorando los emolumentos por objetivos. El silencio por respuesta se interpretó como un no.


La final de Kiev

Jorge Mendes, representante de Cristiano, lleva sondeando al Manchester United y al PSG al menos un año para trazar un plan con el que Cristiano pueda salir del Real Madrid. El Manchester City, el otro club con capacidad de abonar las cantidades que el Real solicitaría, no entraría en el juego ya que Guardiola jamás contaría con Ronaldo en sus filas. El problema es que el futbolista tiene 33 años y el Madrid no accedería a su salida por menos de 200 ó 250 millones de euros.

´La única salida que tiene es decir que se quiere ir, forzar al club a negociar y buscar un comprador, que seguramente ya lo tenga Mendes medio pactado´, aseguran desde una agencia de representación de futbolistas competidora a la que lleva los asuntos de Cristiano. ´Eso sí, le deseo suerte con el hueso de Florentino Pérez, que es un gran negociador´, aseguran.

En Kiev la mente de Ronaldo era un cocktel de sensaciones en efervescencia. Ego, soberbia, la envidia de los focos apuntando a Bale (y encima por un gol de chilena que valía una copa mientras el suyo no), un espontáneo le robó su gol, hacienda, Florentino, la cláusula, el contrato por objetivos… el plan de sus agentes… Y estalló: ´Fue muy bonito estar en el Real Madrid´, dijo el futbolista nada más terminar el partido en el que él y sus compañeros habían hecho historia en el fútbol mundial.

Si alguien piensa que esas palabras fueron gratuitas, se equivocan. Si alguien piensa que Cristiano no se quiere ir del Real Madrid, peca de ingenuidad. El único problema es que no puede irse y siente que Florentino le ha ganado. De ahí sus caras de desprecio cuando el mandatario blanco dio el discurso en el ayuntamiento de Madrid.

El desenlace: nuevo contrato por objetivos o forzar la salida

Cristiano Ronaldo quiere llevarse el culebrón de su salida al verano Mundialista. Desde Rusia debe, primero, jugar al máximo nivel para que sus dos hipotéticos compradores despejen sus dudas sobre la relación entre el precio y su edad. Segundo, manifestar abiertamente su intención de dejar el Real Madrid en un escenario apropiado, que no sea al término de un partido ganado y rodeado de sus compañeros.

Si no le sale la jugada, no le quedaría más remedio que aceptar la mejora del contrato por objetivos y seguir triunfando en el club blanco. El único drama es que sabe que sus éxitos son también los de Florentino. Su leyenda crece al mismo tiempo que la del presidente. Y Ronaldo es demasiado egocéntrico para compartir los éxitos. Menos aún con el presidente que no lo fichó y le retuvo tras una excelente negociación. Una cárcel de oro, pero al fin y al cabo una cárcel. Así se siente.


RELACIONADOS:Fútbol de EstufaCristiano RonaldoReal Madrid