Solo Brasil y Pelé pudieron con Gales hace 58 años

En el Mundial de Suecia 58 -su único torneo grande previo a la Eurocopa 2016- también sorprendió en su camino a los cuartos de final. Se enfrentaron además a Suecia, Hungría y México.
2 Jul 2016 – 8:32 PM EDT

Gales ha saltado al escenario europeo de forma sorpresiva y autoritaria. Gareth Bale lidera un equipo lleno de pundonor, pero sobre todo de un fútbol desplegado y ofensivo.

Ha dejado a más de uno con la boca abierta y aplaudiendo con entusiasmo, y va de gesta en gesta ganando adeptos y admiradores.

Si bien es cierto que no es una costumbre verlo en las grandes lides mundiales, no es la primera vez que la pequeña nación británica se pone ante los ojos del mundo y sale bien librada.


Y si ahora es Bale el comandante en jefe, en el Mundial de Suecia 58, su única competencia grande previa a Francia 2016, alcanzó los cuartos de final de la mano de John Charles.

Un explosivo delantero que fue campeón goleador en la liga inglesa (38 tantos con el Leeds United en 1957) y en la Serie A de Italia (28 anotaciones con la Juventus en 1958).

Como ahora, las esperanzas del cuadro pasaban por lo que hiciera o dejara de hacer su máxima figura, pero Charles tomó la batuta futbolística y anímica desde el principio y ya no la soltaría.

Gales abrió la Copa del Mundo, el 8 de junio del 58, con un empate a un gol ante Hungría.

El rival conservaba algunas de las figuras históricas que solo cuatro años antes le habían llevado a la final del Mundial como Jozsef Bozsik y Nandor Hidegkuti, pero había perdido otras -por las turbulencias políticas que azotaban el país - como Ferenc Puskas y Sandor Kocsis.


La Eurocopa se rindió a los pies de los aficionados en el Gales vs. Bélgica

Loading
Cargando galería

De cualquier manera fueron los húngaros los encargados de abrir el marcador a los cinco minutos con un gol de Bozsik, pero John Charles enseñó su pegada a los 27 minutos y anotó el empate. El 1-1 ya no se movería.

Tres días más tarde le tocó a México enfrentar a los galeses. Fue un duelo que las crónicas describen como intenso y de dominio permanente mexicano. Sin embargo, Ivor Allchurch a los 32 minutos puso al frente a los europeos.

El Tri falló sistemáticamente todo lo que tuvo en sus botines frente al arco del arquero Jack Kelsey por medio de Carlos Blanco, Jaime Belmonte, Enrique Sesma, Carlos González y Salvador Reyes.

Solo sobre el minuto 86’ (aunque la FIFA lo marca a los 89’), una combinación entre Sesma y Belmonte terminó en gol. La igualada también fue histórica para México que consiguió su primer punto en una Copa del Mundo.

Con dos unidades, Gales debía ganar a Suecia para pasar a la ronda de cuartos de final de la Copa, pero empató sin anotaciones ante el anfitrión.


Finalmente sumó tres unidades, las mismas que Hungría -que a la igualada con Gales añadió una derrota de 2-1 ante los suecos y una victoria de 4-0 sobre México- y debieron disputar un juego para definir al segundo clasificado del Grupo Tres. El primero fue el local Suecia.

El duelo se celebró el 17 de junio y Gales, sorpresivamente se impuso 2-1 con tantos de Ivor Allchurch y Terry Medwin, la única anotación húngara fue obra de Lajos Tichy.

Así, debió enfrentar al que a la postre sería recordado como un equipo histórico y que alineaba en sus filas a un chico de 17 años que era un prodigio pero el planeta aún no lo sabía: Brasil y Pelé.

El conjunto europeo tuvo la desventaja de que jugó ese duelo con solo dos días de descanso - por el desempate ante los húngaros- por cuatro de los amazónicos que pasaron sin dificultades en primeros de su sector. El 19 de junio de 1958, Gales enfrentó a Garrincha, Didí, Zagallo, Vavá, Nilton Santos, Zito y Pelé.

No desentonó en un durísimo partido y solo un legendario gol (porque fue el primero de 12 en Copas del Mundo) anotado por Pelé a los 66 minutos, lo echó de la Copa. A la postre, Brasil fue el campeón en Suecia 58.

A saber los alcances de este versión 2016 de Gales. Su siguiente rival será la Portugal de Cristiano Ronaldo y posiblemente, como ocurrió en Suecia 58, la única manera de echarlos -si es que ocurre- es con un partido para recordar y contar a los hijos.

RELACIONADOS:Eurocopa Gales

Más contenido de tu interés