Boxeo

¡Cumplieron y prendieron la T Mobile! Canelo y GGG emocionaron en el pesaje

Cientos de fanáticos se dieron cita en la arena en la que pelearán este sábado con apoyo mayoritario para el mexicano.
15 Sep 2018 – 8:04 PM EDT

El pesaje entre Saúl ‘Canelo’ Álvarez y Gennady Golovkin fue el preludio de la emoción que se vivirá este sábado en el combate de desempate entre ambos. El kazajo y el mexicano tuvieron apoyo, pero fue el de Juanacatlán el que se llevó el respaldo de la mayor parte de los asistentes.

Desde antes de las diez de la mañana locales ya había gente que hacía fila para presenciar el duelo de ambos contra la báscula, batalla que superaron sin problemas.

“Vamos Canelo, puro México chingao”, gritaba uno de los asistentes. Otros con porras y hasta el himno nacional mexicano ya se escuchaba previo al pesaje. En las filas no solo había mexicanos, estaba prensa incluso de Japón y uno que otro kazajo que quería que su peleador tuviera algo de respaldo. Pero las bandas rojas de Canelo eran demasiadas, aunque uno que otro mexicano aseguraba que iba a apoyar a Golovkin. “Es que el canelo es muy alzado. Además, no me gustan los que se echan para atrás”, afirmaba un mexicano con una toalla de apoyo para GGG.

Cuando llegó el momento de que los dos subieran al estrado, la gente se emocionó. Canelo subió escuchando la canción de México Lindo y Querido y eso exaltó a la mayoría de los fanáticos. El presentador se equivocó y presentó primero a Canelo, lo que le valió el montón de rechiflas de los asistentes, pero después corrigió y fue Golovkin el que subió a la báscula dando 169.6 libras.

Posteriormente llegaron las 169.4 libras de Canelo y la T Mobile Arena vibró. “ No me gusta hablar, mañana en el ring vamos a ver”, señaló Saúl Álvarez y los aplausos y ovaciones llegaron.

“Ese Golovkin es un idiota. ¿Cómo quiere ser mexicano?” decía un fanático del mexicano que provenía desde su natal Guadalajara.


Después el cara a cara se dio finalmente y ahí también se dieron gritos entre los equipos de ambos boxeadores. En las gradas había unos que decían, “también somos mexicanos y Golovkin pelea mejor que Canelo”, pero la mayoría contraatacaba con declaraciones como… “ya cállate güey, ¡viva México!".

Al final los dos lograron un excelente peso, prendieron a la afición y se engancharon en una aventura que está a punto de culminar con una pelea en Las Vegas Nevada. Se acabaron las palabras, se terminaron las declaraciones picosas, terminaron los insultos, solo nos toca esperar la primera campanada que le dé vida a la Canelo vs. Golovkin 2.

Publicidad