publicidad

Shows

Aquí y Ahora
Domingos - 10PM / 9C

La amenaza de la amapola: Un recorrido por los campos mexicanos donde se produce el opio que termina en las calles de EEUU

La amenaza de la amapola: Un recorrido por los campos mexicanos donde se produce el opio que termina en las calles de EEUU

En México cultivar amapola sigue siendo ilegal, pero la sierra está repleta de campos con la colorida planta. El periodista Pedro Ultreras viajó hasta los intrincados sitios donde se produce la ‘goma de opio’ en una edición especial de Aquí y Ahora.

La venta de opio en México produce millones, pero quienes cosechan amapola viven en extrema pobreza Univision

La crisis de opioides en Estados Unidos se ha convertido en una emergencia nacional. Datos recientes estiman que 142 personas mueren cada día por sobredosis de droga en el país, y dos de cada tres se deben a opioides.

Aunque antes de convertirse en los letales estupefacientes que tienen en alerta a las autoridades de salud de Estados Unidos, la cadena del opio comienza con el cultivo de una colorida flor: la amapola. México es el segundo productor de esta planta en el mundo, después de Afganistán. Informes del gobierno indican que el 90% de la heroína que llega a EEUU es de México, especialmente de Guerrero.

Hasta allí viajó el reportero Pedro Ultreras, en un recorrido que lo llevó a convivir con los campesinos que cultivan la flor casi como única forma de sustento, y con los productores en zonas totalmente contraladas por el crimen organizado. Todo esto se cuenta en “La amenaza de la amapola”, una edición especial del programa Aquí y Ahora que saldrá al aire este domingo a las 7pm/6c. El programa recorre por completo la ‘ruta de la amapola’, desde donde se siembra la flor y se raya la ‘goma del opio’, hasta las calles de ciudades estadounidenses en las que la adicción a la heroína se ha convertido en una epidemia. Además, los llevamos a un operativo del ejército mexicano para erradicar grandes plantaciones de amapola en la Sierra de Chihuahua, aparentemente financiadas por los cárteles del narcotráfico.

publicidad

Tras escalar las colinas de la Sierra de Guerrero sin más guía que un adolescente conocedor de la zona, Ultreras constató las condiciones de extrema pobreza de los pueblos donde se cultiva la planta. En esa región existen 1.287 comunidades con una población cercana a los 55 mil habitantes y casi todas las familias se dedican a sembrar amapola y extraer la ‘goma de opio’.

“Aquí no hay empleo, la gente casi no tiene para comer”, comenta Manuel, el guía que condujo al equipo de Univision hasta las montañas.

“Lo que nosotros percibimos es un abandono institucional, no de ahora, es un abandono histórico”, alega por su parte Rigoberto Acosta, miembro del Consejo Regional de la Sierra de Guerrero.

Él dice que en la Sierra carecen de la mayoría de los servicios básicos, por eso la amapola se ha convertido en la única forma de sustento. “No está el centro de salud con medicamentos y no hay ingresos. ¿Qué más hacen?”, alega.

Se estima que Guerrero produce del 40 al 60 por ciento de la amapola que llega a EEUU, aunque su plantación sigue siendo ilegal en México. Es también uno de los estados más violentos de México, por su vínculo con el narcotráfico. Según informes oficiales, en la primera mitad de 2017 fueron asesinados allí más de 1.200 personas, la mayoría relacionadas con el crimen organizado.

Las familias de los pueblos serranos enseñan a sus hijos a cultivar la amapola desde muy temprana edad. Algunos de los entrevistados son menores de edad y ya llevaban años dedicados a la siembra.

No obstante, el cultivo casi artesanal de los pequeños productores contrasta con los gigantescos campos financiados por cárteles de la droga, donde la amapola se produce de manera industrial con el velado objetivo de producir heroína.

Equipo de Univision recorre la intrincada sierra mexicana, donde familias campesinas cultivan la amapola que produce el opio Univision


Uno de los principales debates en torno a esta realidad en México es la legalización del cultivo. Ultreras conversó con defensores y detractores de esa política que permitiría regular la producción de la flor. Sin embargo, ciertos productores argumentaron que bajaría los precios en que el campesino venden su cosecha, poniéndoles en mayor desventaja. A ellos les compran el kilo de goma de opio en 1500 dólares, aunque luego el kilo de heroína en Estados Unidos ascienda a $35 mil dólares.

Mientras, en Estados Unidos, la adicción a opioides sigue creciendo y es allí donde se patentiza la amenaza. De hecho, el presidente Donald Trump firmará esta semana una declaración de emergencia nacional por el abuso de sustancias como la heroína y las pastillas para el dolor. Más de 64 mil personas murieron por sobredosis de estos productos en 2016, sobre todo en estados como New Hampshire, Masachusets, Ohio y Florida.

publicidad

Adictos a la heroína cuentan su dramática historia y ponen en evidencia las consecuencias mortíferas que el mal uso del opio genera en el país.

Todos los detalles en el especial “La amenaza de la amapola”, el domingo a las 7pm/6c por Aquí y Ahora, en Univision.

En Fotos: Así son los campos mexicanos donde se cultiva amapola, la flor de la que provienen los opioides


Image

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad