publicidad
Bodega: ¿Una start-up inofensiva o la personificación de todo lo malo de la sociedad moderna?

Este es el sistema con el que unos empresarios digitales quieren acabar con las bodegas

Este es el sistema con el que unos empresarios digitales quieren acabar con las bodegas

Estas tiendas automatizadas quieren tomarse EEUU. Acá van 30 razones para mandarlas al diablo.

Bodega: ¿Una start-up inofensiva o la personificación de todo lo malo de...
Bodega: ¿Una start-up inofensiva o la personificación de todo lo malo de la sociedad moderna?

La última ‘start up’ sensación suena increíblemente inhumana, clasista y totalmente blanca. En otras palabras, suena a un sueño para un inversionista de Silicon Valley.

La periodista Elizabeth Segran, de Fast Company, encendió la mecha de la ira en redes sociales el miércoles al publicar un impresionante reporte sobre una nueva empresa llamada Bodega. La idea es simple: los fundadores de esta compañía quieren reemplazar las bodegas los queridos delis o tiendas de la esquina con una especie de despensa robotizada en las entradas de los edificios. En el papel, es una idea sin problemas (la logística puede ser compleja): suena a lo que los demás llamamos máquinas expendedoras, pero no da lo mismo. Este emprendimiento en específico se está vendiendo con poco tacto racial y mucha altanería blanca algo que internet no se ha demorado en mofar.

publicidad

Segran, olfateando que esto sucedería, directamente les preguntó a los fundadores la gran pregunta: ¿cómo diantres se les ocurre llamar a su emprendimiento, el que pretende destruir a los pequeños comerciales, ‘Bodega’? La respuesta de Paul McDonald y Ashwath Rajan, dos veteranos de Google fue simple: en sus pruebas, le fue bien entre latinos.

Pero la comunidad online tuvo muchas más preguntas y muchísimos más problemas con Bodega. Acá va una lista de ellos:

1. ¿A quién le pido mi sándwich de huevo y queso?

2. Claramente no se lo voy a pedir a una maldita máquina expendedora.

3. ¿Creen que una compañía del área de San Francisco puede llenar las necesidades de millones de personas que van todos los días a las tiendas de la esquina, simplemente con un algoritmo?

4. ¿Qué sucede si no estoy cerca de mi casa y necesito comprar un paquete de cigarrillos, un detergente o un paquete de Takis?

5. ¿Qué se supone que le pasará a los dueños de estas tiendas? Aunque los fundadores de Bodega no le deben nada a los emprendedores inmigrantes –así es el frío capitalismo, amigos–, no está claro por qué alguien se sentiría contento de apoyar a un negocio que está tratando de eliminarlos.

6. ¿Dónde se supone que compraré flores ahora?

7. Hay espacio en el mundo para máquinas expendedoras en departamentos de lujo y las bodegas de la esquina. ¿Realmente estás vendiéndote como lo que reemplazará a las bodegas? Esa es una horrible forma de apuntar a algunos grupos demográficos.

publicidad

8. ¿Quieres Wal-Mart, pero a escala hiperlocal urbana y automatizado? Sí, ese es un concepto súper atractivo… para nadie.

9. ¿No eran los drones la gran idea para servir a los flojos que no pueden bajar a la esquina a comprar una caja de cereales?

10. Como dijo este usuario de Twitter, no hay nada como una persona rica que intenta vender las máquinas expendedoras como algo revolucionario.

11. Esto es como si alguien hubiera visto a las Pequeñas Bibliotecas Libres o a las Pequeñas Despensas Libres y hubiera pensado “el problema de esta filantropía de barrio es que nadie está sacándole dinero”.

12. Como dijo Tanvi Misra, de CityLab, “el bodeguero es literalmente tu mejor amigo cuando vives en una ciudad como Nueva York”.

13. En serio, ¿cómo se supone que voy a conseguir mi sándwich de huevo y queso?

14. Sí y con tocino, por favor.

Danielle S. de Crown Heights, en Brooklyn, Nueva York.
Danielle S. de Crown Heights, en Brooklyn, Nueva York.


15. Esto es lo que dijo Danielle S., cliente de una bodega en Crown Heights, Brooklyn, a la periodista Teresa Mathew de CityLab: “He estado viniendo a esta bodega en la avenida Franklin 690 por 27 años. No es simplemente porque me sea conveniente. Esto se trata de las relaciones que construyes con los dueños de estos establecimientos, los ‘buenos días’, esas conversaciones personales. La gente no va a las bodegas simplemente por el pan, la leche y los huevos. Nosotros venimos por los encuentros diarios. Una caja no puede hacer eso por nosotros. En la bodega nos cuidamos entre nosotros, porque entendemos que cuando alguien nos hace daño, nos afecta a todos. Una caja no tiene sentimientos así. Yo recibo un sentimiento –amor– cuando entro en la tienda en la mañana. Es como caminar del hogar al hogar, como si caminaras de tu comedor a tu despensa”.

publicidad

16. Esto todo podría haberse evitado si el ‘start up’ se hubiera vendido como el reemplazante de CVS. A nadie le importaría cargarse a las farmacias de cadena.

17. Las bodegas venden esas píldoras raras para mejorar tus relaciones sexuales. No sabemos quién las compra, ¡pero son hilarantes!

18. Como si fuera poco, el logo de la empresa es un gato. ¿Acaso justamente quieren dejar sin casa a los gatos de bodega? Hasta eso parece cruel.

19. Los creadores de Bodega también advierten que estas cajas “usarán sistemas computarizados de visión y aprendizaje automático para reconocer los productos que te llevas”. ¿Puedes imaginarte algo peor que una red cibernética que sabe exactamente cuántas botellas de Coca Cola y cuántos preservativos compras al mes?

La startup Bodega propone tener un propio deli en tu casa. ¿Qué pasaría...
La startup Bodega propone tener un propio deli en tu casa. ¿Qué pasaría con las bodegas de barrio?


20. Puede que Bodega venda Soylent, ese producto nutricional que no tiene nada de delicioso, diseñado para quienes creen que comer no es un placer necesario. ¿Por qué creen los genios tecnológicos que es bueno crear más formas para evitar lidiar con personas? ¿Es que odian ser seres humanos?

21. Estas son cosas que la ‘start up’ bodega no venderá que cualquier buena tienda de la esquina sí vende: teléfonos desechables, Hot Cheetohs, la última droga sintética, velas con la imagen de un santo, camisetas, raspaditos, oro falso, relojes falsos, RayBans falsos –todo falso–, juegos de domino, ambientador, porno, licor de malta y café decente.

22. Otra cosa que las buenas bodegas venden que estas no tendrán: frutas y verduras frescas.

publicidad

23. Otra cosa que las realmente buenas bodegas venden que estas no tendrán: productos de las comunidades locales y de sus países de origen. Si los fundadores de Bodega no deciden vender limpiador Fabuloso, harina Pan, cerveza Presidente o chocolate Abuelita, no hay forma de alegarles.

24. Los fundadores de Bodega dicen que eventualmente el modelo estará en todos lados. “Habrá uno siempre a cien pies de donde te encuentres”, comentaron. Sí, claro, pero eso depende de quién esa persona a la que se refieren.

“Durante los últimos diez meses, ellos han estado probando el concepto en 30 ubicaciones de la Bahía de San Francisco, entre ellos lobbies de apartamentos, oficinas, dormitorios y gimnasios”, escribió Segran. “La idea es predecir lo que necesita la gente y luego reevaluar constantemente a través de aprendizaje automático cuáles son los cien productos más necesitados en esa comunidad”.

Entonces, aparentemente necesitas vivir cerca de estos lugares, todos privados y normalmente ubicados en zonas económicamente afluentes. El concepto de Bodega está destinado a los vecindarios que Google Maps destaca como ‘áreas de interés’, vecindarios que no necesitan la tienda de la esquina. En otras palabras, no es precisamente una ‘start up’ que se preocupe mucho por la equidad.

25. Una despensa automática que trate de vender un iPhone va a ser robada, inmediatamente. Lo haré yo mismo.

"Tiene todo lo que necesitas", y al parecer también un iPhone.
"Tiene todo lo que necesitas", y al parecer también un iPhone.


26. Los fundadores de Bodega intentarán hacer que su sistema sea considerado una amenidad de un lugar específico. Eso significa que no pagarán impuestos de propiedad, cuentas y no estarán asociados a una operación comercial. Es una verdadera estafa.

27. La originalidad de una tienda de la esquina es un valor, no un error del sistema. Los fundadores de esta compañía prometen una experiencia homogénea. Esto deja de lado el sentimiento de orgullo y propiedad que viene de saber lo que solo tu vecindario tiene (Brentin Mock y yo lo sabemos cuando hablamos de los sándwiches de Millie’s Market).

28. Las ya existentes tiendas de la esquina son un lugar de permanente innovación comercial. En serio: los dueños fueron los primeros en darse cuenta de tendencias como los ‘fidget spinners’ (esos juguetes antiestrés que todos tenían hace un par de meses). Mucho después llegaron los clientes y las grandes tiendas. Una tienda automática no tendrá capacidad de pensar en nuevos productos.

publicidad

29. Los fundadores de Bodega, al ver el revuelo causado en Twitter, rápidamente respondieron con este mea culpa: “cuando primero pensamos en la idea de llamar a la compañía Bodega reconocimos que podría haber el riesgo de que se interpretara como una mala apropiación [de la identidad de otros]”. Sin embargo, lo hicieron igual.

30. En serio, no se metan con mi sándwich de huevo y queso.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Las diez ciudades más felices de Estados Unidos en 2017
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad