publicidad
La reunión de fact-checkers se llevará a cabo del 18 al 19 de octubre del 2016 en Miami, Florida.

Fact-checkers de Iberoamérica se reúnen para colaborar en la cobertura del último debate entre Trump y Clinton

Fact-checkers de Iberoamérica se reúnen para colaborar en la cobertura del último debate entre Trump y Clinton

La reunión se llevará a cabo del 18 al 19 de octubre en Miami con el fin de aumentar el impacto del fact-checking político en el mundo hispanoparlante

La reunión de fact-checkers se llevará a cabo del 18 al 19...
La reunión de fact-checkers se llevará a cabo del 18 al 19 de octubre del 2016 en Miami, Florida.

Las elecciones presidenciales –con la irrupción de Donald Trump y su uso indiscriminado de mentiras en público– han sido el punto de quiebre que visibilizó y está afianzando el trabajo de los fact-checkers o verificadores de la verdad de los discursos políticos, especialmente en EEUU.

Es tanto el trabajo que el candidato republicano les da a los fact-checkers, que Univision Noticias aprovechó la coyuntura para reunir del 18 al 19 de octubre a representantes de 11 organizaciones periodísticas de EEUU e Iberoamérica para juntos reflexionar sobre nuevas fórmulas, narrativas y metodologías para aumentar el impacto del fact-checking político en la región.

publicidad

El 18 de octubre–día antes del debate–se realizará una "factatón", como los participantes bautizaron a la sesión para discutir y elegir ideas para mejorar el fact-checking en la región.

Al día siguiente, los invitados podrán verificar en vivo, en español, el último debate presidencial entre Trump y Clinton, que se realizará en la Universidad de Nevada, en Las Vegas el 19 de octubre.

La iniciativa reunirá a periodistas de Plaza Pública (Guatemala), Agencia Lupa (Brasil), The New York Times en español (EEUU), Colombiacheck (Colombia), Ojo Público (Perú), Animal Político (México), El Objetivo del canal La Sexta (España), Semanario Universidad (Costa Rica), La Nación (Argentina) y UYCheck (Uruguay), además de Univision Noticias.

La época dorada del fact-checking

Los dos primeros debates presidenciales entre Trump y Clinton han sido ampliamente escrutados por diversas organizaciones y medios de comunicación, que realizan esfuerzos inéditos para evidenciar las mentiras que se dicen al aire.

Muestra de ello es que cada noche de debate, el diario The New York Times tiene a 18 reporteros comprobando en vivo las afirmaciones de ambos candidatos. La organización pública NPR ofrece a su audiencia una transcripción simultánea, acompañada con anotaciones de más de 20 periodistas. Univision, por su parte, con 11 reporteros realizó por primera vez en su historia un ejercicio televisado de verificación del debate desde su plataforma, El Detector de Mentiras.

publicidad

El fact-checking – la verificación de la exactitud de los hechos– tomó relevancia en Estados Unidos en los últimos cinco años, de la mano de pequeñas organizaciones independientes o amparadas por una institución. Hoy, estos pioneros tienen equipos dedicados a tiempo completo para retar sistemáticamente la veracidad del discurso público, especialmente lo que dicen los políticos.

La primera iniciativa de este tipo surgió en 2003, con la creación de la plataforma FactCheck.org y se consolidó cuando en 2009 el proyecto Politifact del diario Tampa Bay Times ganó el premio Pulitzer por su cobertura de las elecciones presidenciales de 2008.

Desde entonces, el movimiento se extendió a los grandes medios de comunicación y ganó legitimidad como estilo periodístico. Era inevitable que se extendiese rápidamente a otras latitudes, tanto, que a la tercera conferencia global de verificadores, realizada en Buenos Aires, Argentina, en mayo de 2016, asistieron 100 personas de 41 países. La primera reunión, hace dos años en Londres, Inglaterra reunió a 40 periodistas y académicos.

De acuerdo al Laboratorio de Reporteros de Duke (Duke Reporters' Lab), hay más de 100 proyectos activos de verificación del discurso político en el mundo.

Destaca en América Latina la plataforma argentina Chequeado, pionera en el fact-checking en América Latina y ganadora del Premio Gabriel García Márquez por esa labor.

publicidad

Sin duda, los despotriques de Trump en el último año y medio contribuyeron a poner en primer plano el rol de los fact-checkers; sus afirmaciones falsas y hasta descabelladas han despertado interés adicional en el trabajo de los verificadores.

Hasta la fecha, la organización Politifact ha detectado más de 200 afirmaciones falsas del candidato republicano y 74 de su rival demócrata. Univision Noticias, a través de su plataforma Detector de Mentiras, identificó en los últimos siete meses más de 60 falsedades que Trump ha repetido durante su campaña. También logró detectar 11 afirmaciones falsas de Clinton.

Un reciente reporte del American Press Institute reveló que las audiencias de los principales sitios de fact-checking se dispararon durante las noches de debate. Prueba de ello es que NPR rompió su récord de tráfico en Internet, y su fact-checking del debate del 26 de septiembre superó las 7 millones de visitas.

“Por un lado, usted podría decir que Trump es una señal de cuán ineficaz es el fact-checking – ciertamente no lo ha detenido. Pero realmente él también puso el clavo en el ataúd de cualquier duda que quedaba sobre el fact-checking como periodismo legítimo”, dijo en una entrevista con Poynter el periodista Lucas Graves, profesor de la Universidad de Wisconsin, Madison y autor de un reciente estudio sobre este tipo de periodismo.

publicidad

Tanta relevancia adquirió el fact-checking que la misma Hillary Clinton ha tratado de usarlo a su favor durante los debates, pidiéndole a los espectadores visitar su página de Internet, que cada noche se convierte en una plataforma de verificación.

Quizá uno de los pasos más importantes en las últimas semanas fue la decisión del motor de búsqueda Google de crear el tag “Fact Check” para identificar los artículos de verificación en el servicio Google News.

“Estamos emocionados al ver el crecimiento de la comunidad fact-check y de encender una luz a sus esfuerzos para separar los hechos de la ficción, la sabiduría de los cuentos”, escribió en el anuncio el jefe de Google News Richard Gingras.

Y para el último debate, los estudiantes de la escuela de periodismo de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY) realizarán un ejercicio de fact-checking en vivo, según anunció el profesor de esa facultad Miguel Paz. Echarán mano del trabajo de diversas organizaciones, entre ellas Politifact, Snopes, Detector de Mentiras y Fact Check, del Washington Post.

Para la última cita de Trump y Clinton, en Las Vegas, el Duke Reporters' Lab anunció que probará una nueva herramienta de fact checking, con una extensión gratuita para los usuarios del navegador Chrome. Verán la transmisión en vivo del debate con mensajes ocasionales que aparecerán en la pantalla, con la evaluación de Politifact de lo que dicen los candidatos.

publicidad

Precisamente, es este escenario de constante experimentación es el que motiva la alianza de Univision y las organizaciones de habla hispana, que con la ambiciosa excusa de verificar en vivo el debate presidencial, se reunirán este miércoles para innovar, compartir ideas y formular metodologías de trabajo más efectivas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad