publicidad
Dos hombres cortan vigas para colocarlas en un inmueble de la Ciudad de México que quedó inhabitable tras el sismo del pasado martes.

Revisando grietas tras el sismo: ya son 500 los edificios de Ciudad de México que deberán ser demolidos

Revisando grietas tras el sismo: ya son 500 los edificios de Ciudad de México que deberán ser demolidos

Voluntarios ayudan en la revisión de las casas de la capital mexicana ante el enorme número de peticiones, mientras va creciendo el número de inmuebles que no colapsaron en el terremoto y que deberán ser destruidos.

Dos hombres  cortan vigas para colocarlas en un inmueble de la Ciudad de...
Dos hombres cortan vigas para colocarlas en un inmueble de la Ciudad de México que quedó inhabitable tras el sismo del pasado martes.

CIUDAD DE MÉXICO. - “Ahora ya puedo dormir tranquila”, es la frase qué más veces ha escuchado en los últimos días un grupo de cinco jóvenes arquitectos, que, como voluntarios, van de casa en casa revisando las grietas y daños que ocasionó el terremoto del pasado 19 de septiembre en algunas viviendas de la Ciudad de México y que no han sido atendidas como prioridad por las autoridades.

Su día comienza alrededor del mediodía, haciendo una larga fila en la Casa del Arquitecto, uno de los lugares que concentra miles de reportes de ciudadanos que, preocupados, buscan asegurarse de que su inmueble sea seguro para habitar.

publicidad

De acuerdo con el último reporte del jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, hasta el pasado lunes, contabilizaron un total de 500 inmuebles que no colapsaron durante el terremoto, pero que tienen código rojo y deberán ser demolidos en los próximos días.

Relacionado
12 muertos bajo la iglesia. Manuela de León García, la mad...
"Quiero llorar y no puedo": el sacristán que sobrevivió al bautizo convertido en tragedia por el sismo

Las autoridades han realizado al menos 10,000 inspecciones, pero hay muchas que no han sido atendidas, por lo que, de acuerdo con Alfredo Acevedo, uno de los encargados de la organización, por medio de una alianza entre la Secretaría de Desarrollo Urbano y el Colegio de Arquitectos, esos reportes son atendidos por voluntarios, para poder inspeccionar los inmuebles de una forma más eficiente.

Los reportes de Locatel, Salvatucasa.mx y las que llegan directamente a la Casa del Arquitecto se unifican y se atienden por los jóvenes.

El salón donde se realiza la capacitación a los voluntarios ingenieros y...
El salón donde se realiza la capacitación a los voluntarios ingenieros y arquitectos.

“Aquí tenemos muchos voluntarios, arquitectos o ingenieros, que están viniendo a capacitarse en temas de estructuras para poder apoyar en las brigadas. Una vez que toman la capacitación se les asignan varias sedes. Regresan con su formato de revisión y se va haciendo la selección para ver si es necesaria una segunda revisión”, dijo.

Son las 13:00 horas y a Sofía, Marieli, Héctor, Fernando y Sergio, que hace unos días eran completos desconocidos, los asignaron en la misma brigada, en la delegación Azcapotzalco, una de las zonas del norte de la ciudad donde hubo pocos reportes de daños mayores, pero donde hay mucha gente que tiene miedo e incertidumbre sobre si están a salvo en su propia casa.

Largos viajes en metro, camiones y caminatas de kilómetros entre colonias desconocidas y a veces peligrosas, es la forma que utilizan para llegar a los destinos asignados. Algunos voluntarios con motocicleta se ofrecen a llevarlos y, en ocasiones, los camiones les permiten viajar gratis al verlos con casco y chaleco de voluntarios.

Héctor, Fernando, Marieli, Sofía y Sergio caminan por las calles de la C...
Héctor, Fernando, Marieli, Sofía y Sergio caminan por las calles de la Ciudad de México.

Después de un viaje de más de media hora, la brigada llegó al primer destino, un condominio de departamentos, que, a simple vista, parece haber salido ileso de la sacudida del pasado martes que tan solo en la Ciudad de México dejó al menos 192 personas sin vida.

Martha Lariza Luna, la mujer que hizo el reporte, luce aliviada al verlos llegar. Cuenta que fue la primera vez que sintió un sismo tan fuerte en sus más de 40 años de vida, y luego de ver algunas grietas en el edificio, no pudo estar tranquila porque no sabía si el inmueble era lo suficientemente fuerte para resistir un nuevo sismo.

Apenas llegaron, los voluntarios comenzaron a mirar cada centímetro del edificio, pequeñas grietas, posibles inclinaciones y daños estructurales. Lo hicieron desde afuera de la construcción, desde uno de los departamentos y también desde la azotea. En el edificio viven al menos 54 personas.

La brigada comienza a realizar la inspección al lugar registrado con daños.
La brigada comienza a realizar la inspección al lugar registrado con daños.

Luego de discutir las impresiones de cada uno de los miembros de la brigada, Marieli González, de 30 años y la más grande del grupo, dictaminó que la edificación no corre ningún riesgo ya que, pese a las grietas, la trabe está intacta, aunque la pared de la azotea luce resentida, pero no hay riesgo de colapso.

Para Héctor Martínez, de 27 años, este día es uno de los más tranquilos a comparación de los anteriores. Él lleva como voluntario desde el pasado jueves y lo de este lunes, a comparación de lo que ha visto en días pasados, no tiene nada que ver.

“Esto es de lo menos grave que hemos visto, hay fisuras sin importancia. Hay gente muy asustada, pero están en su derecho de pedir una revisión, así que para eso estamos nosotros. Sin embargo, hay muchas veces que no es necesario”, dijo.

publicidad

De todas las asignaciones que le han dado, en 10 le han abierto la puerta. Ellos clasifican el inmueble por colores: rojo es cuando la vivienda presenta serios daños; ámbar cuando tiene problemas, pero no representan riesgo de colapso; y verde es cuando no hay peligro alguno.

Uno de los inmbuebles en la Ciudad de México que ha sido revisado por lo...
Uno de los inmbuebles en la Ciudad de México que ha sido revisado por los voluntarios.

“Hay veces que levantan reporte y quieren que revisemos daños que llevan años en su vivienda y no son de este sismo. También hemos recibido reportes falsos de direcciones que no existen, que nos hacen perder el tiempo para los que de verdad lo necesitan”, dijo.

De acuerdo con el arquitecto Alberto Levy, quien imparte los cursos de capacitación a los voluntarios, se está tratando de que la gente pueda evaluar y diferenciar entre una fisura y una grieta, antes de levantar un reporte. Ya que una fisura es muy superficial, pero una grieta pasa de lado a lado y es una señal de alarma.


“En el momento en que la columna perdió verticalidad se convierte en un inmueble de alto riesgo, por lo que incluso le pedimos a los voluntarios que no arriesguen su vida”, dijo.

publicidad

Fernando Cárdenas, de 29 años y quien es uno de los cinco miembros de la brigada de voluntarios, relató que la mayoría de las personas a las que visitan están tan preocupadas por su vivienda, que solo esperan que les digan si corren o no peligro, pero hay otras personas que los reciben tan amablemente que les ofrecen de comer o un vaso con agua.

“Ninguno de nosotros está esperando algo a cambio, ni que nos agradezcan, pero nos dimos cuenta que la gente es muy solidaria”, dijo.

Entre el traslado de una a otra vivienda con reporte, los voluntarios caminan kilómetros y van conociéndose unos a otros, hablan de su experiencia en días pasados y cómo han podido resolver las dificultades que se presentan.

Héctor y Fernando ha trabajado juntos solo en dos jornadas de voluntariado, pero se tratan ya como si fueran amigos. Cuentan que hace tres días los mandaron a Tepito, uno de los barrios más peligrosos de la ciudad.

Héctor Martínez revisa uno de los inmuebles reportados con daños en la C...
Héctor Martínez revisa uno de los inmuebles reportados con daños en la Ciudad de México

“Al principio nos dio ‘cosa’, pero la gente nos recibió muy bien. Ahí las estructuras de las casas estaban muy dañadas, no sé cómo siguen viviendo ahí, pero la gente no quiere evacuar, no se quieren salir. En esa ocasión marcamos código rojo, pero ninguno de ellos quiso irse a los albergues”, dijo.

De igual forma, Marieli y Sofía fueron asignadas en días anteriores a Iztapalapa, otra zona conflictiva de la ciudad. “Hicimos como una hora de traslado, y visitamos varias escuelas. Aunque muchas tenían daños, me di cuenta del ingenio de los mexicanos para construir. Visitamos escuelas cuyas edificaciones representaban riesgos desde antes y la gente los arreglaba como podía”, dijo Sofía.

Hasta el momento se han reportado en la ciudad siete escuelas evaluadas con código rojo, 1,308 con código amarillo y 9,095 con código verde.

publicidad

La jornada de inspección terminó hasta el anochecer, cuando volvieron a la Casa del Arquitecto a entregar los informes, haciendo el mismo recorrido de ida: metro, camión, largas caminatas. Ahora solo pueden pensar en conseguir algo de comida y volver a casa, para tener fuerzas y volver al día siguiente.

En Fotos: Rescatistas del mundo buscan sobrevivientes del sismo en México
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad