publicidad
Un edificio dañado en Ciudad de México.

El simulacro de terremoto que se convirtió en temblor real: "Nos tomó por sorpresa"

El simulacro de terremoto que se convirtió en temblor real: "Nos tomó por sorpresa"

Cada 19 de septiembre en México se realiza un gran simulacro de terremoto en el aniversario del temblor de 1985. Suena una alarma con 30 segundos de antelación para buscar un lugar seguro bajo las directrices de protección civil. Pero la realidad es muy diferente.

De hacer un simulacro en el aniversario del sismo del 85, a vivir un terremoto real dos horas después Univision

CIUDAD DE MÉXICO, México.- Por la mañana del 19 de septiembre, los mexicanos realizamos, como cada año, un mega simulacro en conmemoración del aniversario del terremoto de 1985. Dos horas después de este simulacro, un terremoto de magnitud 7.1 sacudiría a la Ciudad de México, de verdad.

Todo se hizo un caos en la oficina de Univision México. No hubo alerta sísmica que avisara 30 segundos antes, tal y como nos tenían acostumbrados. Los simulacros que repetimos cada año nos enseñan cómo debemos actuar cuando suena este aviso que nos da medio minuto para conservar la calma y concentrarnos en las indicaciones que nos dan. Pero esta vez no hubo alerta, solo sentimos el temblor: el terremoto nos tomó por sorpresa.

publicidad

Aunque horas antes, durante el simulacro todos obedecían las señalizaciones del equipo de Protección Civil (que consisten en mantenerse debajo del escritorio hasta que pase el sismo), esta vez muchos salieron corriendo hacia la puerta. Yo fui una de ellas. Vi correr a algunos de mis compañeros, no hubo tiempo de prepararse y pensé que debía de hacer algo más que solo quedarme debajo de mi escritorio.

El edificio de Univision es de cristal, tiene 18 pisos y nosotros estamos en el 12. Los cristales tronaban y costaba mucho trabajo estar de pie.

Cinco compañeros y yo solo pensamos en buscar la salida. Corrimos a la puerta de emergencia y bajamos las escaleras mientras todo se sacudía. Al bajar, sentimos el polvo del yeso del techo caer sobre nosotros. En cada piso nos encontrábamos más gente que hizo lo mismo. Corrían para tratar de salir lo antes posible. Muchos lloraban, otros decían que sentían desmayarse, pero el movimiento no paraba. Al llegar a la planta baja, vimos parte del piso pintado de blanco, por el yeso que se resquebrajó.

Salimos a la Avenida Paseo de la Reforma y volvimos a encontrarnos a los mismos oficinistas que horas antes platicaban, jugaban y se aburrían durante el simulacro. Mucha gente decía que era una pérdida de tiempo.
Ahora sus caras estaban pálidas, lloraban y, desesperados, trataban de llamar a sus familiares.

En pocos minutos toda la Avenida Paseo de la Reforma se inundó de gente, invadieron los carriles de los automóviles y todo era confusión. Mientras el equipo de Protección Civil trataba, en vano, de controlar a las personas, comenzó a sentirse un fuerte olor a gas.

publicidad

De pronto, todos comenzaron a correr sobre la avenida, en dirección a la Glorieta de la Palma y el Centro Histórico. Muchos pedían a la gente que se tranquilizara, temiendo una estampida. Durante la caminata sobre la avenida, una de las principales de la Ciudad de México, registramos varios edificios con daños menores. Muchos con vidrios rotos, otros con trozos de pared en el suelo.

Hasta antes de volver a la oficina miles de personas caminaban hacia el centro para mantenerse a salvo de las fugas de gas, hay varios helicópteros sobrevolando la ciudad y se escucha constantemente el sonido de las ambulancias.

Sigue en vivo la información sobre el terremoto aquí.

En fotos: Fuerte terremoto estremece México
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad