publicidad
.

Inversiones en Silicon Valley: "La caída fue mucho más rápida de lo que...

Sanwal: "El poder pasó de los emprendedores a los inversionistas".

Inversiones en Silicon Valley: "La caída fue mucho más rápida de lo que esperábamos"

Inversiones en Silicon Valley: "La caída fue mucho más rápida de lo que esperábamos"

La fiebre de inversiones que impulsaba el valor de las startups se enfrió y ya hay un sitio para monitorear a las que caen en valuación.

Por Diego Graglia @TheDailyDG, corresponsal de Silicon Valley

Hasta hace apenas un par de meses, la tabla de posiciones de unicornios era la expresión visual del optimismo encendido de Silicon Valley.

Allí, los emprendedores digitales y los inversionistas podían ver los últimos movimientos en el valor de los “unicornios”, las startups que valen más de 1,000 millones de dólares.

La lista crecía casi a diario, cada vez que una nueva empresa recibía una ronda de inversión de decenas o cientos de millones de dólares.

Ahora, acaba de aparecer una tabla mucho más sombría, el Down Round Tracker o monitor de rondas devaluadas.

La firma de inteligencia de negocios CB Insights lo creó para seguir a las startups que pierden valor de una ronda de capital a la siguiente, algo que no pasa en un negocio saludable y en crecimiento.

“Muchos clientes nos estaban pidiendo estos datos”, dice en entrevista Anand Sanwal, CEO de CB Insights.

La lista, dice, contiene empresas “en que las expectativas se adelantaron mucho a la valuación” y que se arriesgan a caer “en un remolino” donde pierden valor, empleados, atención de sus inversionistas, y hasta quizás su negocio.

Entre los nombres más conocidos de la lista están Box, Technorati, Foursquare, Ustream, Jawbone, Xiaomi, Gilt Groupe, Circa y Square.

Se enfrió el clima

La nueva lista es un reflejo del cambio de humor en Silicon Valley.

publicidad

Hace un año, parecía que cualquier emprendedor con una idea de negocios podía recibir capital.

Hoy las firmas de inversión son mucho más cautelosas y revisan al detalle las métricas de crecimiento y potencial de cada startup.

“Pensamos que la caída iba a ser en el primer trimestre de este año, pero fue mucho más rápida”, dice Sanwal.

¿Qué es un unicornio?

Aunque se espera que las empresas con negocios sólidos y diferentes sigan recibiendo inversión, ya no va a ser tan fácil convertirse en unicornio.

Ése es el nombre mítico que la comunidad de Silicon Valley adoptó para nombrar a empresas que: recibieron inversion de capital de riesgo, son privadas (no cotizan en la Bolsa) y tienen una valuación estimada de más de 1,000 millones.

Esa valuación no es tan clara como la de una empresa pública, en la que el precio de cada acción en la Bolsa determina con transparencia el valor total del negocio.

En el caso de las startups privadas, no es tan fácil saber cuánto valen.

Su valuación viene de cada ronda de capital levantado entre inversionistas. Éstos invierten un monto determinado a cambio de un porcentaje de la propiedad y esto permite calcular cuánto vale el 100% de la empresa.

Sanwal: "El poder pasó de los emprendedores a los inversionistas".
Sanwal: "El poder pasó de los emprendedores a los inversionistas".


El poder cambió de manos

El enfriamiento del mercado este año, dice Sanwal, no significa que no haya más unicornios ni capital para startups.

“Los tratos van a seguir sucediendo —explica—. Pero el poder ha pasado de las manos de los emprendedores a las de los inversionistas”.

Aquí, una versión editada y condensada de la entrevista.

—¿Cómo tuvieron esta idea?
—Muchos clientes nos estaban pidiendo estos datos. Hay muchos que estaban interesados en saber quiénes son estas companías y los de fondos de inversión quieren saber de dónde se pueden robar talento. Y también teníamos muchos pedidos de medios de comunicación.

—¿Sientes que pasaron muy rápido de seguir el crecimiento a seguir las caídas?

publicidad


—Sí, somos una compañía de datos y nuestro trabajo es presentar lo que dicen los datos. Estábamos siguiendo el ciclo hacia arriba con nuestra lista de unicornios y ahora estamos siguiendo el ciclo de caídas. Pero no nos importa hacia dónde va la tendencia, sólo tratamos de presentar datos que son útiles.

—Cuando estalló la burbuja puntocom en 2000, había un sitio similar para empresas fallidas y tú trabajabas en una de ellas, Kozmo.
—Sí, el sitio se llamaba “F*** Companies”. Yo estaba en esta startup ambiciosa, que se decía que valía miles de millones de dólares, y había juntado inversiones por 260 millones. Cuando estás en una empresa así, no siempre puedes ver cómo van las cosas de verdad. Los fundadores suelen ser muy optimistas y ponerle buena cara a lo que sea que pase, como empleado nunca tienes una buena perspectiva interna de lo que pasa. Ese sitio, que se burlaba de estas compañías y de sus ideas ridículas, también servía para entender cómo iban las cosas y era como una alerta temprana en algunos casos (...) Era un servicio útil como empleado de una de estas empresas.

—Luego que el año pasado se empezó a hablar de un enfriamiento en Silicon Valley, ¿esperaban tener que crear una herramienta como ésta tan pronto?
—Sí, empezamos a ver cómo cambiaba el humor de los inversionistas al final del tercer trimestre del año pasado. Ese fue el trimestre con el mayor monto de inversiones de riesgo desde 2000, fue como el pico. Pensamos que la caída iba a ser en el primer trimestre de este año, pero fue mucho más rápida. En el cuarto trimestre de 2015 vimos un descenso importante en el monto de las inversiones y la cantidad de operaciones. Sabíamos que el resultado inevitable sería que a las empresas les costara más conseguir inversiones y por lo tanto vendrían estas rondas con menores valuaciones.

publicidad

Tú también eres emprendedor y conseguiste una ronda de inversión para CB hace unos meses. ¿Sientes que lo hiciste justo a tiempo?
—Sí, creo que le acertamos con el momento. La diferencia es que crecimos con ingresos propios hasta llegar a 65 empleados, así que íbamos a estar bien aun si no juntábamos capital. La diferencia de tener dinero cuando el mercado se está enfriando, luego que muchas empresas estuvieron tirando dinero por la ventana durante los últimos 18 meses, es que, mientras otros se preguntan si van a sobrevivir, nosotros podemos salir al ataque porque tenemos capital. Tenemos un montón de información, entonces fue una decisión consciente. Pensamos: ‘El mercado está por enfriarse y, cuando lo haga, queremos ser los que estemos listos para salir a atacar mientras el resto se defiende’.

—¿La ventana de tiempo para conseguir capital ya se cerró para la mayoría de las startups?
—No, no del todo. Creo que está más pequeña, pero no cerrada. Hay una tendencia macro que subyace a todo esto: la tecnología está invadiendo y reinventando muchas industrias. Eso no va a cambiar. La exigencia será un poco mayor para ver qué compañías consiguen inversión.
(...) Como la tecnología se puso de moda, hubo muchos ‘wantrepreneurs’, que querían ser emprendedores y se lanzaron. Lo dejarán de hacer o les costará más conseguir capital si lo hacen. Creo que hay más rigor ahora, pero las inversiones no se terminarán.

publicidad


(...) Lo mismo pasará con los inversionistas ‘turistas’ que se habían metido al mercado y ahora se asustarán un poco. Pero los que llevan mucho tiempo en esto seguirán invirtiendo.

—¿Qué deben tener las compañías para conseguir inversión en este clima?
—A algunas compañías de etapas avanzadas, los inversionistas les estaban dando mucho crédito por el crecimiento potencial que prometían hacia el futuro. Eso va a dejar de ser así. Las expectativas de crecimiento estaban un poco separadas de la realidad. Para las compañías de etapas tempranas, todo va a girar más en torno a sus métricas, datos reales. Su trayectoria tiene que ser más medible, no sólo decir “tenemos una gran oportunidad y somos un buen equipo” (...) Los tratos van a seguir sucediendo, pero el poder ha pasado de las manos de los emprendedores a las de los inversionistas. Pero ese es el ciclo vital del capital de riesgo, nadie tiene el poder para siempre.

—¿Qué tienen en común las empresas que figuran en la lista de rondas devaluadas?
—Si hay un denominador común, es ser compañías que tienen un precio pensado en que todo va a salir bien, en que la ejecución del plan va a ser perfecta (...) Son casos en que las expectativas se adelantaron mucho a la valuación (...) Así es el mundo del capital de riesgo, estás valuando empresas privadas. Es inevitable que a veces te equivoques.

publicidad

—Algunos inversionistas los criticaron en Twitter cuando publicaron esto.
—Sí, lo tomaron como que estábamos pateando a las empresas que están en el suelo. Pienso que, si eres un inversionista, no puedes querer que escriban sobre tu empresa sólo cuando las noticias son buenas. Y nuestro trabajo no es ser porristas de las startups y sus inversionistas, sino presentar los datos como son. Cuando son buenos, hacemos cosas como el seguidor de unicornios, y cuando no son buenos, el monitor de rondas devaluadas. Pero no tenemos caballo en esta carrera.

—¿Una herramienta así se puede convertir en una profecía autocumplida para la industria?
—No creo que nosotros tengamos tanto poder. Pero creo que dentro de una compañía se vuelve difícil retener el talento (cuando se sabe que la empresa pierde valor). No hay muchos casos de startups tecnológicas a las que les empezó a ir mal que luego se recuperaran (...) No es común. Si las empresas que están en la lista tienen empleados inteligentes, ellos tienen otras opciones. Los reclutadores, startups e inversionistas buscan a la gente de esas empresas, se vuelve difícil competir en esta carrera por el talento una vez que tu empresa cae en este remolino. Lo otro es que tus inversionistas pierden interés en ti, pasan más tiempo con las empresas (de su portafolio) a las que les va bien. Pierdes la atención de los medios, tus empleados, tus inversionistas.

publicidad

—¿Cuál es el panorama para las valuaciones este año?
—Van a depender de si los mercados públicos siguen inestables y a la baja. La valuación de las empresas privadas muchas veces se hace en base a la de empresas públicas comparables. En general, los mercados privados se habían entusiasmado demasiado y va a haber una vuelta a la realidad. Muchas compañías no van a conseguir su siguiente ronda de capital si no están logrando las cifras, cumpliendo las expectativas. Aun así siguen naciendo muchos unicornios, ya tenemos nueve en los primeros dos meses del año. Aun en medio del pesimismo, la gente sigue firmando cheques.
(...) Muchos inversionistas nos dicen que es en estas épocas cuando más les gusta invertir, porque no hay tanto glamour y es cuando aparecen los verdaderos emprendedores, los que no buscan dinero fácil para una empresa tecno. Creo que un poco de racionalidad no es mala para el mercado. Creemos que es una corrección, no el estallido de una burbuja, pero sabremos más en unos meses.

—¿Y cuál de tus dos listas va a crecer más rápido este año, la de unicornios o de rondas devaluadas?
— Je je. En cuanto a crecer, creo que la de rondas devaluadas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
La pequeña activista le pidió a los asistentes de la Marcha de las Mujeres que sigan haciendo una cadena de amor para proteger a sus familias.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad