publicidad

La Ley No Child Left Behind

La Ley No Child Left Behind

La ley establece nuevos estándares para los estudiantes, profesores y escuelas e incrementa el dinero destinado a la educación.


Lo que significa para los padres

Muchos padres habrán oído hablar de la ley No Child Left Behind, que fue noticia cuando el Congreso de Estados Unidos la aprobó en 2002 porque requiere que se efectúen importantes modificaciones en la educación pública. Pero a pesar de tanta atención, los padres pueden tener preguntas. ¿En qué exactamente les afecta la ley? ¿Cómo se detectan los cambios?

Básicamente la ley establece nuevos estándares para los estudiantes, profesores y escuelas e incrementa el dinero destinado a la educación para cumplir con las nuevas obligaciones. Para los padres, el cambio más notable es que su hijo tendrá que pasar exámenes estandarizados casi cada año, algo que contrasta con la ley anterior, que exigía exámenes muchos menos frecuentes. La ley también da a los padres más información y, en algunos casos, más opciones acerca de la escuela a la que acude su hijo.

El College Board ofrece el siguiente resumen sobre la ley:

Nuevos estándares

Para los estudiantes

Los estudiantes que estén entre 3-8 grados serán examinados cada año en matemáticas e inglés para asegurarse de que cumplen con los requisitos mínimos del estado. Los estudiantes de 10-12 grados tendrán que pasar un test al menos una vez. Desde 2007, los estados también examinan a los estudiantes para determinar su nivel de conocimiento en ciencias.

publicidad

Para los profesores

Los profesores de su hijo deben de estar "altamente calificados" en las asignaturas que enseñan. Cada estado determinará que conocimientos deberán poseer los profesores para que se consideren altamente calificados, pero es probable que como parte de los requisitos se les exija un diploma en el tema que enseñan o mayor formación en él.

Para las escuelas

Cada año, las escuelas deben incrementar el número mínimo de estudiantes que lleguen a los estándares pedidos. Al cabo de 12 años, todos los estudiantes deben de ser capaces de pasar los tests y aquellos colegios que no logren esta meta podrán ser sujetas a cambios para mejorarlas, tales como aumento de los recursos, o modificaciones en los profesores o programa escolar.

Más información para los padres

Sobre los estudiantes

Los tests anuales permitirán a los padres saber de forma más asidua si su hijo cumple con los estándares requeridos en su estado. La nueva ley también obliga a los distritos escolares que entreguen una hoja anual de calificaciones que informe del resultado de los estudiantes en cada una de las escuelas. La información estará dividida por raza, etnia, género, incapacidad y otras categorías, de tal manera que se pueda determinar qué tanto está haciendo la escuela para educar a los estudiantes pertenecientes a minorías o con incapacidad.

publicidad

Sobre los profesores

Los estados deben entregar todos los años un informe acerca de lo calificados que están los profesores, con la proporción de aulas en el estado que no cuentan con profesores altamente calificados. Los directores de escuela deben también presentar información acerca de si sus profesores cumplen o no con los requisitos. Los padres podrán pedir esta información a la escuela o a la oficina de distrito. Los padres en escuelas que reciben fondos para la pobreza pueden pedir información específica acerca de la formación de los profesores que enseñan a sus hijo.

Sobre las escuelas

La ley exige a los distritos escolares que informen a los padres que la escuela a la que atiende su hijo necesita mejorar de nivel debido a que no logró incrementar el número de estudiantes que cumplan con los estándades exigidos por el estado.

Más opciones para los padres de escasos recursos

Cerca de la mitad de los colegios públicos reciben fondos para la pobreza destinados a ayudar a estudiantes de familias de escasos recursos. Si se espera que un colegio mejore de nivel y no lo logra después de dos años, los padres podrán transferir a su hijo a otra escuela o inscribirle en clases particulares gratuitas. Los padres dispondrán de esa opción mientras el colegio no logre los resultados adecuados.

Los padres de escasos recursos tendrán además la opción de cambiar a su hijo de colegio si la escuela a la que va ha sido calificada de "peligrosa de forma persisitente."  Las escuelas pueden ser tachadas de peligrosas si sus programas no han evitado prevenir que en sus instalaciones se detecte violencia o consumo de drogas o alcohol. Los padres podrán también transferir al estudiante si ha sido víctima de un crimen violento en la escuela.

publicidad

Requisitos para involucrar a los padres

La nueva ley de educación exige a los colegios que creen formas de involucrar más a los padres de los alumnos. Las escuelas con peores resultados deben presentar reglamentos escritos que especifiquen cómo involucrarán a los padres y de qué forma van a pedirle consejo a usted para mejorar los malos resultados.

La ley otorga además mayor flexibilidad a los responsables educativos. Esto significa que usted puede trabajar con la dirección del colegio, los administradores y otros profesionales para armar el mejor programa educativo para su hijo.

Para obtener más información acerca de la ley No Child Left Behind, visite el sitio de Internet del Departmento de Educación, Choices for Parents (Opciones para los padres).

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
publicidad