publicidad

El centro comercial donde fueron insultadas dos latinas quiere impedir la entrada "permanentemente" a la agresora

El centro comercial donde fueron insultadas dos latinas quiere impedir la entrada "permanentemente" a la agresora

Jefferson Mall, un centro comercial de Louisville, Kentucky, está tratando de identificar a la mujer que pidió a dos hispanas que se fueran a sus países para no permitirle más la entrada por haber violado su código de conducta.

Dos mujeres hispanas recibieron insultos raciales en una tienda de Kentucky Univision

Jefferson Mall, un centro comercial de Louisville, Kentucky, está buscando a la mujer que insultó e increpó en las instalaciones a dos latinas pidiéndoles que regresaran a sus países y aprendieran inglés "porque están en Estados Unidos".

En su cuenta de Facebook, Jefferson Mall publicó un mensaje en el que indica que "van a trabajar para identificar a esta mujer" y una vez que conozcan su nombre "se le prohibirá la entrada permanentemente al centro comercial, en función de nuestro código de conducta".


El incidente, ocurrido en una tienda de la cadena JCPenney, quedó registrado por Renee Buckner, una cliente que lo subió a Facebook el 20 de diciembre. Este jueves, más de siete millones de personas lo habían visto.

"He tenido que entrar en FB y exponer el racismo en Estados Unidos/Louisville. Si lo ignoramos, nunca desaparecerá", escribió Buckner para explicar los motivos por los que publicó lo ocurrido.

Según cuenta en dicho mensaje, una mujer latina estaba pasando los artículos que iba a comprar por la caja. Cuando ya casi iba a pagar, una amiga trajo algunas camisas, saltándose así la fila. En ese momento "la mujer explotó", explica Buckner.

"Comienza ahí atrás", se escucha a la mujer al inicio de la grabación indicando la fila de personas. "No me molesta si lo digo y todo el mundo me oye", continúa. Poco después, se escucha cómo se dirige a las hispanas y, con tono desafiante, les espeta: "Vuelva a donde quiera que venga".

publicidad

Cuando un empleado de la tienda le pide que no hable así a otros clientes, la mujer se vuelve a él y le pide que les diga que "regresen a donde pertenecen".

"Vienen aquí para vivir, entonces que actúen como todos los demás", continúa gritando en público. "Ustedes no son nadie. No porque vinieron de otro país, esto no les hace nadie", sigue mientras todo el mundo permanece callado a su alrededor.

Relacionado
Escuela Cary Reynolds, de Georgia
El mapa del odio: Despiden a maestra en Georgia por difundir en redes sociales mensajes contra los mexicanos
En Univision Noticias hemos empezado a recopilar episodios de discriminación, segregación y violencia motivadas por razón de raza, género, religión u orientación sexual.


Los insultos y la recriminación pública aumentan cuando, asumiendo que porque son inmigrantes, sostiene que viven con ayudas estatales. "Eso me preocupa, no es justo. Nuestros impuestos pagan por todo eso". Inmediatamente se gira al resto de los clientes y afirma: "Es verdad. Seguramente nosotros pagamos por cada una de las cosas que están comprando. Ustedes lo saben. Seguramente toda la comida que compran y todo lo demás".

"Lo siento, pero es así como lo siento", añade a modo de explicación por su enfado.

En ese momento, después de que una de las jóvenes le dice que lo siente, le responde: "Habla inglés. Estás en Estados Unidos. Y si no sabe, apréndalo".

La mujer que grabó la escena especificó en su Facebook que el video no muestra todo lo que ocurrió porque, según afirma, algunas personas intentaron hacer entender a la mujer que no debía comportarse de esa manera, pero ella "no quiso escuchar".

publicidad

"Comentarios discriminatorios"

La tienda de JCPenney donde se produjeron los hechos también publicó un comunicado -citado por WLKY News- en el que mostraban su preocupación por lo ocurrido por el uso de unos "comentarios extremadamente inapropiados" de uno de sus clientes.

"Lamentamos que inocentes personas -tanto los clientes como el asociado de JCPenney- sufrieran esos comentarios discriminatorios". En todo caso, el negocio mantiene que no van a tolerar este tipo de comportamiento en sus locales.

JCPennye pidió ayuda para identificar a las dos hispanas para "reembolsarles la compra entera que hicieron y presentarles una disculpa por su experiencia".

Este nuevo caso de racismo llegó también al alcalde de la ciudad de Louisville, el demócrata Greg Fischer, quien en su cuenta personal de Twitter mostró su "tristeza" y "preocupación" al ver cómo "una persona deshumaniza a otro ser humano".

Fischer recalcó que "esto no es lo que somos" y se disculpó con las hispanas en nombre de toda la comunidad y deseó que la grabación permita "discusiones sobre los valores básicos, la dignidad y el respeto".

publicidad

"Como un país de inmigrantes, tenemos que entender que solo avanzamos con la paz, la aceptación y la inclusión de aquellos que son diferentes a nosotros", recalcó el alcalde.

Vea también: Los rostros de la inmigración en Estados Unidos.

Los rostros de la inmigración en Estados Unidos
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad