publicidad
.

Extranjeros liberados con reforma al sistema penitenciario enfrentan la...

El presidente Barack Obama visita el centro correccional federal de Reno para promocionar su programa de reducción de penas.

Extranjeros liberados con reforma al sistema penitenciario enfrentan la deportación

Extranjeros liberados con reforma al sistema penitenciario enfrentan la deportación

Cientos de extranjeros que cumplen penas de cárcel y están siendo liberados son arrestados nuevamenbte para ser expulsados de Estados Unidos

El presidente Barack Obama visita el centro correccional federal de Reno...
El presidente Barack Obama visita el centro correccional federal de Reno para promocionar su programa de reducción de penas.

Para los extranjeros sentenciados que pagan condenas de cárcel y que han sido beneficiados por las reformas al sistema penitenciado adoptadas por el gobierno de Obama, la alegría les puede durar lo que tarda un suspiro. Una vez obtenido el beneficio, muchos serán opuestos en proceso de deportación.

La semana pasada la Administración anunció la liberación de 6,000 prisioneros, la cifra más alta de detenidos que queda libre de una sola vez como parte de un programa para acordar penas a reos que han sufrido condenas desproporcionadas con el nivel de los delitos cometidos.

Pero advierten que uno de cada tres de los internos favorecidos no volverá a los estados y ciudades donde fueron arrestados porque están siendo deportados, reportó el diario The Washington  Post.

El diario agrega que entre los afectados se cuenta a algunos extranjeros que estaban legalmente en el país cuando fueron sorprendidos vendiendo drogas, y condenados bajo las leyes de "mínimos obligatorios" que surgieron de la década de 1980 para combatir el tráfico de estupefacientes.

Las autoridades federales hallaron que los internos que no son ciudadanos y no constituyen una amenaza para la sociedad están sujetos a leyes y normas migratorias que los pone en proceso de deportación una vez cumplan sus condenas.

Funcionarios de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) dijeron al periódico que estaban revisando las políticas.

publicidad

Los reos liberados y favorecidos por la política implementada por Obama prácticamente no tienen posibilidad de apelar para detener sus deportaciones.

Buscan reducir número de reos en prisiones /Univision


Cuántos son

The Washington Post dijo que funcionarios de ICE confirmaron que 763 internos extranjeros, de un primer grupo liberados la semana pasada, tienen una orden final de deportación y advierten que son ejecutadas con prontitud. Otros 1,026 presos restantes se encuentran bajo custodia de ICE hasta que se completen sus casos.

"Para nosotros esto no es nada nuevo. Es lo que hacemos todos los días", dijo un agente de ICE que habló bajo condición de anonimato. Agregó que asegurar las órdenes de deportación anticipadas "tiene sentido en muchos niveles" ya que evita que los presos que no son ciudadanos vuelvan a reinsertarse en la sociedad estadounidense después de cumplir sus condenas, y posiblemente regresar a la delincuencia.

publicidad

Los extranjeros indocumentados que no han sido condenados por la comisión de un delito, en cambio, tienen el derecho de apelar una orden de deportación.

Defensores de los derechos de los inmigrantes argumentan que los condenados liberados que no sean ciudadanos estadounidenses deben ser capaces de pedir que un juez revoque las órdenes de deportación, especialmente si pueden ser elegibles para una exención como por ejemplo esposas maltratadas, víctimas de tortura o por otros motivos.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés) dijo que no estaba pidiendo que todos los extranjeros liberados se les permita permanecer en el país, pero que por lo menos a quienes no constituyan una amenaza pública se les permita quedarse y no sean castigados dos veces por un mismo delito.

El diario dijo que algunos críticos no están de acuerdo con la postura de ACLU e indican que la deportación de un extranjero no necesariamente constituye un castigo, y que los no ciudadanos se benefician de salir de la cárcel antes del cumplimiento de sus condenas.

"Si alguien debe ser deportado son los (extranjeros) criminales de la droga que están presos", dijo Mark Krikorian, director ejecutivo del Centro de Estudios de Inmigración.

Liberarán a miles de reos antes de tiempo /Univision


Algunos ejemplos

Entre los liberados por el programa y que enfrentan la deportación se encuentra Ramón Caro, de 61 años, un inmigrante de la República Dominicana que llegó a Estados Unidos a finales de 1980 y hace ocho años fue condenado por vender drogas.

Caro ha pasado 27 años en cárceles federales, es casado y tiene hijos estadounidenses. La familia lamenta que ahora que fue liberado vaya a ser deportado por ICE.

La Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA, por su sigla en inglés) y otra docena de organizaciones envió el pasado 29 de octubre una carta a Sara Saldaña, directora de ICE, para solicitarle que los extranjeros liberados puedan consultar con un abogado y determinar si pueden pedir asilo político o algún tipo de alivio humanitario para permanecer en el país.

publicidad

AILA instó a ICE a permitir que los no ciudadanos tengan una "oportunidad significativa" para buscar alivio de deportación y clamó por “indulgencia”.

Desde el pasado 20 de noviembre ICE se guía por un memorando interno que prioriza las deportaciones. Las organizaciones dicen que el gobierno debería implementarlo con los reos liberados y solo dar prioridad a aquellos que representan una amenaza para la seguridad nacional.

Agregan que entre los liberados “es probable que haya residentes que llevan tiempo y tienen familias establecidas que deben ser apoyadas”.

Programa de deportaciones

Uno de los principales programas que ha utilizado el gobierno para deportar a extranjeros con antecedentes criminales y que cumplen condenas de prisión fue Comunidades Seguras, que operó entre 2008 y 2014.

ICE asegura que en los seis años fueron deportados 375,031 indocumentados con antecedentes criminales.

Pero las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes responden que, al igual que con las cifras de deportados, un elevado porcentaje no tenía antecedentes que representaran una amenaza para la seguridad nacional.

El programa otorgó poderes extraordinarios a las policías locales para que los agentes actuaran como funcionarios de inmigración y persiguieran a inmigrantes con antecedentes delictivos, suponiendo que cualquier detención o contacto con la policía por parte de un extranjero podía causar que se remitiera la información a ICE.

publicidad

El 20 de noviembre del año pasado el jefe de la seguridad nacional, Jeh Johnson, anunció la desaparición de Comunidades Seguras y comunicó la implementación del Programa de Cumplimiento de Prioridad (PEP, por su sigla en inglés).

Si bien el PEP establece el mismo nivel de colaboraciones con las policías locales establecido con Comunidades Seguras, el gobierno insiste en que opera con base en las prioridades de deportación establecidas el 20 de noviembre.

La agencia dijo que de las aproximadamente 340 jurisdicciones que dejaron de colaborar con Comunidades Seguras entre 2011 y 2015 “más de la mitad” han acordado participar nuevamente con el DHS.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad