publicidad
Marine Le Pen durante un mitin en París esta semana.

Claves básicas para entender las elecciones francesas y por qué preocupan tanto a Europa

Claves básicas para entender las elecciones francesas y por qué preocupan tanto a Europa

La nacionalista anti-inmigrante Marine Le Pen sigue siendo favorita para pasar a la segunda vuelta, pero las encuestas están muy ajustadas. Lo que pase en Francia puede determinar el futuro de Europa.

Marine Le Pen durante un mitin en París esta semana.
Marine Le Pen durante un mitin en París esta semana.

Este domingo se celebra la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia en un voto decisivo para el rumbo del resto de Europa e incluso del orden occidental tras las victorias del nacionalismo antiinmigrante y antiglobalización en Estados Unidos y en Reino Unido. La votación se celebra unas horas después del ataque terrorista en los Campos Elíseos.

Se presentan 11 candidatos y, si ninguno saca más del 50% de los votos, los dos primeros pasan a la segunda ronda, el 7 de mayo. Desde 1965, cuando se empezó a elegir de manera directa al presidente, siempre ha habido una segunda vuelta.

Los cuatro primeros en intención de voto tienen una diferencia entre sí que está dentro del margen de error de las encuestas y dos de ellos, Marine Le Pen y Jean-Luc Mélenchon, quieren sacar a Francia del euro y son simpatizantes de Vladimir Putin. Además, Le Pen tiene un discurso contra los inmigrantes y el Islam más explícito que Donald Trump.

Los otros dos son el centrista Emmanuel Macron, exministro de Economía del gobierno socialista y que lanzó su partido político en abril de 2016 ( En Marche!), y François Fillon, ex primer ministro del centro-derecha, acusado de beneficiar con sueldos públicos a su esposa a cambio de poco o nada de trabajo y también cercano a Putin.

Los que quedan tienen menos del 10% de intención de voto. La mayoría son de izquierda y lo esencial es hacia dónde se irán sus votantes en la segunda vuelta.

Relacionado
Conozcan a Geert Wilders, el político que inventó el trumpismo antes que...
Incendiario, antimusulmán y lejos de los focos: así es el político holandés que inventó el trumpismo antes que Trump
Sólo uno de cada seis ciudadanos votará por el ultra Geert Wilders en las elecciones de este miércoles en Holanda. Aunque su partido sea el más votado, no será primer ministro.

Por qué es importante para Europa

Francia es el segundo país de la Unión Europea por población y extensión. También lo será en riqueza cuando Reino Unido salga oficialmente de la organización. Es un país fundador de la Unión y sus líderes llevan décadas empujando a favor de la integración junto a Alemania.

La mayoría de los acuerdos sobre el cambio climático, el rescate del euro o la crisis de los refugiados en Europa los ha hecho la canciller Angela Merkel con la ayuda del presidente francés de turno. La alianza más eficaz fue con Nicolas Sarkozy. El actual, el impopular François Hollande, ha estado centrado en sus problemas domésticos por la economía y el terrorismo.

publicidad

Merkel, que también tiene elecciones en septiembre, aspira a renovar la alianza con un nuevo líder francés, pero si es Le Pen o Mélenchon puede quedarse sola en la defensa del modelo de democracia abierta y protectora de las libertades.

Relacionado
Angela Merkel durante una reunión en Berlín esta semana.
El viaje más difícil de Merkel: cómo defender la democracia y ser aliada de Trump
La visita de la canciller alemana a la Casa Blanca este viernes está rodeada de tensión. Su experiencia en forjar acuerdos y tratar con líderes difíciles como el ruso Vladimir Putin puede servirle de guía.

Dos oportunidades

A diferencia de la mayoría de sistemas electorales, incluido el de Estados Unidos, los votantes franceses tienen dos oportunidades para decidir su voto y matizarlo después. El resultado tiene como consecuencia un mandato de cinco años para la persona elegida para la Presidencia. Hasta 2000, duraba siete años.

El patrón desde 2002 es que el ganador de la primera vuelta de las presidenciales también lo es de la segunda. Además, los más moderados tienden a aglutinar más votos en la segunda ronda.

En 2002, Jean-Marie Le Pen, padre de Marine y líder del Frente Nacional entonces, pasó a la segunda vuelta, pero Jacques Chirac le ganó en esa segunda votación por más de 60 puntos.

Incertidumbre


publicidad

Sin embargo, este año la crisis en los dos principales partidos –de un lado por la impopularidad del presidente socialista Hollande y del otro por la división en el centro-derecha– y la fragmentación del voto hacen más difícil saber qué pasará.

Hasta hace unas semanas, Macron y Le Pen eran los claros favoritos para pasar a la segunda vuelta y, en ese escenario, Macron ganaba con facilidad al concentrar el voto a izquierda y derecha contra Le Pen.

Tras dos debates, Macron y Le Pen siguen estando en cabeza, pero los márgenes entre los primeros cuatro aspirantes se han ido estrechando y es difícil prever los dos finalistas.

Parte del voto socialista, que podría atraer Macron, está derivando hacia Mélenchon, un comunista que quiere sacar a Francia del euro, que promete derribar el sistema actual convocando una asamblea constituyente y que ha alabado a Hugo Chávez y Fidel Castro.

Mientras tanto, el voto de centro-derecha ha vuelto en parte a Fillon, que fue presionado para presentar la dimisión por su propio partido, pero que ha aguantado y está intentando limpiar su imagen. Si pasara a la segunda vuelta, sería el candidato más fácil de derrotar para Le Pen, que pese a su vetaranía en política se presenta con un mensaje contra el establishment parecido al que encumbró a Trump y que puede articular contra un político de carrera con trapicheos de financiación.

publicidad

Terrorismo

Desde las elecciones de 2012, Francia es el país occidental más golpeado por el terrorismo, en particular por los atentados en París en enero y en noviembre de 2015 y en Niza el 14 de julio de 2016.

Francia ha puesto en alerta a más de 50,000 policías para proteger los lugares de votación por miedo a atentados durante las elecciones.

Este jueves por la noche, un policía fue asesinado a tiros en los Campos Elíseos por un hombre armado en lo que Francia considera un ataque terrorista. El asaltante hirió a otros dos policías y una turista antes de ser abitado por los agentes. El Estado Islámico se atribuyó el atentado. Como de costumbre, no ofreció pruebas de esta relación.

El ataque puede favorecer a Le Pen, que ha hecho del terrorismo uno de sus mensajes centrales. Su propuesta es volver a las fronteras nacionales fuera del acuerdo de libre circulación de personas de la Unión Europea.

Este viernes Macron, Le Pen y Fillon cancelaron sus actos públicos de campaña por respeto a las víctimas. Mélenchon decidió continuar porque, según él, no quería ceder al "pánico".

El 83% de los franceses considera probable o muy probable que haya un atentado en los próximos seis meses, según una encuesta de YouGov.

Hartazgo

Uno de los factores clave en estas elecciones puede ser la abstención. La participación en la primera vuelta suele rondar el 80%. Hace cinco años fue el 79% y hace diez, el 83%. Los sondeos indican, en cambio, que esta vez la participación puede estar por debajo del 70%. Esto puede beneficiar a los candidatos de los extremos, cuyos votantes suelen estar más comprometidos y tener más claras sus fidelidades.

publicidad

Por ejemplo, los votantes de Le Pen son los que están más seguros sobre su voto, según estos datos de Le Monde. Los votantes de Macron consideran que su decisión es menos definitiva, aunque la mayor posibilidad de cambio está en algunos candidatos de izquierdas, cuyos apoyos se podrían ir a Mélenchon.

La comparación con Trump y Bernie Sanders

Le Pen tiene una visión del mundo parecida a la de Trump, pero en ciertos aspectos es más radical. De hecho, ya ha criticado al presidente de Estados Unidos por decir ahora que la OTAN es necesaria después de haberla llamado una institución obsoleta.

Según ella, Trump es “incoherente” con sus promesas de campaña y ella no cambiaría de idea “en unos pocos días”.

No es una figura nueva en política como Trump y tiene más cosas en común con los comunistas franceses que con los conservadores estadounidenses.

Su discurso antisemita ha asustado incluso a los nacionalistas británicos de Nigel Farage. El padre de Le Pen le quitaba importancia al Holocausto y aunque ella está intentando acallar esa parte de su mensaje, a veces se le escapan mensajes ofensivos. A principios de abril, por ejemplo, dijo que el gobierno colaboracionista con los nazis no había tenido responsabilidad en la detención de miles de judíos franceses en los años 40.

Del otro lado, Mélenchon ha sido comparado con Bernie Sanders. Como el senador de Vermont, es el más mayor de la carrera (Mélenchon tiene 65 años), es capaz de improvisar en un escenario y hablar durante horas, y promete una revolución social. Su jefa de comunicación estuvo varios meses en Estados Unidos el año pasado siguiendo los pasos de la campaña de Sanders para buscar inspiración.

Relacionado
Donald Trump durante su visita en Escocia
Estos son los ultras europeos que inspiran a Trump
Líderes como Farage, Le Pen o Wilders ganan terreno con un discurso similar al del magnate sobre el terrorismo o la inmigración.

Nervios económicos

Francia superó la recesión, pero, como otros países en Europa, su crecimiento es lento y sigue arrastrando lastres estructurales como la deuda o el paro juvenil.

El año pasado el crecimiento fue del 1,1% del PIB. Está por debajo de la media de la Unión Europea y por detrás de Alemania o Reino Unido. El desempleo sigue por encima del 20% entre los que tienen menos de 25 años y buscan trabajo y es aún mayor entre quienes además son inmigrantes.

La incertidumbre ahora gusta poco a los mercados. Le Pen y Mélenchon plantean la salida del euro e incluso de la Unión Europea y la tensión ya se ha notado por ejemplo en la diferencia entre el bono de deuda francesa, considerado ahora de mayor riesgo, y el alemán.

publicidad

Tercera oportunidad

Pase lo que pase en las presidenciales, los franceses tienen hasta una tercera oportunidad para cambiar su voto, con las elecciones legislativas de junio. La Asamblea Nacional funciona como contrapoder al presidente y la mayoría en esta cámara puede coincidir o no con su partido.

El hecho de que la cita electoral esté a más de un mes de distancia permite decidir el voto con más información sobre quién ocupa la Presidencia y qué primeros pasos está dando.

Si la mayoría es de un partido diferente al del presidente, se gobierna en un equilibrio que se conoce como “cohabitación”. Así sucedió en la mayor parte de la década de los 90.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad