publicidad
Biden, Obama y Kerry

Obama rechaza polémico proyecto del oleoducto Keystone XL

Obama rechaza polémico proyecto del oleoducto Keystone XL

Tras 7 años de discusiones, fracasa el proyecto para transportar crudo de Canadá al sur de EEUU

Biden, Obama y Kerry
Biden, Obama y Kerry

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció este viernes su rechazo al pedido de una empresa canadiense de construir el enorme oleoducto de Keystone XL, tras siete años de discusiones políticas sobre su viabilidad y las protestas de numerosos grupos ecologistas.

Obama señaló que el secretario de Estado, John Kerry, le indicó que el proyecto no representa los intereses del país.


En efecto, el Departamento de Estado tenía la última palabra debido a que el oleoducto era transfronterizo.

El proyecto del oleoducto de Keystone XL, de unos 1,900 km de longitud y de los cuales 1,400 estarían en Estados Unidos, buscaba permitir el transporte de petróleo de las arenas bituminosas de Alberta, Canadá, hasta el centro de Estados Unidos, en Nebraska, de donde iba ser distribuido a las refinerías del país en el Golfo de México.

Las 3 razones por las que Obama rechazó oleoducto Keystone XL /Univision

El mandatario recalcó que el proyecto jugó "un rol sobredimensionado" en el discurso político en Washington.

También aseguró que el oleoducto no tendría un efecto significativo a largo plazo para la economía y que no sería la manera correcta de crear empleos duraderos. 

También insistió en que un oleoducto "no bajaría los precios del petróleo", que en efecto eso ya está ocurriendo.


Las acciones de la empresa canadiense TransCanada Corp, a cargo del proyecto, cayeron 4.6% tras ser filtrada la noticia.

El oleoducto contó con una férrea oposición
El oleoducto contó con una férrea oposición

Años de discusión

El oleoducto, de haberse aprobado, transportaría unos 800,000 barriles diarios de crudo.

El anuncio del proyecto hace casi una década generó una de las discusiones más férreas sobre energía, cambio climático y economía.

Sin embargo, expertos aseguran que su fracaso no tendrá ningún impacto en los esfuerzos de los países desarrollados para combatir los gases que generan el efecto invernadero.

Los defensores del proyecto, especialmente políticos republicanos y sectores de la industria petrolera, aseguraban que hubiese creado innumerables puestos de trabajo y estimulado el crecimiento económico, especialmente en estados como Dakota del Norte y Nebraska.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad