publicidad
Harry Reid, Senador Demócrata por Nevada

Harry Reid: DAPA y DACA sobrevivirán la obstrucción republicana

Harry Reid: DAPA y DACA sobrevivirán la obstrucción republicana

El senador considera que es hora de darles a las familias la tranquilidad que necesitan y merecen

Harry Reid, Senador Demócrata por Nevada
Harry Reid, Senador Demócrata por Nevada


Por Harry Reid, senador, líder demócrata del Senado

Hace un año, estuve presente con el presidente Obama en Las Vegas cuando anunció su plan para mantener unidas a las familias. El presidente amplió el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) y creó un nuevo programa llamado Acción Diferida para los Padres de Ciudadanos y Residentes Permanentes Legales (DAPA, por sus siglas en inglés).

Juntos, estos nuevos programas les darían a cuatro millones de individuos la oportunidad de solicitar permisos de trabajo y alivio de la deportación. Las acciones del presidente continuarían el éxito del programa DACA del 2012, el cual ha protegido a más de 600.000 DREAMers de la deportación y permite que millones de inmigrantes trabajadores contribuyan plenamente a sus comunidades y nuestra economía.

Las acciones también proveerían seguridad económica y sosiego a los más de cinco millones de niños estadounidenses cuyos padres serían elegibles para solicitar DAPA; niños que continúan viviendo con el temor de que sus familias sean separadas innecesariamente.

Hoy, deberíamos estar celebrando la exitosa implementación de estos importantes programas, pero siguen varados, demorados por una demanda republicana. Si fuera implementado, DAPA podría generar 230 mil millones de dólares en la economía estadounidense durante la próxima década y a la vez ofrecer mayor seguridad económica a las familias inmigrantes.

En Nevada, se estima que los padres elegibles para DAPA verían un aumento acumulativo en sus ganancias de más de 14 mil millones. Otorgar autorización de empleo a individuos elegibles para DACA y DAPA aumentaría los ingresos fiscales de Nevada por $21 millones en cinco años.

No cabe duda de que las acciones ejecutivas del presidente beneficiarían enormemente a nuestra economía y por ende fortalecerían a nuestro país. Sus acciones ejecutivas no son una solución perfecta y definitivamente no son un sustituto para la reforma migratoria aprobada por el Senado, pero son un paso en la dirección correcta ante la inacción republicana.

No olvidemos que el presidente tuvo que actuar por su cuenta porque los republicanos pusieron la politiquería partidista por encima de nuestras familias y nuestros intereses nacionales, y permitieron que una pequeña facción de su partido bloqueara una reforma migratoria integral.

Hasta hoy, los republicanos se rehúsan a tener un debate sustancial sobre una reforma migratoria, a pesar de que reforzaría nuestra seguridad nacional, mejoraría nuestra economía y conservaría nuestros valores familiares.

Los republicanos siguen tras su misma agenda migratoria fallida: rehusarse a someter una reforma migratoria a votación mientras que Obama sea presidente; continuar apoyando medidas enfocadas exclusivamente en la aplicación de ley en lugar de abordar nuestro roto sistema migratorio en una reforma integral; seguir pidiendo un fin a la ciudadanía por nacimiento y promoviendo la deportación masiva.

Y no podemos olvidarnos de que también amenazaron con cerrar el Departamento de Seguridad Nacional si no se anulaban las acciones del presidente, poniendo en riesgo nuestra seguridad nacional. Tristemente, los republicanos están dispuestos a promover su agenda antiinmigrante a cualquier costo, aun a expensas de los niños estadounidenses.

Es una vergüenza que hoy, a un año de que fuera anunciado, DAPA siga estancado debido al obstruccionismo republicano. El año pasado, el procurador general de Texas, junto con los gobernadores republicanos y procuradores generales de otros estados del país presentaron una demanda con motivos políticos que bloqueó DAPA y la ampliación de DACA.

Esta demanda sin fundamentos demuestra que los republicanos están tan empeñados en oponerse al presidente Obama que están dispuestos a separar a millones de familias, incluyendo a la familia Ortiz, de Las Vegas. Karla Ortiz, una ciudadana estadounidense de 10 años, parecería que es como cualquier otra niña estadounidense: su libro favorito es “La telaraña de Carlota” y le gustan las matemáticas.

Desafortunadamente, Karla no ha vivido una niñez normal. Ha sido tremendamente afectada por la incertidumbre que acompaña el estatus migratorio de sus padres. De hecho, el temor constante de perder a sus padres con la deportación ha causado que Karla sufra terribles ataques de pánico que están afectando su salud y bienestar. Ningún niño debería sufrir de esta manera.

El bloquear DAPA y la ampliación de DAPA no hace nada por reparar nuestro roto sistema migratorio. Al bloquear la implementación de DAPA y la ampliación de DACA, los republicanos están llamando a que se separen las familias y se deporte a los DREAMers.

Estos esfuerzos republicanos liderados por Donald Trump y Ted Cruz no darán resultados. Continuaré protegiendo a las familias inmigrantes de los malintencionados ataques republicanos. Tengo la certeza de que la Suprema Corte determinará que las acciones ejecutivas del presidente son legales y que DAPA y la ampliación de DACA serán implementados.

Es hora de que los republicanos pongan fin a sus esfuerzos por destruir a las familias y que trabajen con los demócratas para encontrar una solución permanente a nuestros problemas migratorios. Es hora de darles a las familias la tranquilidad que necesitan y merecen.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.    


publicidad
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad