publicidad
.

Enrique Acevedo: La vida en rojo logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9...

Enrique Acevedo: La vida en rojo

Enrique Acevedo: La vida en rojo

Para el periodista, en estos días es fácil dejar que el miedo, o la sed de venganza, o ambos, tomen el control.

Enrique Acevedo: La vida en rojo GettyImages-Paris-Vigipirates-Arc.jpg


Por Enrique Acevedo, presentador del Noticiero Univision, edición nocturna

El terrorismo es el medio que utilizan los violentos para lograr sus objetivos.

Por eso, y aunque resulte contraintuitivo decirlo, el éxito de los recientes atentados en Paris, Beirut, Ankara, Bagdad y el desierto del Sinaí, no debe calcularse por el número de víctimas o la magnitud de la destrucción.

Los terroristas del autodenominado Estado Islámico buscan atacar una forma de ver la vida muy distinta a la que proponen sus valores. El verdadero objetivo de los yihadistas de Isis es perturbar los principios democráticos de libertad, igualdad y fraternidad. Esa es la victoria que persiguen y la estrategia ha funcionado antes.

Los atentados del 11 de Septiembre cambiaron para siempre a los Estados Unidos.

Los trágicos hechos ocurridos en Nueva York, Washington y Pensilvania, dieron paso a la desastrosa invasión de Irak, la interminable guerra en Afganistán, la ley patriota con su asalto a la transparencia y la rendición de cuentas, el surgimiento de un movimiento ultra-conservador que se apodera del partido republicano y la expansión del radicalismo suní por oriente medio y África.

Es cierto, la ofensiva contra la infraestructura y el liderazgo de Al-Qaeda han limitado la capacidad destructiva de la organización; pero, en una mañana de septiembre, los terroristas lograron arrastrar a este país a 14 años de conflictos que también han drenado la principal economía del planeta y modificado el orden mundial.

publicidad

En estos días de coraje y de tristeza, es fácil caer en la tentación y dejar que el miedo, o la sed de venganza, o ambos, tomen el control.

A poco más de 48 horas de los ataques en París, aviones franceses emprendieron una serie de bombardeos sin precedente en Raqqa, la base de operaciones de Isis en Siria.

El portaaviones nuclear Charles de Gaulle, el más grande de Europa occidental, aceleró su traslado al Golfo Pérsico; y el parlamento francés discute modificaciones a la constitución con las que buscan aumentar la capacidad de la policía para perseguir y vigilar a sospechosos, endurecer las penas y dotar de mayor competencia al Ejecutivo para situaciones de excepción.

Las medidas generan la falsa idea de control y contribuyen muy poco a resolver la amenaza de más ataques terroristas. De lo contrario, hubieran llegado hace mucho tiempo.

Hoy Francia tiene dos opciones. Puede seguir escalando su presencia militar en Siria, mantener cerradas sus fronteras, perpetuar un estado de constante amenaza y restringir las libertades individuales en favor de mayor seguridad, como lo hicieron los Estados Unidos, o puede consolidar su posición como una sociedad libre, incluyente y democrática.

El pasado ofrece algunas lecciones, pero no tiene todas las respuestas, principalmente porque el enemigo que enfrentamos es una versión radicalizada de Al-Qaeda.

Isis controla más territorio y recursos que la organización que en su momento encabezó Osama Bin Laden; y su mensaje ha resultado ser mucho más contagioso gracias a la expansión de las tecnologías de la información. Para los terroristas del Estado Islámico esta es una lucha para conquistar el mundo y no para expulsar a los infieles del suyo.

publicidad

Una guerra cultural que se nutre de la tensión provocada por los vacíos de poder en Iraq, Siria y Afganistán; por la revolución demográfica que requiere y al mismo tiempo rechaza Europa, y por el creciente sentimiento antiinmigrante que la acompaña.

Todo a cuestas del histórico conflicto entre sunitas y chiítas, que esta vez se desenvuelve en una de las regiones más inestables y más complejas del planeta.

Como dice el antropólogo franco-americano, Scott Atran, lo que inspira al grupo más violento en el mundo no es el Corán o las enseñanzas religiosas del Islam; su potencial radica en la promesa de una vida con propósito para miles de jóvenes que sienten que carecen de él.

Para ellos, la yihad es un empleador igualitario, fraternal y mucho más persuasivo que el prospecto de una vida marginal.


Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente Donald Trump firmó para iniciar el retiro del propuesto Acuerdo Transpacífico, cumpliendo así con otra de sus promesas de campaña y 18 muertos es el saldo de un sistema de tormentas que han afectado al sur de Georgia y Mississippi.
El portavoz del gobierno de Trump intenta suavizar su relación con los medios tras unas declaraciones polémicas sobre la comparación de multitudes que asistieron a la toma de posesión de Donald Trump el pasado 20 de enero y la de Barack Obama en enero de 2009.
El incidente ocurrió en un avión de Alaska Airlines que cubría la ruta de Baltimore a Seattle. El video fue publicado por Scott Koteskey, un partidario del presidente Donald Trump que venía de celebrar la investidura del magnate inmobiliario.
Sean Spicer, portavoz de la Casa Blanca comentó que se están haciendo todos los esfuerzos para tener todas las áreas de la página web en funcionamiento lo más pronto posible. Todo esto surge luego que desde el nombramiento del presidente Trump el sitio oficial de la Casa Blanca no cuenta con su versión en español.
publicidad