publicidad

Varios muertos en tiroteo en hotel en Túnez frecuentado por extranjeros

Varios muertos en tiroteo en hotel en Túnez frecuentado por extranjeros

Varias personas murieron en la localidad mediterránea de Susa en un ataque a un hotel regentado sobre todo por turistas

Treinta y nueve personas murieron este viernes en un atentado perpetrado por un estudiante tunecino en el hotel de una cadena española en la estación balnearia de Susa, este de Túnez, en el peor atentado de la historia reciente del país.

Desde la Primavera Árabe que se inició en Túnez en 2011, el país se enfrenta a una creciente amenaza yihadista, que ataca principalmente al turismo, un sector vital que representa más del 7% del PIB de Túnez y genera casi 400.000 empleos directos e indirectos.

Leer: Viernes negro: atentados terroristas en tres Continentes  

El ataque se inició cuando un hombre joven se deshizo de la sombrilla que cargaba y sacó un fusil tipo Kalashnikov para disparar contra bañistas poco después de que extremistas del grupo Estado islámico (EI) hicieran un llamado a perpetrar ataques violentos.

Los asesinatos en el destino vacacional de Sousse ocurrieron a la misma hora en que una fábrica propiedad de una compañía estadounidense en Francia era atacada, y una mezquita en Kuwait sufría un atentado con bomba.

Se desconoce si hay vínculos entre los tres ataques pero ocurrieron días después de que los milicianos del grupo Estado Islámico pidieran a sus seguidores "hacer del Ramadán un mes de calamidades para los infieles".

Sousse, a 93 millas (150 kilómetros) de Túnez, es un balneario concurrido por tunecinos y europeos.

publicidad

Según el ministerio de la Salud tunecino, otras 39 personas, en su mayoría inglesas, alemanas, belgas y noruegas resultaron heridas en el atentado perpetrado en las instalaciones del hotel Riu Imperial Marhaba, en Port el Kantaui, a 140 km al sur de Túnez.

La lista de nacionalidades de las víctimas no ha sido establecida ya que la mayoría estaban en bañador y no llevaban la documentación encima, según un responsable del ministerio.

Pero al menos cinco británicos y una irlandesa figuran entre los muertos, según las autoridades de sus respectivos países.

Aunque las autoridades dijeron inicialmente que dos hombres habían realizado el ataque, Rafik Chelli, un alto funcionario de seguridad dijo, a The Associated Press que sólo hubo un atacante, un joven que no era conocido por las autoridades de seguridad.

El individuo que disparó contra los turistas murió a manos de la policía.

"Sí, tenía relación con algunos extremistas", dijo Chelli, secretario de Estado del Ministerio del Interior.

EI reivindica atentado

El grupo extremista sunita Estado Islámico (EI) reivindicó en un comunicado difundido por cuentas yihadistas en Twitter el atentado perpetrado este viernes en Túnez.

"El soldado del califato (...) Abu Yahya al Qayrawani (...) logró su objetivo en el hotel Imperial", matando a 39 personas, "la mayoría, sujetos de Estados de la alianza cruzada que combate el estado del califato", reza el texto.

El ataque

publicidad

La matanza comenzó en la playa. De acuerdo con turistas, inicialmente se escucharon explosiones y algunos pensaron que se trataba de fuegos artificiales pero pronto muchos corrieron para salvar su vida.

Imágenes de video mostraron a personal de emergencias médicas usando sillas de playa para cargar a los heridos que vestían trajes de baño.

"Llevaba una sombrilla en la mano, luego se agachó para ponerla en la arena, sacó un fusil Kalashnikov y comenzó a disparar", dijo Chelli.

El atacante entró al área de la piscina del hotel Imperial Marhaba antes de ir hacia el edificio disparando contra todo lo que se encontraba.

No había detalles de las nacionalidades de las víctimas pero durante el Ramadán, el mes santo de los musulmanes, es menos frecuente que los tunecinos vayan a la playa. La radio local dijo que la mayoría de las víctimas son de nacionalidad alemana o británica.

El turista británico dijo a The Associated Press que estaba en la playa cuando escuchó los disparos con su esposa y le gritaron a su hijo que saliera del agua, tomaron su maleta y corrieron al hotel. Su hijo les contó que vio a alguien caer en la playa.

Clima de inseguridad

Desde el derrocamiento de la dictadura que gobernó al país hasta 2011 Túnez ha sufrido varios ataques terroristas, aunque apenas recientemente se han enfocado al turismo, que es uno de las principales fuentes de ingreso del país.

publicidad

El ataque del viernes en el peor que ha ocurrido en el país donde el 18 de marzo se registró un atentado en el museo nacional del Bardo, que se saldó con la muerte de 22 personas, la mayoría turistas y ha generado dudas acerca de si el gobierno recién electo puede proteger al país.

Entre los heridos hay al menos cuatro ciudadanos belgas, dijo el ministro de Exteriores, Didier Reynders.

Reynders explicó que hay constancia de cuatro heridos de nacionalidad belga en el ataque y de que sus familias ya han sido avisadas.

Fuentes de seguridad tunecinas habían indicado que, al parecer, las víctimas foráneas eran de nacionalidad belga, británica, alemana e irlandesa.

El diario francófono Le Soir afirmó que en el hotel Imperial Marhaba había hasta 51 ciudadanos belgas.  El hotel pertenece a la cadena española Riu.

Medidas “dolorosas”

El presidente de Túnez, Beyi Caid Essebsi, anunció que "el Estado adoptará medidas dolorosas pero necesarias" tras el ataque armado.

En declaraciones a los medios durante su visita al hotel atacado, el jefe del Estado dijo que "el objetivo del ataque es el corazón de Túnez", debido a la importancia que el sector turístico tiene en la economía del país.

Túnez "está en una guerra que no concierne sólo a las fuerzas de seguridad y a la Armada, sino a todos", proclamó el presidente.

publicidad

Essebsi anunció que "las autoridades competentes se reunirán esta noche para tomar las decisiones" pertinentes, tras declarar que había instado al jefe del gobierno, Habib Essid, "a revisar las autorizaciones acordadas a ciertos partidos" políticos.

"Hemos tardado en tomar decisiones para evitar ciertas situaciones, pero ahora las tomaremos", agregó.

El presidente tunecino dijo también que "la bandera de Túnez, la bandera roja será desde ahora la única bandera que ondee. Nuestra bandera no es negra", afirmó en referencia a la insignia negra con letras blancas utilizada por algunos grupos del extremismo islámico de corte salafista.

Interpol ofrece ayuda

La Interpol ofreció su apoyo a las autoridades de Túnez, Francia, Kuwait y Somalia tras los atentados de hoy en esos cuatro países, que han causado decenas de muertos y heridos.

Su centro de coordinación y comando (CCC) y la sede de su secretaría general están en contacto con sus respectivas oficinas en esos países para aportar la asistencia necesaria, informó la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) en un comunicado.

"Los ataques de hoy reflejan la verdadera dimensión global de las actuales amenazas terroristas", destacó el secretario general del organismo, Jürgen Stock, que recordó que esa entidad puede servir de "plataforma global" para apoyar los esfuerzos de sus 190 países miembros en la neutralización de esas amenazas.

publicidad

El representante de Interpol condenó los atentados "con la mayor firmeza" y extendió sus condolencias a las familias y allegados de las víctimas.

Marruecos condena ataque

El Gobierno de Marruecos condenó con firmeza el atentado contra la zona hotelera de la ciudad tunecina de Sousse  (Susa), y lo consideró como un "acto abyecto (que) busca hundir al país en la crisis económica", en alusión a la importancia del turismo en aquel país.

Para el Gobierno marroquí, no cabe duda de que los autores de este atentado tratan de "obstaculizar el proceso de desarrollo en el que (Túnez) se ha situado para realizar el progreso, la prosperidad y la democracia".

En un comunicado, el ministerio marroquí de Exteriores consideró necesario aunar los esfuerzos regionales e internacionales "para hacer frente a los peligros que acechan a la región y su futuro".

En la región del Magreb, Marruecos ha salido relativamente indemne de la inestabilidad que ha traído la llamada "primavera árabe" en la región, ya que desde 2011 no ha sufrido ningún atentado terrorista, aunque han sido numerosas las operaciones de desarticulación de comandos terroristas.

El turismo es también en Marruecos un importante motor de la economía y uno de los principales aportes de divisas, ya que el país atrae en los últimos años una media de diez millones de turistas anuales, lo que contribuye de forma creciente al PIB del país (8,3% en 2013).

publicidad

Envían condolencias

La cadena hotelera española Riu, propietaria del Riu Imperial Marhaba, expresó el viernes sus condolencias a las víctimas y familiares del atentado terrorista en Túnez, y anunció que intenta recabar toda la información posible sobre el mismo.

Según detalla en un comunicado, el atentado se produjo en Port el Kantaoui, en el sur de Túnez.

A través de su página web, la empresa española indica que está "en contacto permanente con las autoridades para poder tener una información completa sobre lo ocurrido".

"Queremos trasladar nuestras más sinceras condolencias a las víctimas y familiares, a la espera de poder saber más al respecto", precisa la cadena.

Alemania convoca a gabinete

El Ministerio alemán de Exteriores constituyó el viernes un gabinete de crisis tras el atentado registrado en Túnez y activó todos los canales diplomáticos para esclarecer si hay ciudadanos alemanes entre las numerosas víctimas mortales.

"Todavía no se conoce el alcance global del atentado, pero debemos asumir que hay numerosas víctimas. Aún no sabemos si entre ellas hay también alemanes", reconoció en un comunicado el ministro germano de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier.

Un portavoz de su departamento explicó que se ha creado un gabinete de crisis mientras la Embajada alemana en Túnez se esfuerza por aclarar la situación y se ha abierto una línea de teléfono para recibir las llamadas de posibles afectados.

publicidad

Un equipo consultor se encuentra ya de camino al lugar del atentado, en la localidad de Susa, mientras el personal de la embajada permanece en estrecho contacto con las autoridades tunecinas.

Steinmeier condenó el nuevo y "cobarde" ataque contra turistas en el país norteafricano y recordó la reciente visita a Alemania el presidente tunecino, Beyi Caid Essebsi, con motivo de la cumbre del G7 (países más industrializados).

"Los países del G7 le aseguraron su total apoyo en la lucha contra el terrorismo y el ataque de hoy sólo puede reforzar nuestra determinación", subrayó el ministro.

Destino europeo

La ciudad de Susa es muy popular entre los turistas ingleses, alemanes y españoles por sus largas playas de arena fina blanca. El turismo es uno de los sectores clave de la economía en Túnez, representa el 7% de su PIB.

El ataque armado se cometió al mediodía poco antes de la principal oración del viernes que cierra la primera semana del mes de ayuno sagrado de Ramadán. Posteriormente se registró un tiroteo en una sala de conciertos de Akouda, una localidad cercana a los hoteles atacados, informó Tuniscope.

El modo en el que fue perpetrado el atentado sugiere que pueden ser yihadistas, que intentaron acceder al interior de los hoteles desde la playa. Recorda el estilo del asalto contra el museo nacional de arqueología del Bardo en el que murieron 22 personas, 21 de ellas extranjeros, el pasado mes de marzo.

publicidad

Otro ataque presuntamente perpetrado por yihadistas ocurrió este viernes contra una mezquita chií en la capital kuwaití. Un comunicado difundido en internet y cuya autenticidad no ha podido ser verificada, asegura que el grupo terrorista encabezó este hecho de violencia: un suicida portaba un cinturón cargado de explosivos.

Por el momento las autoridades no han precisado el número de muertos y heridos. Sin embargo, algunos medios locales cifran entre ocho y 12 los fallecidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad