publicidad
.

Una niña mexicana atiza el debate sobre el uso de la marihuana medicinal...

Una niña mexicana atiza el debate sobre el uso de la marihuana medicinal

Una niña mexicana atiza el debate sobre el uso de la marihuana medicinal

A sus ocho años, Graciela es la primera persona que podría recibir un medicamento a base de marihuana contra la epilepsia que sufre.

A sus ocho años, Graciela hizo historia en el debate sobre la legalización de la marihuana en México al convertirse en la primera persona que podría recibir un medicamento a base de esa droga, su última esperanza para aliviar los más de 400 ataques epilépticos que sufre diariamente.

Sin embargo, la pequeña deberá sortear la rotunda oposición por parte de las autoridades de México, un país desde el que se trafican enormes cantidades de cannabis hacia Estados Unidos.

"Grace", como le llaman sus padres, nació con grandes ojos castaños pero la mirada perdida. Tras un electroencefalograma por un deficiente desarrollo motor, se le diagnosticó Síndrome de Lennox-Gastaut, una variante de epilepsia muy difícil de tratar.

La pequeña, que vive en Monterrey " al noroeste del país--. Comenzó entonces un vía crucis de cirugías y 19 tratamientos anti-convulsivos, todos ineficaces ante su cada vez más deteriorada condición.

A la edad de "año y medio, Grace decía 'mamá' y tomaba con popote (pajilla), ahora ya no dice ninguna palabra, toma biberón y gatea (...) Es como un bebé pero de 1.15 metros y 18 kilos", cuenta a la AFP su madre, Mayela Benavides.

Pese a una radiocirugía cerebral y tras experimentar con tratamientos alternativos como la equinoterapia, las crisis epilépticas "han aumentado impresionantemente de intensidad, fuerza y cantidad hasta unos 400 episodios, sin contar los que sufre mientras duerme", explica una estoica Benavides.

publicidad

Todo parecía perdido hasta que sonó el caso de Charlotte, una niña que gracias a un aceite de cannabis pudo aliviar su epilepsia en Colorado, una región de Estados Unidos que legalizó el consumo de marihuana con fines recreativos y medicinales.

LEA: Quieren cultivo de marihuana en México sin fines

El gobierno se opone

Pero el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto no disimula su franca oposición a la legalización de cualquier uso de la hierba.

El padre de "Grace", Raúl Elizalde, recorrió 2,000 kilómetros para procurarse el precioso remedio en Colorado, pero le fue negado porque no era residente.

Los padres solicitaron entonces un permiso para acceder al tratamiento ante la secretaría de Salud de México, pero el gubernamental Consejo de Salubridad General respondió con un categórico "no".

La defensa de la pequeña interpuso un recurso y, en un histórico fallo, un juez federal se lo concedió el 17 de agosto. Esta decisión otorga a los padres de Graciela la posibilidad de importar y portar el cannabidiol, uno de los componentes de la marihuana.

"Una niña le quitó el primer ladrillo al muro de la absurda prohibición (del uso de la marihuana) en México", estimó Fernando Belaunzarán, un exdiputado izquierdista que impulsó una fallida iniciativa para legalizar el uso medicinal de la planta.

publicidad

Se trata de un "parteaguas" que abre una brecha en México para las personas que sufren de epilepsias graves e incluso cáncer, esclerosis múltiple y glaucoma, añadió.

Pero "Grace" aún podría recibir un revés si la fiscalía decide impugnar la resolución del juez, informó Fabián Aguinaco, su abogado.

Contactada por la AFP, la fiscalía se negó a informar si realizó o realizará la impugnación, cuyo plazo vence el viernes.

"Satanizar una planta es lo más estúpido que hay en pleno siglo XXI", opina Belaunzarán, quien adelantó que este mismo jueves un grupo de legisladores presentará ante el Congreso una iniciativa para que se reconozcan las propiedades médicas del cannabis.

"Se ha demostrado una y otra vez que muchos de los componentes de la marihuana son efectivos" para reducir las crisis epilépticas por el Síndrome de Lennox-Gastaut, apuntó el psiquiatra Gady Zabicky, que realizó la primera recomendación al juez que lleva el caso de Graciela.

El dolor de la madre

La madre de Graciela no vive más que para atenderla. La viste de pies a cabeza, le cambia los pañales, batalla para administrarle los medicamentos, la lleva consigo en su silla de ruedas color rosa, le acompaña durante las crisis.

"Es mi compañera de vida... y es mucho dolor verla que sufre", cuenta Benavides, al explicar que las raras ocasiones en que "Grace" sonríe es un anuncio inequívoco de un nuevo ataque.

publicidad

En los más severos, "se pone rígida, mueve los ojos de un lado para otro y parece que su respiración está comprometida", dice la ingeniera de 34 años.

Pero entre cada crisis queda tiempo para el amor y la alegría. Valentina, la hermanita menor, siempre está pendiente y "Grace" aplaude de gusto cuando es hora de meterse a la piscina, pasear en carriola o tomar jugos de frutas.

La familia de la pequeña asegura que ha visitado más de una docena de neurólogos, ortopedistas y gastroenterólogos, optometristas y genetistas, que han buscado todo tipo de tratamientos: gotas homeopáticas, acupunturas, infusiones con hierbas además de las intervenciones quirúrgicas, pero nada ha sido efectivo para reducir las convulsiones.

En México se castiga de forma severa el tráfico de estupefacientes. El consumo de marihuana también está penado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Un día después de la toma de posesión en la capital de Estados Unidos, una concentración de cientos de miles le robó protagonismo al nuevo presidente. No solo eso, los manifestantes buscaron -llenando las calles de Washington DC- trazar claros límites al máximo funcionario del país.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
La pequeña activista le pidió a los asistentes de la Marcha de las Mujeres que sigan haciendo una cadena de amor para proteger a sus familias.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
publicidad