publicidad

Tour por el túnel de El Chapo

Tour por el túnel de El Chapo

Conozca cada detalle de los 10 metros finales del túnel por donde habría escapado El Chapo Guzmán del penal de El Altiplano.

Detalles del recorrido de El Chapo durante su fuga /Univision

ALMOLOYA DE JUÁREZ, México. Antes de autorizar la entrada de una docena de periodistas al túnel, el oficial de prensa de la Procuraduría de la República de México advierte: “ El lugar puede ser muy riesgoso. Nosotros no asumiríamos la responsabilidad, se los quiero dejar muy claro. Fue hecho con un propósito y ese propósito ya se cumplió”.

El propósito era que por allí circulara una sola persona a la vez, el narcotraficante mexicano Joaquín Guzmán Loera, y que con la hazaña, sumara argumentos a su leyenda de prófugo reincidente.

En lugar de mostrar imágenes sin edición del recorrido completo a través del túnel, las autoridades mexicanas han preferido dejar que los periodistas filmen y fotografíen por cuenta propia los 10 metros (32.8 pies) finales del trayecto que habría realizado El Chapo bajo tierra el sábado por la noche, desde su celda en el penal de máxima seguridad de El Altiplano hasta recobrar su libertad.

El tour de la prensa comienza en el cobertizo de ladrillo crudo que ocultaba la salida del túnel y que se levanta en el costado izquierdo de la casa que construyeron los cómplices de Guzmán durante el último año sobre una loma Santa Juana Centro, a poco más de un kilómetro de distancia de los linderos de la cárcel, en el municipio mexiquense de Almoloya de Juárez.

publicidad

La escena del crimen se mantiene intacta, dicen los policías federales y los fiscales encargados de custodiar el edificio, que igual van tocando la evidencia o cambiándola de sitio.

En esa especie de depósito hay dos cubetas y una carretilla con las que los socios de Guzmán transportaban la tierra que iban sacando del túnel. Hay tubos sobrantes de PVC marca Duralon de 110 milímetros (4.31 pulgadas), de los que fueron utilizados para armar el ducto de ventilación que corre a través del techo del túnel. También hay electrodos para soldadura, bidones de aceite para surtir la planta eléctrica que daba energía a la tarea, listones de madera, un esmeril profesional marca Bosh.

Tirados por el suelo del cobertizo y arrugados sobre una mesa, hay varios trozos de cartón amarillo utilizados por los peritos para marcar con números cada prueba y hacerle fotografías. Que eso ya no importa, dicen los policías, porque de todo tienen registro.

¿Y las decenas de colillas o tapas de coca-cola regadas por el piso? ¿Son éstas parte de la evidencia? ¿Fumaban tanto los sospechosos? “Nah, puede que sea de toda la gente que ha pasado por aquí estos días”, responde un funcionario.

El primer tramo del descenso es a través de un boquete rectangular, del que se apoya una escalera rústica de seis peldaños. Acaba en una cámara oscura, donde está una planta eléctrica de cuatro toneladas conectada a un tablero de suiches, un montículo de escombros, una colcha verde empantanada.

publicidad

Abajo se abre una cámara húmeda de un metro setenta de altura (5.5 pies) donde caben hasta nueve personas: el fiscal, una reportera china con su camarógrafa, cinco fotógrafos locales y de agencias y quien escribe. En ese mismo espacio caben también un tanque verde de oxígeno, un bidón de unos diez galones y una torre de seis baterías de autómovil, apiladas en dos columnas.

Allí espera el fiscal vestido con una braga blanca de papel resistente y armado de una lámpara con la que ilumina el boquete mayor: la bajada de siete metros por una escalera de vértigo adosada a la pared, que acaba, por fin, en el túnel.

Las paredes del pasadizo son de roca caliza, sólida, irregular al tacto, aparentemente tallada con un martillo mecánico, con clavos que sobresalen y pequeños hoyos en algunos tramos. Huele a catacumba sin muertos.

La anchura del túnel se reduce en el espacio donde está la motocicleta en la que El Chapo se habría transportado hacia la salida y que, en lugar de rueda delantera, lleva al frente una carriola que se desplaza sobre dos rieles tubulares. El tanque, transparente, tiene todavía un combustible rosado.

Hasta donde la vista alcanza, el túnel describe una línea recta. Cada quien avanza encorvándose según su estatura, esquivando el tubo blanco de ventilación que corre por el lado izquierdo del techo y el cable grueso de electricidad conectado a la planta y extendido a todo lo largo. Tal vez Guzmán, por ser chapo, no tendría inconveniente en caminar erguido.

publicidad

“¡Estamos diciendo que es hasta la cubeta!”, regaña el fiscal, si alguno de los invitados avanza más allá del punto permitido, a unos 10 metros (32.81 pies) hacia el fondo.

Listas las tomas, las fotos y el stand de la reportera china de tele señalando en chino cada cosa - esta es la moto, este es el tubo de ventilación, estos son los rieles-, siguen las dudas.

¿Qué hay más allá del punto permitido? ¿Cómo es la trayectoria entera? ¿Cómo el o los ingenieros que la planearon pudieron superar los obstáculos que hay entre el punto de partida y el de llegada: el peso de tren de carga que pasa junto a la cerca del penal, los desniveles del terreno, la cañada que corre en medio?

¿Y usted? ¿Sí ha llegado hasta el final de esto? El fiscal de braga blanca se reserva los comentarios, contesta con una media sonrisa e invita al grupo a volver a la superficie.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados, nos habla de las cosas que se deben evitar a la hora de llenar la admisión universitaria.
publicidad