publicidad
México es paso obligado para los centroamericanos que buscan el sueño americano.

Fuerte incremento de las deportaciones desde México

Fuerte incremento de las deportaciones desde México

El número de centroamericanos deportados por México en los cuatro primeros meses es 79% mayor al mismo periodo del año pasado.

México es paso obligado para los centroamericanos que buscan el sueño am...
México es paso obligado para los centroamericanos que buscan el sueño americano.

El número de centroamericanos deportados por México en los cuatro primeros meses de 2015 es un 79% mayor que en el mismo período del año anterior según datos del Instituto Nacional de Migración.

Los ciudadanos guatemaltecos, hondureños y salvadoreños deportados entre enero y abril de 2015 suman 51,565 personas, comparados con 28,736 un año antes.

Guatemala es el país con el mayor incremento, 124%. Para El Salvador el incremento es de 79% y para Honduras de 40%.

Además, más de 3,000 menores hondureños que fueron detenidos en México han sido deportados a Honduras en lo que va de 2015, informó la Iglesia Católica en Tegucigalpa.

Lidia Souza, de la Pastoral de Movilidad Humana, una organización de la iglesia Católica de Honduras, dijo a periodistas que las autoridades mexicanas han deportado a más de 3000 menores hondureños indocumentados entre enero y lo que va de junio.

publicidad

Agregó que decenas de menores hondureños continúan emigrando solos hacia Estados Unidos debido a la violencia causada por las pandillas en Honduras o para reencontrarse con sus padres en ese país.

LEER: México critica ley fronteriza de Texas

Acciones contra migrantes y sus defensores

La víspera, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó en un comunicado su "preocupación ante el endurecimiento de las acciones contra personas migrantes y sus defensores en México que estaría teniendo lugar desde la puesta en marcha del Plan Frontera Sur".

El comunicado se refiere a un plan implementado de manera gradual desde mediados de 2014 por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto a petición de Washington, como respuesta a una oleada migratoria marcada por una gran cifra de menores no acompañados que llegó a Estados Unidos. Más de 46,000 menores no acompañados entraron el país del norte en 2014.

El plan incluye el despliegue de 5,000 agentes de Gendarmería con entrenamiento militar en el estado de Chiapas, fronterizo con Guatemala. También se han abiertos nuevos puestos de control fronterizo, ha aumentado el número de redadas y se ha implementado un dispositivo que impide a los migrantes en su método de transporte más habitual, subirse en el tren de carga que atraviesa México, conocido como "La bestia".

publicidad

LEER: Aumenta el número de niños migrantes deportados por México

De regreso al peligro

Adam Isacson, encargado de asuntos de seguridad regional de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA por sus siglas en inglés), una organización de derechos humanos con sede en Estados Unidos, manifestó a través de un comunicado que "estas cifras muestran que el 'aumento repentino' de la migración en 2014 no ha terminado. Una cantidad enorme de centroamericanos sigue migrando, sólo que ahora es México quien los detiene en lugar de hacerlo los Estados Unidos".

WOLA dice que el gobierno del presidente Barack Obama ha encontrado el modo de ocultar la crisis provocada por los migrantes centroamericanos en su frontera. "Estamos pidiendo a México que detenga y deporte por nosotros y México lo hace", dijo Maureen Meyer, directora del programa de WOLA para México.

"Pero en el proceso, decenas de miles de niños y familias vulnerables están siendo devueltas al peligro sin la posibilidad de pedir protección o estatus de refugiados", agregó.

Honduras y El Salvador registran los índices de homicidios per cápita más altos del planeta. Sólo en El Salvador se está registrando este mes una media 20 de asesinatos diarios en medio de una intensificación de la guerra entre pandillas, policía y ejército.

publicidad

En el contexto de las medidas de seguridad para detener ese flujo de personas, la CIDH expresó el miércoles su preocupación sobre presuntas agresiones y actos intimidatorios contra migrantes en México y contra las personas y organizaciones que los defienden, en particular sobre fray Tomás González Castillo, el activista Rubén Figueroa, del Movimiento Migrante Mesoamericano, y el personal del Hogar-Refugio para personas migrantes "La 72" en Tenosique, estado de Tabasco, al sur de México.

Para Figueroa, que es sujeto de medidas de protección por parte de la CIDH, lo que está sucediendo "es una embestida de carácter policial y violento".

"Elementos con armas largas encapuchados implementan operativos en el tren para evitar que aborden y para bajar a los migrantes del tren. Montan retenes en las carreteras, sobre todo en los estados sureños de Tabasco, Oaxaca, Chiapas y Veracruz, entran en hoteles, en las zonas donde se refugian los migrantes a la espera de transportes", dijo Figueroa.

El activista cree que este comportamiento por parte de las autoridades, especialmente el bloqueo del tren como ruta migratoria, aumenta el negocio de los traficantes de personas y expone a los migrantes a más extorsiones y asaltos y vulneraciones de sus derechos humanos.

"Hay cada vez más personas que caminan", dijo Figueroa. "Cada vez más expuestas. Mujeres con sus hijos que caminan cientos de kilómetros durante las noches en grandes grupos".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad