publicidad

Felipe Flores, la pieza que falta en el caso Iguala

Felipe Flores, la pieza que falta en el caso Iguala

Se trata de Felipe Flores, exdirector de Seguridad Pública de ese municipio y primo de José Luis Abarca.

Es primo del exalcalde de Iguala José Luis Abarca, y la ciudad estaba bajo su control. Se trata de Felipe Flores, exdirector de Seguridad Pública de ese municipio, quien permanece prófugo.

Moreno, bigotón y robusto, era un hombre que andaba sin escolta y viajaba en transporte público. Cada domingo se le veía de compras en el mercado, según reveló El Universal en su portal.

"Porque no le debo a nadie, no tengo que andar acompañado", decía Flores, quien rechazaba cualquier parentesco con Abarca.

Quienes tuvieron contacto con él dicen que era una persona de trato abierto. En público no se mostraba como jefe autoritario, pero "decían que era un cabrón".

Flores es investigado por el asesinato de seis personas y la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa el pasado 26 de septiembre.

Todavía hay más preguntas que respuestas del paradero de los 43 estudiantes desaparecidos Univision

De acuerdo con la Procuraduría General de la República (PGR), la organización criminal Guerreros Unidos, brazo del cártel de los Beltrán Leyva, tenía una red de complicidad con autoridades de Iguala, Cocula e Ixtapan de la Sal, que implica tanto a funcionarios de la administración como a policías locales.

Guerreros Unidos entregaban de manera semanal o mensual entre dos y tres millones de pesos a las autoridades municipales, y con ese dinero se pagaba la nómina de los policías.

Flores fue el encargado de las fuerzas policiacas la noche de la agresión a los estudiantes, cuando presuntamente los policías entregaron a los jóvenes al grupo Guerreros Unidos.

Pero a Flores también se le relaciona con el asesinato del dirigente social Arturo Hernández Cardona, como lo señala en una declaración notariada Nicolás Mendoza Villa, uno de los sobrevivientes del secuestro realizado 30 de mayo de 2013.

Se agota la paciencia por la desaparición de los estudiantes Univision

Según las versiones el autor material de ese crimen fue Abarca, que llegó acompañado por Felipe, su secretario de Seguridad, quien supuestamente fue testigo presencial de los hechos.

A mediados de junio de 2013, Abarca, su esposa Ángeles Pineda y Felipe Flores se ampararon ante las autoridades señalados por

la desaparición y asesinato de Hernández Cardona, Félix Rafael Bandera y Ángel Román Ramírez.

Los meses previos al ataque contra los estudiantes, Felipe Flores cambió por completo. Del hombre bonachón, dicharachero, se transformó en un funcionario de difícil acceso, encerrado en su oficia. Contadas ocasiones se le veía en el mercado de compras.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad