publicidad
.

Ellos son los 14 periodistas asesinados en el estado de Veracruz desde 2...

Ellos son los 14 periodistas asesinados en el estado de Veracruz desde 2011

Ellos son los 14 periodistas asesinados en el estado de Veracruz desde 2011

Esta es la historia de los 14 periodistas que fueron acallados en su labor de documentar las irregularidades en el estado de Veracruz.

14 de los periodistas asesinados en México desde el año 2011 son de Veracruz /Univision

Por Janet Cacelín @JanCacelin desde Ciudad de México

Noel López Olguín, reportero de Noticias de Acayucan, marzo 2011. Miguel Ángel López Velasco, columnista de Notiver, junio 2011. Misael López Solana, fotógrafo de  Notiver, junio 2011 . Yolanda Ordaz de la Cruz, reportera de  Notiver, julio 2011. Regina Martínez Pérez, corresponsal de Proceso, abril 2012. Gabriel Huge Córdova, fotógrado de  Notiver, mayo 2012. Guillermo Luna Varela, fotógrafo de  Veracruznews, mayo 2012. Esteban Rodríguez Rodríguez, fotógrafo de  AZ, mayo 2012. Víctor Manuel Báez, editor de Reporteros Policíacos, junio 2012. Gregorio Jiménez de la Cruz, fotógrafo de Notisur, febrero 2014. Moisés Sánchez, director de  La Unión, enero 2015. Armando Saldaña, locutor de  La Ke Buena, mayo 2015. Juan Mendoza Delgado, director de  Escribiendo La Verdad, julio 2015. Rubén Espinosa, fotoperiodista de  Proceso y Cuartoscuro, julio 2015.

publicidad

Ser periodista en el estado mexicano de Veracruz es sinónimo de peligro. Desde 2011, la organización Artículo 19 ha documentado 14 asesinatos durante el ejercicio de su profesión.  

Rubén Espinosa, es la víctima más reciente. Huyó del estado tras recibir amenazas, para salvar su vida, pero lo mataron en la Ciudad de México. Presentaba huellas de tortura e impactos de bala, el mismo patrón criminal registrado en algunos de los otros 13 comunicadores asesinados en Veracruz.

De los casos documentados por Artículo 19, 10 presentan huellas de tortura, cinco fueron desmembrados o decapitados, seis de los asesinatos fueron homicidios múltiples y al menos tres de ellos denunciaron amenazas de un servidor público antes de su muerte.

Con respecto a las investigaciones, 11 continúan abiertas, seis de los casos han sido vinculados al crimen organizado, en cuatro casos las autoridades han criminalizado a las victimas o han manejado la version del robo y crimen pasional y solo en cinco se han realizado detenciones de “personas sospechosas” o “asesinos confesos”.

Las alarmantes cifras también han sido documentadas por Reporteros Sin Fronteras, que ubica a Veracruz, cuya capital es uno de los principales puertos de México, como uno de los 10 lugares más peligrosos para ejercer la profesión.

Esta es la historia de los 14 periodistas que fueron asesinados en su labor de documentar las irregularidades de la entidad:

publicidad

1.  Noel López Olguín

La mañana del 8 de marzo de 2011 salió de su casa con la promesa de regresar por la tarde. Nadie lo volvió a ver. Un día después de su desaparición su automóvil fue encontrado en una carretera, pero fue hasta junio, tres meses después, que su cuerpo fue localizado en una fosa clandestina al sur de Veracruz.

Antes de su desaparición Noel denunció diversas amenazas de muerte. Responsabilizaba al menos a dos funcionarios del gobierno local: el exalcalde de Jáltipan, Antonio Lázaro Sosa y el entonces diputado federal, Miguel Ángel Morales Cortés.

Entre las denuncias por las que se cree comenzaron las amenazas fue el participar en una marcha para exigir que disminuyeran las tarifas de agua potable y también una acusación contra 13 funcionarios locales que percibían su sueldo sin ir a trabajar. No obstante, su más grande labor de activismo fue contra la violencia en 2009: colocó una manta para pedir que un retén militar se quedara en la zona para evitar crímenes.

Durante las investigaciones por su asesinato, un hombre identificado como Alejandro Castro Chirinos, que se dedicaba a secuestrar y asesinar, confesó haber dado muerte al periodista y ofreció llevar a las autoridades al lugar donde lo enterró. Sin embargo, hasta ahora no se ha esclarecido qué fue lo que llevó a Castro Chirinos a matar a Noé.

publicidad

2. Miguel Ángel López Velasco

Escribía la columna Va de Nuez y firmaba con el pseudónimo de Milo en el diario Notiver. El homicidio ocurrió la madrugada del 20 de junio de 2011, cuando el periodista llegó a su casa, poco antes de las seis de la mañana.

Mientras dormía, los hombres forzaron la puerta y le dispararon. La policía encontró en la vivienda a López Velasco, a su esposa Agustina Solana, y su hijo Misael López Solana. Los tres recibieron balazos de una arma calibre .9 mm, de acuerdo con los reportes policiales.

Su columna, considerada el principal del medio de opinión del estado, abordaba temas de seguridad, denuncia ciudadana y solía publicar información confidencial.

Hasta la fecha las autoridades se han negado a hacer público el número de Averiguación Previa de su asesinato, pero apuntaron como presunto responsable a Juan Carlos Carranza, un hombre que fue agente de Tránsito del ayuntamiento de Veracruz y vinculado con presuntos sicarios del cártel de Los Zetas.

3. Misael López Solana

Tenía solo 21 años cuando fue asesinado en su casa junto a sus padres. Sus amigos lo llamaban Gizmo y, pese a su corta edad, había logrado notable experiencia en el mundo periodístico de Veracruz.

Dejó Notiver un año antes de su muerte para trabajar como fotógrafo en la oficina de Comunicación Social de Boca del Río.

publicidad

4. Yolanda Ordaz de la Cruz

“También los amigos traicionan, atte. Carranza”, decía el mensaje que dejaron junto a su cuerpo decapitado el 26 de julio de 2011. Era originaria de Juchitán, Oaxaca y cubrió por 28 años la fuente policiaca para el diario Notiver.

La última vez que sus dos hijas la vieron con vida fue el 24 de julio, cuando Yolanda salió a reportear pensando que sería un día común, una jornada laboral que se había incrementado en las últimas fechas, producto de la violencia que había generado en Veracruz la disputa entre los Zetas y el cártel del Golfo.

Precisamente por esa razón, la procuraduría del estado afirmó que el crimen había sido cometido por el crimen organizado como parte de un “ajuste de cuentas” y que el ejercicio periodístico de Yolanda “nada tenía que ver” con su asesinato.

Meses después circularon en la red social YouTube diversos videos en los que se vinculaba a Yolanda con el cártel de los Zetas y pese a no ser una prueba fidedigna, la Procuraduría de Veracruz, según dicta en el expediente 711/2011/2VR, decidió usar los videos como información “relevante” para resolver el caso.

5. Regina Martínez Pérez

El 28 de abril de 2012 apareció asesinada en su casa de Xalapa, Veracruz. Su cadáver se encontró en el baño con signos de violencia y asfixia. La primera línea de investigación de las autoridades se enfocó en un “crimen pasional”.

publicidad

Como corresponsal del semanario Proceso y del diario La Jornada, años antes, se enfrentó contra la censura política por sus reportajes y particularmente por sus trabajos sobre violaciones de derechos humanos, corrupción de funcionarios, abuso de autoridad, además de su profunda cobertura sobre las organizaciones de tráfico de droga en Veracruz.

Durante las investigaciones sobre su crimen, un sospechoso identificado como Jorge Antonio Hernández Silva fue arrestado en octubre de ese año y confesó públicamente haber cometido el asesinato tras entrar a la casa de la periodista con el objetivo de robar objetos de valor. No obstante, meses después, Hernández retiró su confesión y declaró que había sido torturado y amenazado por oficiales para mentir y admitir el crimen.

Los investigadores contaron solo con la confesión para incriminarlo; según fuentes cercanas al Comité para la Protección de los Periodistas, pues las muestras de ADN recogidas en la escena del crimen no concordaban con el sospechoso. El caso sigue abierto.

6. Gabriel Huge Córdova

Sus amigos lo apodaban El mariachi porque cuando inició su carrera como fotógrafo guardaba su pesada cámara en un estuche de violín. Durante años trabajó en el diario Notiver al lado de Yolanda Ordaz.

Cuando su colega fue asesinada, supo que las amenazas que constantemente recibían se convertirían en realidad. Se autoexilió con su sobrino de 21 años, Guillermo, por seis meses.

publicidad

El 3 de mayo de 2012 los cuerpos de tres personas fueron encontrados dentro de bolsas de plástico. Uno de esos era Gabriel. Las autoridades señalaron que por las características del crimen, se presumía la participación de la delincuencia organizada.

Los tres fotógrafos se encontraban incluidos en una lista con 13 nombres de periodistas de Veracruz que estaban amenazados de muerte. La lista circuló a través de redes sociales desde mediados del 2011 y hasta hora no está confirmado quién la elaboró.

7. Guillermo Luna Varela

Viajaba por las calles de Veracruz en una motocicleta captando imágenes para la sección de nota roja. Trabajó durante algunos meses en el periódico Notiver, pero luego consiguió empleo en la agencia de fotografía Veracruznews y el Diario Cardel.

Tras la muerte de Yolanda Ordaz, Guillermo y su tío decidieron autoexiliarse al vecino estado de Tabasco, pero en diciembre de 2011 regresaron. Pensaron erróneamente que la violencia había cesado.

Cinco meses después, justo el día que se conmemora el Día de la Libertad de Prensa, su cuerpo fue hallado en un canal de aguas negras de Veracruz, junto con el de su tío, el del fotógrafo Esteban Rodríguez y el de Ana Irasema Becerra Jiménez, empleada administrativa de El Dictamen. 

Sus cuerpos se encontraban desmembrados y con huellas de tortura. Guillermo cumpliría 22 años en septiembre.

publicidad

Las autoridades culparon a supuestos narcotraficantes de los cuatro homicidios y cerraron el caso. Los detenidos fueron presentados con las credenciales de los asesinados. A la fecha se desconoce el motivo del asesinato.

8.  Rodríguez Rodríguez

Fue asesinado junto con Gabriel Huge y su sobrino en mayo de 2012. Trabajaba para el diario AZ pero antes había estado en la agencia Notiver y como camarógrafo nocturno de TV Azteca. Durante el último año dejó el periodismo y trabajó como soldador en un taller mecánico. Le decían Furcio por su parecido con la animación de un programa de TV mexicano.

Versiones de sus compañeros señalan que Esteban decidió ausentarse del estado luego del asesinato de periodistas de Notiver. Cuando regresó, no quiso volver a trabajar en medios de comunicación pues aseguró que en algún tiempo recibió llamadas extrañas y amenazas, que fueron documentadas por Artículo 19.

9. Víctor Manuel Báez

La noche del miércoles 13 de junio de 2012 un grupo armado lo secuestró justo cuando salía de su trabajo como editor en la web Reporterospoliciacos.com. A la mañana siguiente su cuerpo fue encontrado en el centro de Xalapa junto con un mensaje presuntamente atribuido al cártel de los Zetas: “Eso le pasa a quienes traicionan y se quieren pasar de listos”.

Víctor, quien también colaboraba para el diario local de Milenio, fue asesinado a los 46 años de edad. Tenía 25 años trabajando como reportero cubriendo temas relacionados con seguridad pública, pero nunca escribía sobre narcotráfico.

publicidad

Tras el crimen, la Fiscalía Especial para Atención de Delitos Contra Periodistas, que depende de la Procuraduría General de la República, abrió el caso número 52. A la fecha se desconoce el motivo de su asesinato.

10. Gregorio Jiménez de la Cruz

Trabajaba como reportero empírico de los diarios Notisur y El Liberal del Sur. Goyo, como le decían sus amigos y colegas, fue sacado de su domicilio el cinco de febrero de 2014 por cinco sujetos.

Según se relata en la versión oficial los agresores lo llevaron por caminos de terracería y llegaron a un lugar llamado Las Choapas donde fue asesinado y enterrado en una fosa clandestina. Su cuerpo fue encontrado seis días después.

Goyo, padre de siete hijos, tenía 43 años de edad y se dedicaba a investigar las desapariciones de personas en Coatzacoalcos, una ciudad ubicada en las costas de Veracruz. En una de sus investigaciones señaló la presunta comisión de delitos en un bar llamado El Palmar, cuya dueña era una mujer llamada Teresa de Jesús Hernández Cruz.

Las conclusiones ministeriales detallaron que la mujer amenazó a Gregorio días antes de su muerte y contrató a José Luis Márquez Hernández, jefe de una célula delincuencial que operaba en la zona, a quien pagó 20 mil pesos por matarlo.  No obstante, la investigación continúa abierta. Hasta el momento hay cinco detenidos, incluyendo a la presunta autora intelectual.

publicidad

11. Moisés Sánchez

Trabajaba como periodista, pero también como taxista en el municipio de Medellín de Bravo para poder sostener el gasto que implicaba tener un diario. Ejercía su labor informativa como director del semanario La Unión.

El 2 de enero de 2015 nadie lo volvió a ver. Alrededor de las siete de la noche, mientras Moisés tomaba una siesta, cuatro vehículos llegaron a su casa, dos coches blancos, uno rojo y una camioneta negra. Por lo menos nueve personas entraron rompiendo las puertas y armados con metralletas. Tras revisar y tomar varios papeles, entraron a uno de los cuartos y se llevaron a Moisés. Cuando caminaba, sometido por los hombres, solo alcanzó a pedir que no le hicieran daño a su familia.

Los agresores se llevaron su cámara fotográfica, laptop, celular, y tablet. Su familia asegura que el alcalde de Medellín, el panista Omar Cruz Reyes, quien amenazó al comunicador tres días antes, es el responsable.

El domingo 25 de enero las autoridades hallaron su cuerpo, “irreconocible” y “brutalmente lastimado”. Su identidad fue confirmada a través de pruebas de ADN.

Las autoridades detuvieron al chofer del alcalde de Medellín de Bravo, quien declaró que el funcionario le pidió “desaparecer” a Moisés, porque “calienta” la zona, en referencia a las denuncias que hacía. El alcalde se encuentra prófugo de la justicia.

publicidad

12. Armando Saldaña

Su cuerpo fue encontrado el 4 de mayo de este año en el estado de Oaxaca. Presentaba huellas de tortura y cuatro impactos de bala en la nuca.

A sus 53 años, trabajaba en las estaciones radiofónicas "La Ke Buena" y "Radio Max" de la zona limítrofe de los estados de Oaxaca y Veracruz.

Las primeras investigaciones revelaron que el comunicador fue interceptado cuando se dirigía a su domicilio en la comunidad de Laguna Chica.

Dos semanas después, las autoridades estatales detuvieron a Juan Carlos de la Cruz Vergara, quien fue acusado por el delito de homicidio calificado con agravante de ventaja. La investigación continúa abierta.

13. Juan Mendoza Delgado

Era el director general del portal de noticias Escribiendo la Verdad pero para completar sus ingresos, también se desempeñaba como conductor de un taxi. Fue reportero policiaco del periódico El Dictamen durante 16 años donde escribía crónicas rojas de las inmediaciones del municipio de Medellín, donde vivía.

Su cuerpo fue localizado con huellas de violencia el pasado 2 de julio, dos días después de que su esposa, Tayde Pavón, denunció su desaparición.

Las autoridades aseguraron que Juan murió “por atropellamiento”. La madrugada del 1 de julio su cadáver fue hallado en la carretera federal Santa Fe-Sanjulián. No obstante, su esposa rechazó la versión oficial de que su esposo haya sido atropellado. La investigación continúa en curso.

publicidad

14. Rubén Espinosa

Dos meses antes de su muerte decidió autoexiliarse de Veracruz debido a hostigamientos que él mismo atribuía al gobernador del estado, Javier Duarte.

Comenzó una nueva vida en la Ciudad de México pero el viernes 31 de julio, su cuerpo fue encontrado en el departamento de una céntrica zona de la capital, junto con el de otras cuatro mujeres. Todos fueron asesinados con un tiro de gracia y presentaban huellas de tortura.

El martes, la procuraduría difundió un video en donde se ve a tres hombres que, según la policía, son investigados por su presunta relación con los crímenes. 

Lea: Al fotoperiodista Espinosa lo seguían antes de matarlo, aseguran sus colegas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Científicos de la NASA utilizan los datos tomados entre 2013 y 2016 por el satélite Landsat 8 en el glaciar Heimdal, en Groenlandia, para graficar el movimiento de las plataformas heladas que ocurre actualmente.
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
publicidad