publicidad
Un grupo de balseros cubanos intenta alcanzar las costas de Estados Unidos, en junio de 2009.

El viaje sin regreso de la diáspora cubana

El viaje sin regreso de la diáspora cubana

Para los cubanos más jóvenes de la isla, salir del país se convierte en la única esperanza de futuro.

Un grupo de balseros cubanos intenta alcanzar las costas de Estados Unid...
Un grupo de balseros cubanos intenta alcanzar las costas de Estados Unidos, en junio de 2009.

Por Jorge Mota @jorgeluismota

Elizabeth Basulto, de 26 años, llegó recientemente a los Estados Unidos. Salió de Cuba en agosto de 2014 rumbo a Ecuador. Como miles de cubanos en la actualidad, se lanzó junto a otros jóvenes a la odisea de atravesar a como diera lugar el continente americano, siempre rumbo a los Estados Unidos.

Leer más: Resultados de la encuesta en Cuba

Tras meses atravesando selvas, abordando vehículos, navegando en precarias embarcaciones y hasta volando avionetas de fumigación, llegó a la frontera sur estadounidense el pasado 1 de octubre y pidió asilo bajo la Ley de Ajuste Cubano.

Para realizar esta larga y peligrosa travesía, los cubanos casi siempre se mueven en pequeños grupos. Algunos traen el dinero necesario para pagar los diferentes sobornos que les cobran los traficantes de personas y las autoridades de los países que van atravesando. Otros contactan familiares y amigos en los Estados Unidos, que se encargan de pagar sus rescates.

publicidad

El grupo de Elizabeth se componía de ocho cubanos, entre ellos tres mujeres, quienes apenas se conocían entre sí, pero a los que unía un mismo propósito. “Salir de Cuba se convierte en la única esperanza, llegar a los Estados Unidos. Es que uno no ve un cambio allá (en la isla), y creo que tampoco lo habrá por un largo tiempo”, dice Basulto. Todos eran menores de 34 años.

Cuando se le pregunta a Elizabeth qué significa ‘cambio’ para ella, su respuesta es directa. “Cambio para mí sería el poder ver el fruto de tu trabajo. No basta con estudiar y trabajar. Se necesita un resultado”, agregó.

En su opinión, en la Cuba actual son más los jóvenes que quieren abandonar la isla que los que quieren permanecer en ella.

El aparente relajamiento en la libertad de expresión que se percibe en el resto del mundo, gracias a la explosión de blogueros cubanos independientes, no coincide con la percepción interna. “La gente allá tiene miedo. Aquello es una opresión, y si expresas abiertamente tu opinión, puedes ir preso”, afirma.

Factores de empuje y de atracción

Para Arturo López Levy, profesor adjunto del Centro de Estudios Globales de la Universidad de Nueva York, cualquier migración humana obedece a variables combinadas, que él llama factores de empuje y atracción.

En el caso cubano, el factor de empuje es una mezcla de dos temas difíciles de separar: el político y el económico. “Es un gobierno que hasta hace poco tenía un control estricto sobre el empleo, la educación, la religión, donde la ideología del Estado jugaba un papel muy importante en la vida de los ciudadanos”, sostiene López Levy.

publicidad

En cuanto a los factores de atracción, uno de los más importantes para él es la Ley de Ajuste Cubano. En 1966 se promulgó en los Estados Unidos esta norma para garantizar la residencia a todos los nacidos en Cuba que hubieran entrado legalmente al país, siguiendo el criterio de que eran refugiados políticos.

Sin embargo, López Levy no cree que la legislación sea un problema central en la relación entre Cuba y los Estados Unidos. “Lo importante sería discutir la implementación de la ley, de manera tal que exista una comunicación entre ambos países, y los Estados Unidos sepa quién está inmigrando”, opina. “De esta manera se evitaría que pudieran entrar individuos que vengan con la intención de dañar su seguridad interna”.

Oleadas migratorias

Para el doctor Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones Cubanas y catedrático del Departamento de Estudios Globales y Socioculturales de la Universidad Internacional de la Florida en Miami, los éxodos cubanos a los EEUU son un fenómeno que dura ya 150 años, y que comenzaron con la llamada Guerra de los 10 años, contra la dominación española sobre la isla. Los éxodos sin embargo han tenido un notable aumento después del triunfo de la revolución cubana.

Según el profesor, estas migraciones masivas han obedecido desde el siglo XIX tanto a razones políticas como económicas. En el periodo más reciente, él identifica cinco principales olas migratorias. “La primera ocurre en el año 1959 con el triunfo de la Revolución, y es conocida como el exilio histórico o dorado”, explica.

publicidad

Leer más: Remesas a Cuba esperanza para hoy y el futuro

Le siguieron el éxodo de Camarioca en 1965, el de Mariel en 1980, el de Guantánamo en 1994, y finalmente un éxodo constante y esparcido que ya dura más de dos décadas y que él denomina como el éxodo postsoviético. “Desde el año 1995 a 2014 han salido más de medio millón de personas”.

Después del éxodo de Guantánamo, ambas naciones firmaron acuerdos migratorios. De ahí surgió la regla conocida como “pies secos, pies mojados”, según la cual, si un cubano es atrapado en el mar tratando de escapar de Cuba, es devuelto a la isla. Pero si llega a tocar territorio estadounidense, tiene derecho a pedir asilo y acogerse a la ley de ajuste cubano.

Como parte de estos acuerdos, Estados Unidos se comprometió a recibir anualmente de manera legal a unos 20,000 cubanos. A esto se suman los balseros que escapan cada día y logran llegar, las salidas por terceros países, los matrimonios con extranjeros y finalmente las visas de visita, que algunos aprovechan para quedarse en territorio estadounidense, acogiéndose a la mencionada ley de ajuste.

A partir del 17 de diciembre pasado, cuando el presidente Obama anunció el cambio de política hacia Cuba y comenzaron las conversaciones para regular relaciones entre ambas naciones, se vio un nuevo repunte en el número de personas tratando de llegar en balsa a territorio estadounidense.

publicidad

Según testimonios, la principal razón ha sido el temor en la isla de que la normalización derrumbe la ley de ajuste cubano. Sin embargo, Estados Unidos ha negado que eso vaya a ocurrir.

“Por un lado, es cierto que la ley de ajuste configura una situación privilegiada que no tiene ningún otro grupo inmigrante en el mundo, y en ese sentido es un incentivo a la migración. Pero no me parece que sea la causa principal. Me parece que la crisis económica que todavía afecta a Cuba es un factor motivante muy claro, lo dice la propia gente. No hay duda que la situación política es también un agravante, la falta de libertad, de derechos humanos”, concluye Duany.

Para el profesor es muy dramático que el 69% de la población menor de 34 años encuestada quiera irse de Cuba, pero no es sorprendente.

Tampoco lo es para Basulto, quien ya estudia inglés en una escuela del condado Miami Dade y sacó recientemente su licencia de vendedora de bienes raíces. “Este es un país que si vienes con deseos de estudiar y de trabajar, te brinda opciones”, dijo. “Regresaría de visita a Cuba. Pero a vivir, no”, agregó.

Cinco décadas de éxodos

1959-1962: Tras la caída del régimen de Fulgencio Batista, más de 270,000 personas piden refugio en Estados Unidos.

1962-1965: Decenas de miles de personas huyen de la isla. Más de 14,000 niños son enviados solos a territorio estadounidense en la Operación Peter Pan (Pedro Pan).

publicidad

1965: Más de 300,000 ciudadanos cubanos huyeron del país a través del puerto de Camarioca, ubicado en la provincia de Matanzas.

1980: Éxodo por la bahía del Mariel, La Habana. Más de 120,000 personas escaparon a Estados Unidos, otras decenas de miles viajaron a Perú.

1994: Crisis de los balseros. Más de 30,000 personas se refugiaron en la Base Naval de Guantánamo.

1994-2011: Varios miles de cubanos siguen escapando por vía marítima a Centroamérica, para después entrar a Estados Unidos. Desertan algunos profesionales enviados por el gobierno de la isla a terceros países, en misiones de trabajo o deportivas.

2009-2011: El número de cubanos con pasaporte español se triplicó, al sumar 108,000 personas.

2011-presente: Miles de cubanos continúan abandonando la isla a través de Ecuador y Venezuela, atravesando Colombia y Panamá, con Estados Unidos como destino final. Después del anuncio del 17 de diciembre de 2014 sobre el inicio del deshielo en las relaciones entre Washington y La Habana, las autoridades costeras estadounidenses reportan un incremento en la llegada de cubanos, que temen la derogación de la Ley de Ajuste Cubano.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad