publicidad
La Fiscalía de El Bronx aún no ordena arrestos en el caso de Deborah Danner.

La muerte de una mujer negra a manos de un sargento blanco reabre heridas raciales en Nueva York

La muerte de una mujer negra a manos de un sargento blanco reabre heridas raciales en Nueva York

Deborah Danner estaba armada con un bate cuando el sargento Hugh Barry le disparó. "Fallamos", aceptó este miércoles el comisionado del Departamento de la Policía de Nueva York.

La Fiscalía de El Bronx aún no ordena arrestos en el caso de Deborah Dan...
La Fiscalía de El Bronx aún no ordena arrestos en el caso de Deborah Danner.

NUEVA JERSEY. - La historia se repite. Un policía blanco, el sargento Hugh Barry disparó a Deborah Danner, una mujer negra de 66 años, quien murió en el hospital Jacobi de El Bronx tras el incidente del martes en la noche.

El Departamento de la Policía de Nueva York (NYPD) puso a Barry en tareas modificadas y este miércoles en una rueda de prensa, el comisionado del NYPD, James P. O'Neill reconoció que "en esta instancia, fallamos".

Minutos después de las 6:00 p.m. (hora este), la policía del precinto 43 respondió a una llamada de 911 sobre una persona "emocionalmente perturbada" en el 630 de la avenida Pugsley en Castle Hill, El Bronx. Fue hacia las 6:15 p.m. que el sargento entró al apartamento 7E y allí, de acuerdo con la versión de la policía, encontró a la mujer que sostenía unas tijeras.

Posteriormente, reportes locales identificaron a Hugh Barry y Deborah Danner, como el sargento y la víctima, quien como contó The New York Times, lleva años careciendo de salud mental.

"(El sargento) intentó hablar con la mujer y persuadirla para que pusiera a un lado las tijeras. Luego de hacerlo, la mujer se le acercó al sargento y agarró un bate. Cuando ella intentó golpearlo, el sargento le disparó dos veces con su revólver, impactándola en el torso", dijo a través de un comunicado de prensa el subjefe de la policía y oficial al mando de Patrol Borough Bronx Larry W. Nikunen.

publicidad

“El sargento estaba armado con una pistola eléctrica (Taser), (pero) no la usó. La razón por la que no la usó será parte de la investigación", sostuvo Nikunen en una conferencia de prensa el martes en la noche.

El NYPD confirmó esta mañana que esas son, al momento, sus declaraciones más recientes en torno al arma.

El incidente trae nuevamente a la discusión la seguridad y la compleja relación entre la policía y la comunidad.

"Esta no es la forma. Nosotros no entrenamos así", expuso O'Neill al apuntar que casos como este "aumentan la tensión".

Aunque reconoció la labor de la policía en las calles de Nueva York, el presidente del condado de El Bronx, Rubén Díaz Jr., dijo que este incidente es "totalmente inaceptable" y criticó "la fuerza excesiva".

“Este incidente es demasiado reminiscente del caso de Eleanor Bumpurs y de un periodo más oscuro de esta ciudad y esta nación en términos de las relaciones entre la policía y la comunidad", sostuvo en declaraciones escritas en las que solicitó una investigación del fiscal general Eric Schneiderman y el fiscal de distrito Darcel Clark.

Díaz se refiere a Eleanor Bumpurs, una mujer -también de 66 años- que murió en 1984 luego de recibir dos disparos de la policía cuando entraron a su apartamento en El Bronx. Bumpurs, como Danner, estaba armada: ella con un cuchillo mientras Danner tenía un bate.

publicidad

“¿Nada ha cambiado en los últimos 32 años?", preguntó Díaz.

Una emergencia que culminó en tragedia
Los abogados The Bronx Defenders reaccionaron por escrito a este incidente al calificarlo como "un recordatorio trágico" de las pocas destrezas de la policía para lidiar con personas que enfrentan crisis de salud mental.

"En esta comunidad, la policía suele ser el único recurso disponible para familias y vecinos que confrontan este tipo de situaciones y es complementamente inaceptable que una llamada de ayuda termine en una tragedia como esta", agregaron.

La directora de la organización Communities United for Police Reform, Joo-Hyun Kang, aseveró que la muerte de Danner es "otro ejemplo de porqué policías del NYPD no deben ser los primeros que respondan a casos de angustia emocional".

Bill de Blasio, el alcalde de Nueva York, indicó a través de su cuenta de Twitter que "no descansarán" hasta entender por qué ocurrió este incidente.

Sindicato censura las expresiones de O'Neill
Ed Mullins, quien preside uno de los sindicatos de la policía, la Asociación Benevolente de Patrulleros, salió en defensa del sargento Barry y criticó los comentarios del comisionado O'Neill en torno al incidente.

Según Mullins, que O'Neill dijera que la policía "falló" tan temprano en la investigación, "niega el debido proceso al suplantarlo con opinión pública y poniendo una expectativa de resultados en quienes investigarán el caso".

Mullins agregó en declaraciones escritas que los comentarios de O'Neill -quien lleva poco más de un mes como el jefe del NYPD tras la salida de William Bratton- "solo exacerban los efectos de una situación trágica y fueron motivados seguramente por nada más que conveniencia política".

publicidad

El jueves al mediodía, frente a la casa de Danner, la Organización de Ministros Hispanos de Nueva York que preside el senador reverendo Rubén Díaz llevará a cabo una vigilia de oración y conferencia de prensa frente al 630 de Pugsley (esquina Randall Avenue) en El Bronx.

"Para mí es muy difícil entender cómo una mujer que tiene 66 años de edad y problemas emocionales puede morir de esta manera, sobre todo si hay 4 o 5 agentes de policías en la habitación con ella", expresó el senador quien también cuestionó el uso de fuerza letal en lugar de usar una pistola paralizante.

El incidente entre Hugh Barry y Deborah Danner -con sus hechos y circunstancias- está bajo la investigación de la policía.

Lea también:


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad