publicidad
Daños por tormentas podrían traer pérdidas de millones de dólares.

Calentamiento global amenaza sureste de Estados Unidos

Calentamiento global amenaza sureste de Estados Unidos

Desde miles de muertes en Texas por temperaturas extremas a millones de dólares en pérdidas por subida del mar en Florida.

Daños por tormentas podrían traer pérdidas de millones de dólares.
Daños por tormentas podrían traer pérdidas de millones de dólares.

Por Mónica Isola Wiesner: @misolaWies

Más de 2,580 muertes adicionales al año por el aumento de las temperaturas en Texas o 23,000 millones de dólares en pérdidas por la subida del nivel del mar en Florida. Estas son algunos de los efectos del calentamiento global en el sureste de Estados Unidos, según un informe presentado hoy martes sobre los impactos económicos de este fenómeno en los doce estados de esta región.

El nuevo trabajo se titula ‘Contra Calor y Marea: riesgo Climático en el Sureste de EEUU y Texas’ y ha sido elaborado por el proyecto Risky Business (Negocios Arriesgados), en el que colaboran Filantropías Bloomberg, el Instituto Paulson y la fundación TomKat.

El informe prevé un incremento de las muertes, los daños a la salud y una disminución de la productividad en la industria y la agricultura como consecuencia del aumento de los días con temperaturas extremas a lo largo del año. Además, también calcula cuantiosas pérdidas por inundaciones y daños a infraestructuras por la subida del nivel del mar.   

publicidad

"Al explicar los potenciales impactos del cambio climático sobre las comunidades locales, este reporte puede ayudar a las empresas y los gobiernos a hacer inversiones inteligentes que protegen la infraestructura y mejoran las vidas de las personas", comenta Michael R. Bloomberg, co-presidente de Risky Business.

El trabajo calcula que los días con temperaturas superiores a 95 grados Fahrenheit (35 ºC) llegarán a un promedio de 62 a mediados de siglo. Actualmente, este promedio es de nueve días. Y si nada cambia, para fin de siglo podría alcanzar los 124 días por año, es decir, que esta región sufriría estas temperaturas extremas poco más de un tercio del año.

En lo que se refiere a las muertes por el calor extremo, los estados más afectados serán Texas y Florida. El informe predice hasta 2,580 fallecimientos adicionales por año en el primer caso y 1,840 en el segundo. Combinados, estos dos estados deberían afrontar 10,000 muertes adicionales para mediados de siglo debidas al calor extremo.

La industria, la agricultura y el transporte son los sectores que se verán más impactados por el cambio climático en la región. En particular, se esperan severas reducciones en el rendimiento de cultivos comerciales. Podría haber una disminución de hasta el 86% en cosechas de maíz  y de hasta el 76% en las de soja hacia finales de siglo.

publicidad

Kentucky podría llegar a perder hasta el 32% de sus granos y semillas oleaginosas anualmente. Esto sería la tercera mayor pérdida de cosechas en todo el país. En Luisiana, podría desaparecer hasta un cuarto de su producción de maíz y hasta el 22% de la de soja, el cultivo principal de este estado, hacia los años 2020-2039. Estas pérdidas podrían incrementar hasta 51% y 39% respectivamente para los años 2040-2059.

  

La reducción en la productividad laboral por el alza en temperaturas podría llegar a costarle hasta 1,200 millones anuales a la economía de Alabama hacia mediados de siglo. En Arkansas, se prevé que este mismo factor tenga un impacto de 800 millones, pero con una probabilidad de 20 de alcanzar los 1,200 millones. En Georgia, el coste estimado es de 2,000 millones.  

En lo que se refiere a la subida del nivel del mar, esta es la región más vulnerable de los Estados Unidos. Se estiman pérdidas de entre 48,200 millones y 68,700 millones de dólares por propiedades costeras inundadas para el 2050.

Florida será el estado con mayor riesgo de tener propiedades privadas aseguradas dañadas al subir las mareas. Para el 2050, el valor de propiedades afectadas aquí podría alcanzar los 23,000 millones de dólares y las pérdidas por tormentas por el cambio climático podrían sumarle otros 1,300 millones por año antes del 2030.

publicidad

Luisiana se enfrenta al mayor ritmo de subida del nivel del mar del país; se estima que en Grand Isle el agua subirá entre 1.9 y 2.4 pies antes del 2050 y 4.1 a 5.8 pies para el 2100.

El informe predice que las costas de Carolina del Norte también podrían ser fuertemente impactadas, con una pérdida de 4,400 millones de dólares por propiedades inundadas para 2030, y podría alcanzar los 5,600 millones en 2050.

"Si continuamos con la concentración de propiedades y actividad económica que tenemos actualmente a lo largo de la costa y no reducimos nuestras emisiones, el daño por tormentas en Carolina del Norte se duplicará hacia final de siglo", afirma Robert Kopp, científico principal en la investigación de Risky Business.

En Carolina del Sur se esperan pérdidas similares por propiedades afectadas por las aguas y el incremento en tormentas por el cambio climático podrían costarle en turismo $3,500 millones adicionales por año y 81,000 empleos.

Lea también: El cambio climático amenaza la economía de California

Este informe, junto los tres anteriores publicados por Risky Business, llaman la atención a que todos los estados son y serán cada vez más vulnerables a los efectos del cambio climático si se continúan con la tendencias actuales de emisiones de carbono. 

“Para proteger la seguridad económica de la región, los líderes empresariales, las ciudades y los inversionistas deben actuar con rapidez para mitigar los efectos del cambio climático”, incide  Tom Steyer, otro co-presidente de Risky Business.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad