publicidad

México indignado por la muerte a golpes de inmigrante indocumentado, pide investigación

México indignado por la muerte a golpes de inmigrante indocumentado, pide investigación

Anastasio Hernández Rojas murió días después de haber recibido una golpiza por agentes migratorios de Estados Unidos.

México indignado por la muerte a golpes de inmigrante indocumentado, pid...

Lo mataron a golpes

CIUDAD DE MEXICO - Anastasio Hernández Rojas murió días después de haber recibido una golpiza por agentes migratorios de Estados Unidos, según informó la cancillería, que condenó el hecho y pidió una investigación exhaustiva.El Gobierno mexicano expresó su "indignación" y reiteró su "más enérgica condena" por la muerte del inmigrante mexicano indocumentado, golpeado brutalmente el pasado viernes por agentes de la Patrulla Fronteriza. Anastasio Hernández Rojas, de 35 años, presuntamente se resistió a ser deportado por la Puerta Mexico, en Tijuana, por lo que unos 20 agentes de la Patrulla Fronteriza lo sometieron a golpes y descargas eléctricas hasta dejarlo inconsciente el pasado viernes. Luego, médicos estadounidenses le diagnosticaron muerte cerebral.

publicidad

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México lamentó "profundamente" en un comunicado la muerte del inmigrante registrada en un hospital de California, y transmitió a la familia del mexicano "sus más sentidas condolencias".

De acuerdo con la cancillería, el Gobierno mexicano "ha procedido a solicitar una exhaustiva investigación de estos hechos a las autoridades estadounidenses y dará seguimiento puntual a su desarrollo".

Asesoría a la familia

El consulado de México en San Diego, ciudad vecina de la mexicana Tijuana y donde residía Hernández, dará asesoría jurídica a la familia del inmigrante "con el fin de definir las avenidas legales que lleven a un pleno esclarecimiento de las causas de esta trágica pérdida", indicó la SRE.

Según familiares de la víctima, Hernández Rojas, quien tenía más de 20 años de residir en el condado de San Diego, murió de un paro respiratorio, después de que se diagnosticó muerte cerebral.

El inmigrante fue agredido a golpes por patrulleros fronterizos en las inmediaciones de la garita Tijuana-San Isidro, cuando iba a ser deportado a México.

Condenaron el ataque

La Comisión Nacional de Derechos Humanos mexicana (CNDH) condenó el pasado domingo el ataque y dijo que Hernández Rojas fue golpeado por al menos 20 agentes de la Patrulla Fronteriza, aduaneros y de inmigración "presuntamente por resistirse a su repatriación".

publicidad

"Le golpearon repetidamente y le aplicaron descargas eléctricas aun cuando ya no ofrecía resistencia", indicó la CNDH.

La migración ilegal es uno de los asuntos más problemáticos entre las dos naciones, y las deportaciones y repatriaciones voluntarias de mexicanos desde Estados Unidos se cuentan anualmente por cientos de miles.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad